no se ha reunido con el 'president'

Sánchez deja plantado a Torra: visita a los agentes heridos y vuelve a Madrid

Tres desplantes le ha hecho ya el presidente del Gobierno a Quim Torra: no le cogió el teléfono ni sábado ni domingo, y tampoco ha accedido a reunirse hoy con él en Barcelona

Foto: Varios manifestantes increpan al presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, a su salida en coche del hospital de Sant Pau de Barcelona. (EFE)
Varios manifestantes increpan al presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, a su salida en coche del hospital de Sant Pau de Barcelona. (EFE)

Oda a la labor de la Policía, visita a los agentes heridos y vuelta a Madrid. El desplazamiento de Pedro Sánchez a Barcelona no ha durado más de tres horas y el mensaje ha sido claro: no habrá diálogo hasta que no haya una expresa condena a la violencia.

Este viaje sorpresa de Sánchez a Barcelona le ha servido no solo para mostrar el apoyo a las fuerzas de seguridad del Estado encargadas de la seguridad en Cataluña, sino también para demostrar la férrea actitud del Ejecutivo ante las evasivas de Quim Torra a condenar tajantemente la violencia vivida estos últimos días en las calles catalanas tras conocerse la sentencia del 'procés'.

La decisión de ignorar los intentos del presidente de la Generalitat de contactar con Sánchez parece formar parte de una estrategia deliberada del Gobierno para aislar a Torra lo máximo posible y debilitar así al Govern, herido y dividido tras las protestas. Al mismo tiempo, Sánchez ha querido lanzar un mensaje de "moderación" en confrontación con las exigencias de PP y Ciudadanos, que pedían una respuesta contundente tras los fuertes disturbios y la violencia en las calles que ha vivido Cataluña esta última semana.

Pedro Sánchez (c) visita a uno de los agentes heridos en los disturbios ocurridos en los últimos días en las calles de la Ciudad Condal en el Hospital Sagrat Cor de Barcelona. (EFE)
Pedro Sánchez (c) visita a uno de los agentes heridos en los disturbios ocurridos en los últimos días en las calles de la Ciudad Condal en el Hospital Sagrat Cor de Barcelona. (EFE)

El presidente del Gobierno en funciones ya le ha hecho al presidente de la Generalitat tres desplantes en tres días: no le cogió el teléfono ni el sábado ni el domingo. Pero ha sido el desaire de no reunirse con él durante este par de horas que ha estado en Barcelona para interesarse sobre la situación de los agentes desplegados el que ha provocado la convocatoria de escraches y sentadas para pedirle diálogo.

Al anunciar por sorpresa su desplazamiento a Barcelona, Sánchez le ha hecho llegar a Torra una carta [aquí en PDF] de contestación a la suya del 19 de octubre en la que le recordaba las obligaciones de todo responsable público: "Condenar la violencia de forma rotunda; amparar a las fuerzas de seguridad que la combaten, y evitar la discordia civil".

Sánchez deja plantado a Torra: visita a los agentes heridos y vuelve a Madrid

Sánchez ha dejado claro que la conducta del 'president' se ha movido en estos días "justamente en sentido contrario" de como debería haber actuado un dirigente público, ya que ha evitado condenar "de modo tajante e inequívoco las conductas violentas que se han manifestado con virulencia y asiduidad en diversos puntos de Cataluña", y "ha vuelto la espalda" a las fuerzas y cuerpos de seguridad autonómicos y estatales. Además, Sánchez ha acusado a Torra de haber ignorado a más de la mitad de la población catalana "simplemente porque no comparte sus propósitos en vez de comportarse como el presidente de todos los catalanes".

Cientos de personas se concentran ante la sede de la Delegación del Gobierno en Cataluña, convocadas por la plataforma Tsunami Democràtic ante la visita del presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, a Barcelona. (EFE)
Cientos de personas se concentran ante la sede de la Delegación del Gobierno en Cataluña, convocadas por la plataforma Tsunami Democràtic ante la visita del presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, a Barcelona. (EFE)

Torra contestó rápidamente con otra misiva al presidente y le emplazó a celebrar una reunión esta misma mañana en la Ciudad Condal. Pero la invitación ha quedado sin respuesta. Sánchez ha puesto rumbo a Madrid tras saludar, junto al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, a los mandos policiales en la Jefatura Superior de Policía en Via Laietana —uno de los escenarios donde se han producido con más virulencia los disturbios de esta semana— y visitar a algunos de los agentes heridos ingresados en los hospitales Sagrat Cor y Sant Pau.

El presidente ha reconocido el salto a la "violencia radical" con que se han desarrollado numerosas protestas estos días, y ha dicho que será necesaria mucha paciencia para que la situación se recupere, pero ha animado a los mandos policiales a "asegurar la convivencia, que ahora mismo está puesta en cuestión".

Mientras las entradas y salidas de Sánchez en Barcelona eran recibidas entre abucheos, pancartas y gritos de "libertad presos políticos", las calles pedían diálogo y Torra esperaba respuesta.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
65 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios