encontró la fórmula de la cloratita

La Guardia Civil halló en la basura de los CDR las pruebas de que ya tenían explosivos

Los miembros de los CDR detenidos por la Guardia Civil el pasado 23 de septiembre estuvieron practicando durante semanas en el más absoluto secreto con diferentes tipos de artefactos

Foto: Imagen de la salida de Jordi Ros Sola de su domicilio en Sabadell.
Imagen de la salida de Jordi Ros Sola de su domicilio en Sabadell.

Los miembros de los CDR detenidos por la Guardia Civil el pasado 23 de septiembre estuvieron ensayando durante semanas en el más absoluto secreto con diferentes tipos de explosivos. Las intervenciones telefónicas y las vigilancias permitieron descubrir que el grupo había hecho gestiones para comprar 200 kilogramos de parafina, pero también otras sustancias restringidas al público general por su alta peligrosidad. Con todo, la pista fundamental apareció en un contenedor. Los agentes encontraron las pruebas definitivas de que el grupo estaba fabricando artefactos en las bolsas de basura de uno de sus presuntos cabecillas, Jordi Ros, en prisión provisional.

Según recoge el sumario del caso, al que ha tenido acceso El Confidencial, las alarmas saltaron cuando los investigadores detectaron a comienzos del verano que la célula, que se hacía llamar equipo de respuesta táctica (ERT), estaba moviéndose para comprar 25 litros de ácido sulfúrico, otros 25 litros de ácido nítrico, la misma cantidad de ácido clorhídrico y amoniaco, un litro de formol, nitrato de potasio, agua oxigenada, un kilo de carbonato de potasio y otros efectos como virutas de hierro, cojinetes con 20 bolas de acero del tamaño de una canica, básculas de precisión, respiradores, óxido de hierro y diferentes materiales de laboratorio. El Servicio de Información del Instituto Armado detectó sus adquisiciones en un Leroy Merlin y varias empresas locales, pero no tenía evidencias del uso que pretendía dar a esos productos.

Jordi Ros transporta una garrafa azul en su vivienda familiar. (Imagen: EC)
Jordi Ros transporta una garrafa azul en su vivienda familiar. (Imagen: EC)

La confirmación de que los detenidos estaban ya empleándolos para confeccionar artefactos surgió durante las vigilancias a Ros. La Guardia Civil comprobó a finales de agosto que se estaba deshaciendo de material sospechoso y recuperó de la basura varias de las bolsas que llevó a un contenedor cercano a su vivienda de Sabadell. En el interior de las bolsas aparecieron multitud de envases de plástico, restos de sustancias y anotaciones con fórmulas químicas, que inequívocamente servían para elaborar explosivos. Entre los papeles manuscritos, se hallaron las recetas para sintetizar materiales tan destructivos como cloratita, tetralita, nitrocelulosa y ácido pícrico.

Los expertos de la Guardia Civil analizaron los restos de los supuestos ensayos y llegaron a la conclusión de que "uno de los productos que con mayor probabilidad estarían intentando elaborar es la termita, en primer lugar, por la sencillez del proceso y, en segundo lugar, porque disponen de la totalidad de los precursores necesarios (...) Uno de los precursores es el óxido de hierro, el cual ha tratado de obtener el investigado Jordi Ros, significando que no consta que dicha sustancia se utilice en otros procedimientos. Cabe reseñar que la termita puede ser de gran utilidad para llevar a cabo sabotajes, debido a que es una sustancia capaz de fundir metales con facilidad", expone el análisis, incluido en el sumario del caso.

Sobre la posibilidad de que estuvieran ya fabricando nitrocelulosa y ácido pícrico, "otro factor importante que apoyaría la hipótesis de su síntesis [además de las fórmulas encontradas en la basura] es que los investigados disponen de todos los precursores necesarios, unido a la relativa facilidad de ambos procesos", añade el informe. "Cabe reseñar que, disponiendo de ácido pícrico, se puede obtener mediante un proceso muy sencillo picrato de amonio, que es un explosivo más estable, circunstancia que podría explicar que uno de los investigados hubiera adquirido 25 litros de amoniaco".

Uno de los CDR detenidos, Alexis Codina, en una imagen 'típica' previa a una acción, según la Guardia Civil. (Imagen: EC)
Uno de los CDR detenidos, Alexis Codina, en una imagen 'típica' previa a una acción, según la Guardia Civil. (Imagen: EC)

El hallazgo de estas sustancias en las bolsas de basura de Ros precipitó la operación Judas, que terminó desencadenándose el pasado 23 de septiembre, apenas tres semanas antes de que se publicara la sentencia del Tribunal Supremo contra los líderes del 'procés'. Los nueve CDR detenidos pretendían colocar bombas ese día y aprovechar la confusión para tomar el Parlament durante al menos una semana. Durante los registros de sus viviendas, la Guardia Civil encontró termita perfectamente lista para ser utilizada.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios