reclama que torra condene la violencia

Sánchez visita a los agentes heridos en Barcelona y pide "garantizar la moderación"

El presidente del Gobierno en funciones se desplaza este lunes a Barcelona para conocer la evolución de los agentes heridos en los disturbios vividos estos últimos días

Foto: Pedro Sanchez y Fernando Grande-Marlaska durante su visita a la Jefatura Superior de Policía en Barcelona (Reuters)
Pedro Sanchez y Fernando Grande-Marlaska durante su visita a la Jefatura Superior de Policía en Barcelona (Reuters)

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, está este lunes en Barcelona para conocer de primera mano la evolución de los agentes heridos tras siete días de fuertes disturbios en las calles una vez conocida la sentencia del 'procés' y lanzar un mensaje de moderación tras las fuertes protestas vividas esta última semana en Cataluña, que se han saldado con unos 600 heridos. Entre ellos, hay un policía nacional muy grave y cuatro manifestantes que han perdido un ojo, aunque también ha habido 28 encarcelados y se han registrado unos daños que superan los 2,5 millones de euros.

 Fotografía cedida por el gobierno que muestra al presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez (c) visita a uno de los agentes heridos en los disturbios ocurridos en los últimos días en las calles de la ciudad codal en el Hospital Sagrat Cor de Barcelona. (EFE)
Fotografía cedida por el gobierno que muestra al presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez (c) visita a uno de los agentes heridos en los disturbios ocurridos en los últimos días en las calles de la ciudad codal en el Hospital Sagrat Cor de Barcelona. (EFE)

El Presidente ha llegado a la Jefatura Superior de Policía de Cataluña en la Via Laietana para reunirse con la cúpula policial y, posteriormente, ha acudido al hospital Sagrat Cor, en el que se encuentran algunos de los agentes heridos en los altercados de estos últimos días. Después ha visitado a los agentes hospitalizados en Sant Pau.

Durante su visita en la sede policial, el Presidente ha insistido en que, en estos momentos, "es muy importante garantizar la moderación" que representan las fuerzas y la seguridad para "asegurar la convivencia que ahora mismo está puesta en cuestión", un mensaje en línea con lo expresado por el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, a última hora del domingo.

Marlaska hizo hincapié en que las protestas son un problema "de orden público", "como el que viven otras grandes democracias de nuestro entorno". "Repito, se trata de un problema estrictamente de orden público", subrayaba Marlaska en respuesta a las exigencias de Pablo Casado y Albert Rivera, que piden aplicar el 155 o la Ley de Seguridad Nacional.

"Tenemos que persistir", ha apuntado el Presidente tras agradecer el trabajo de los agentes desplegados en Barcelona y elogiar a la Policía Nacional como "ejemplo de profesionalidad y de vocación de servicio público". "Ellos probablemente quieran persistir y cronificar esta crisis. Nosotros somos mucho más persistentes", ha asegurado Sánchez en referencia a los disturbios que se han producido durante las protestas de los CDR.

El Presidente, que ha llegado sobre las 11 horas acompañado del ministro del Interior y la delegada del Gobierno en Cataluña, la socialista Teresa Cunillera, ha sido recibido entre los abucheos y gritos de "Libertad presos políticos" de algunos manifestantes que protestaban en las inmediaciones. La Jefatura ha sido uno de los escenarios principales de los violentos disturbios que se han producido esta semana, aunque a sus puertas también han acudido este fin de semana varias personas a ofrecer muestras de apoyo a los agentes.

Sánchez visita a los agentes heridos en Barcelona y pide "garantizar la moderación"

Sánchez, que ha querido trasladar "palabras de agradecimiento, de reconocimiento, de solidaridad, de apoyo y sobre todo de ánimo" para los agentes, ha subrayado que no están solos y que "hay muchísima gente detrás" para apoyarles.

Resulta "evidente que los radicales y los violentos han decidido que Barcelona sea el teatro de operaciones", para "trasladar fuera y al conjunto de la sociedad española su contestación" y convertirla en "algo mucho más extraordinario de lo que realmente es, que sin duda alguna lo es", ha expresado el líder socialista.

La visita de Sánchez se produce en un momento en el que la violencia en la calle se ha relajado, aunque colectivos radicales están planeando un escrache contra el Presidente y están intercambiando información a través de las redes para conocer sus movimientos, informa Antonio Fernández desde Barcelona.

Omisión de diálogo con Torra

Además, Sánchez ha enviado esta mañana una carta al presidente de la Generalitat, Quim Torra [aquí en PDF], para recordarle las tres obligaciones de todo responsable público: "Condenar la violencia de forma rotunda; amparar a las fuerzas de seguridad que la combaten; y evitar la discordia civil". La misiva del presidente de este lunes es la respuesta a la carta del pasado 19 de octubre y a los "emplazamientos públicos que ha formulado en estos días" Torra para comunicarse con él. Llamadas que él no ha querido atender como gesto de distanciamiento clarísimo.

Según Sánchez, la conducta del 'president' se ha movido en estos días "justamente en sentido contrario" de cómo debería actuar un responsable público, ya que ha evitado condenar "de modo tajante e inequívoco las conductas violentas que se han manifestado con virulencia y asiduidad en diversos puntos de Cataluña" y "ha vuelto la espalda" a las fuerzas y cuerpos de seguridad autonómicos y estatales. Además, Sánchez ha acusado a Torra de haber ignorado a más de la mitad de la población catalana "simplemente porque no comparte sus propósitos en vez de comportarse como el presidente de todos los catalanes".

En un tuit posterior, Sánchez ha informado de que ha llamado a la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, para trasladarle "el apoyo y solidaridad a la ciudadanía". "El Gobierno de España trabaja para garantizar la seguridad y la convivencia", ha añadido.

La negativa por omisión de Sánchez a las llamadas de Torra para hablar sobre la situación que vive Cataluña ha empezado a crispar de nuevo los ánimos este mediodía. Cerca de un millar de personas se han concentrado ante la Delegación de Gobierno de Barcelona para pedirle diálogo al Presidente. Gritan consignas como: "Pedro Sánchez da la cara", "¿Dónde estás, Pedrito, dónde estás?", "Libertad presos políticos", "Vamos a contar mentiras" y "Cataluña, antifascista".

La plataforma Tsunami Democràtic ha realizado este lunes un llamamiento "urgente" para concentrarse entre las 13 y las 14 horas en el cruce entre las calles Mallorca y Roger de Llúria de Barcelona para reclamarle a Pedro Sánchez: 'Siéntate y habla', y en la protesta hay personas con carteles con este mismo mensaje en inglés.

Hasta este domingo las fuerzas de seguridad han practicado en total 194 detenciones —154 los Mossos d'Esquadra, 32 la Policía Nacional y 8 la Guàrdia Urbana de Barcelona—, según datos facilitados por el ministro de Interior.

Pocos minutos después de que Sánchez anunciara su visita en Twitter, el 'expresident' Carles Puigdemont le contestaba en la misma red social y le reprochaba no reunirse con el presidente de la Generalitat en su visita y "marcar diferencias entre los heridos".

"Un gobernante debería desear que todos los heridos, policías y ciudadanos, se recuperen", ha criticado Puigdemont, que actualmente está en libertad a la espera de que se resuelva la euroorden emitida el lunes pasado por el juez Pablo Llarena.

También irá a Barcelona el líder del PP, Pablo Casado, que visitará en torno a las 13:00 horas la Jefatura de Policía en vía Laietana, y estará acompañado por el presidente del PP de Cataluña, Alejandro Fernández. Posteriormente, se reunirá con comerciantes y empresarios, y por la tarde, a las 18:30 horas, presidirá la reunión de la Junta Directiva del PP de Cataluña.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
49 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios