PRESENTACIÓN DEL DESAYUNO EFEMINISTA

Sánchez avisa a Podemos: "Saber negociar es querer negociar, es acordar, no imponer"

El presidente subraya que "en una buena negociación", "la solución siempre está en un camino intermedio", en una "tercera vía". Lo hace a horas de que se reanude el diálogo con los de Iglesias

Foto: Pedro Sánchez y la ministra Nadia Calviño, acompañados por el presidente de EFE, Fernando Garea, en la sede de la agencia, este jueves. (EFE)
Pedro Sánchez y la ministra Nadia Calviño, acompañados por el presidente de EFE, Fernando Garea, en la sede de la agencia, este jueves. (EFE)

Pedro Sánchez no mencionó explícitamente a Unidas Podemos. Ni a Pablo Iglesias. Pero no hacía falta. El presidente del Gobierno en funciones llegaba este jueves a un día clave en la segunda fase de negociación de su investidura, que se abre con malas perspectivas. Por la tarde reanudan los contactos los interlocutores socialistas y morados, más de cuatro meses después de las elecciones generales del 28 de abril y a menos de tres semanas de la disolución de las Cámaras en caso de que ningún candidato reciba la confianza del Congreso. A horas de esa cita definitiva, el líder del PSOE lanzaba un mensaje-aviso a Iglesias: la solución "siempre está en un camino intermedio". Y, sobre todo, "saber negociar es querer negociar", "acordar" y "no imponer". O sea, una cuestión de voluntad.

El presidente incorporó una tangencial referencia a su investidura en medio de su discurso de presentación de la titular de Economía, Nadia Calviño, invitada al primer Desayuno Efeminista, organizado por la Agencia EFE, liderada por el periodista Fernando Garea. Sánchez elogió la trayectoria profesional y humana de su ministra, de su valía y su experiencia como alta funcionaria de la Comisión Europea, de donde la fichó en junio de 2018. Calviño "no solo habla francés, inglés y alemán. También se mueve con soltura en el lenguaje de las negociaciones internacionales. Ha sabido lidiar, a su izquierda y a su derecha, con ministros de países del norte y del sur. Con interlocutores proactivos y con otros huesos más duros de roer", recordó.

[Consulte aquí en PDF el discurso del presidente en el Desayuno Efeminista]

Y ahí fue donde Sánchez calzó el mensaje político de la jornada, toda una advertencia a Podemos: "En la España de nuestros días todos tenemos que entender que saber negociar es querer negociar. No imponer, sino acordar. Y también entender que en una buena negociación no puede haber vencedores ni vencidos. En una buena negociación siempre se abre paso una salida intermedia. Una vía que nunca es la postura de partida de una de las partes negociadoras. La solución siempre está en un camino intermedio. Entre dos posiciones opuestas que parecen antagónicas, la solución radica en una tercera vía".

"En una buena negociación no puede haber vencedores ni vencidos. Siempre se abre paso una salida intermedia


La idea que quería trasladar el presidente era muy elocuente: en toda negociación siempre se requiere voluntad de las dos partes, que ambas quieran ceder. Los socialistas entienden que hasta ahora han sido ellos los que se han movido. Primero, Sánchez defendía un Ejecutivo socialista puro, en solitario, con apoyo exterior de los morados. De ahí fue evolucionando hacia un Gabinete "de cooperación" —oferta de cargos de Unidas Podemos en segundos niveles de la Administración—, hasta arribar a la aceptación, aunque a regañadientes, de la coalición. Pero esta última pantalla quedó enterrada con la investidura fallida del pasado 25 de julio.

Que entre en el "marco" de los socialistas

Desde entonces, Sánchez se ha hartado de decir que esa fórmula jamás llegará, por la quiebra absoluta de la confianza con Iglesias y por su profundo convencimiento de que un Ejecutivo bicolor no funcionaría, menos en un contexto volátil y duro y en el que habrá que tomar decisiones difíciles por el presumible otoño caliente en Cataluña, la desaceleración económica o la amenaza de un Brexit salvaje. Su última oferta a Unidas Podemos la presentó el pasado martes en un acto que tenía mucho de mitin de precampaña: un Gobierno del PSOE, con un programa acordado y nutrido de las aportaciones de los colectivos sociales, unas garantías "rigurosas" de cumplimiento de lo firmado por los dos líderes y la disposición a que cargos de UP ocupen puestos en órganos o instituciones fuera de la estructura del Ejecutivo (CIS, CNMV, CGPJ, Defensor del Pueblo...).

"Asistimos al espectáculo del insulto que además se aplica con especial saña en mujeres. Un día las víctimas son Aído y Pajín, otro, Irene Montero", dice

El presidente ya defendió el martes que este planteamiento ya es en sí mismo una vía intermedia, a medio camino entre el Gobierno socialista puro que desea Ferraz y la coalición que exige Iglesias. Esto es, concibe que ya se ha movido lo suficiente. Y no está dispuesto a perdonar ni olvidar que UP tumbara su investidura en julio. Así que lo que quiere el PSOE ahora es que mueva ficha su socio preferente. Y que asuma que no habrá coalición. Dicho de otro modo, desea que entre en su "marco" de negociación. Y, en ese sentido, valora en positivo que haya aceptado sentarse a la mesa. Es una "buena respuesta", señalaba ayer miércoles por la tarde el número tres, José Luis Ábalos, al término de la reunión con el PNV, el otro partido fundamental en la ecuación, junto con ERC, que no será ningún "obstáculo" para el acuerdo.

Sánchez avisa a Podemos: "Saber negociar es querer negociar, es acordar, no imponer"

El repaso de las cualidades de Calviño sirvió a Sánchez para lanzar un segundo mensaje en la sede de la Agencia EFE, en Madrid. Una práctica opuesta al talante de la ministra, señaló, "es el insulto". "Nuestra vida política necesita desterrar el insulto y el improperio. Nuestro debate público necesita purificarse. Alguien riguroso y provisto de razones no necesita insultar, le bastan los argumentos. Y, sin embargo, con demasiada frecuencia, asistimos al espectáculo del insulto que además se aplica con especial saña en mujeres. Un día las víctimas son las exministras [Bibiana] Aído y [Leire] Pajín —lo decía por los ataques a ambas por parte del vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado (Cs)—, otro día es Irene Montero. Por eso quiero transmitir públicamente a mis dos compañeras mi respaldo y mi reconocimiento".

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, y la ministra de Economía y Empresa en funciones, Nadia Calviño (2d, primera fila), posan junto a la presidenta del Congreso, Meritxell Batet (i, primera fila); el presidente de EFE, Fernando Garea (2i, primera fila); el presidente del Senado, Manuel Cruz (d, primera fila); y los ministros en funciones, Pedro Duque (2d, segunda fila), José Guirao (2i, segunda fila), Magdalena Valerio (3d, segunda fila), María Jesús Montero (3i, segunda fila); la directora gerente de EFE, Rocío Reinoso (d), y la directora de Información de EFE, Soledad Álvarez (i,segunda fila), durante la inauguración de la primera edición de los Desayunos Efeminista protagonizada este jueves por la ministra Calviño. (EFE)
El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, y la ministra de Economía y Empresa en funciones, Nadia Calviño (2d, primera fila), posan junto a la presidenta del Congreso, Meritxell Batet (i, primera fila); el presidente de EFE, Fernando Garea (2i, primera fila); el presidente del Senado, Manuel Cruz (d, primera fila); y los ministros en funciones, Pedro Duque (2d, segunda fila), José Guirao (2i, segunda fila), Magdalena Valerio (3d, segunda fila), María Jesús Montero (3i, segunda fila); la directora gerente de EFE, Rocío Reinoso (d), y la directora de Información de EFE, Soledad Álvarez (i,segunda fila), durante la inauguración de la primera edición de los Desayunos Efeminista protagonizada este jueves por la ministra Calviño. (EFE)

Según expresó Sánchez, los insultos son "atentados a la convivencia", tanto si se dirigen a compañeros de partido como a otros responsables públicos. "A veces los odiadores, los insultadores, se escudan invocando la libertad de expresión. Y nada hay más opuesto a la libertad de expresión que el insulto. Queremos reclamar la máxima libertad de expresión —por eso proponemos la derogación de la 'ley mordaza'— y queremos desterrar el insulto que contamina la vida pública".

Con este ambiente arranca la negociación con Unidas Podemos, que liderarán de nuevo Carmen Calvo y Pablo Echenique. Fuentes del Ejecutivo se mostraban "ilusionadas" con la perspectiva de que esta vez sí sea posible desatascar la investidura, porque ya el hecho de sentarse a la mesa era importante. Pero casi en paralelo a las palabras del presidente se producía la entrevista de Iglesias en Telecinco. El jefe de Podemos fue muy duro contra Sánchez, al que acusó de no querer que le hagan "sombra", y consideró un "paso atrás" el documento de 370 medidas presentado el martes. Las mismas fuentes del Gobierno mostraban por eso mismo su preocupación, porque veían a Iglesias "enrocado". Añadían que ya no tendría mucho sentido alargar el paripé ni hacerse "trampas en solitario": si no se perciben avances, no tiene sentido estirar el chicle. En realidad, apenas quedan 10 días por delante para alcanzar un acuerdo o bien certificar la ruptura, puesto que la ronda del Rey, la que obligará a retratarse a todos los partidos, arrancará previsiblemente el 16 de septiembre.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios