LA CITA DE LOS DOS LÍDERES NO ES YA SEGURA

Sánchez quiere que se reúnan los equipos de PSOE y Podemos antes de verse con Iglesias

Los socialistas alargan la espera de nuevo. Primero se citarían los negociadores de las dos formaciones y, si el terreno quedara abonado, llegaría el encuentro del presidente con el jefe morado

Foto: Pedro Sánchez, durante la reunión de la ejecutiva federal del PSOE de este 2 de septiembre, en Ferraz. (Eva Ercolanese | PSOE)
Pedro Sánchez, durante la reunión de la ejecutiva federal del PSOE de este 2 de septiembre, en Ferraz. (Eva Ercolanese | PSOE)

La reunión de Pedro Sánchez con Pablo Iglesias sigue aún sin fecha. El jefe del Ejecutivo en funciones continúa alargando la espera, cuando ya quedan tres semanas para que se disuelvan las Cortes en caso de que no prospere ninguna investidura, que a día de hoy es el escenario más probable. El PSOE "esta misma semana" quiere reactivar los contactos con los morados, pero se traducirá, primero, en una solicitud de encuentro entre los dos equipos negociadores. Luego, en todo caso, llegaría la cita del jefe socialista con Pablo Iglesias. Si el camino estuviera abonado, pero no antes. Es decir, que está por ver que finalmente se produzca una cumbre de los dos líderes.

La de este lunes era la primera reunión de la ejecutiva federal del PSOE tras la investidura fallida de julio, y estaba programada tanto para dar respaldo a la estrategia del presidente en su no a una coalición con Unidas Podemos como para aprobar el documento programático de 300 medidas que se va a ofrecer a los morados y que mañana martes él mismo presentará en un acto público en el distrito madrileño de Chamartín. Pero el arranque del curso político del PSOE no arrojó nuevas certidumbres respecto a los plazos ni tampoco nuevas ofertas. Todo sigue como estaba: los socialistas no quieren ver ni en pintura la vía de una coalición, como tampoco se abren a una fórmula intermedia, y que también ofreció en junio y julio: un Ejecutivo "de cooperación", con cargos de Podemos en segundos niveles de la Administración.

Ferraz retuerce algo más la planificación, ya muy dilatada, de conversaciones con los morados. El pasado 29 de agosto, el secretario de Organización y ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos, señalaba que la entrevista Sánchez-Iglesias se dejaría para la semana del 9 de septiembre, cuando quedarán 15 días para la disolución automática de las Cámaras. Este lunes, Ábalos detalló en rueda de prensa que habrá una parada intermedia: la pretensión de la cúpula socialista es que haya contactos "esta misma semana" con Unidas Podemos para que los respectivos equipos negociadores "puedan verse previamente y abordar ya la discusión de este documento" programático de 300 medidas. Los interlocutores del PSOE, por cierto, serán los mismos que hace dos meses: Carmen Calvo, la vicepresidenta, junto con la titular de Hacienda, María Jesús Montero, y la número dos del partido, Adriana Lastra.

El presidente, en cambio, sí se verá, salvo imprevistos, con el Partido Regionalista de Cantabria y con el PNV. Sus escuderos se citarán con ERC también el miércoles, pero no habrá foto de Sánchez con los independentistas. En julio, pilotó esas conversaciones con los soberanistas catalanes la vicesecretaria general, Adriana Lastra. Ahora, la número dos estará acompañada del tres, el propio Ábalos: los dos departirán con el portavoz republicano, Gabriel Rufián, y la diputada Carolina Telechea en el Congreso este 4 de septiembre.

"La alternativa a un Gobierno de coalición no son nuevas elecciones. La alternativa a un Ejecutivo de Sánchez es bloqueo o elecciones", dice Ábalos


Los morados ya volvieron a advertir hoy de que no hay cambios en sus ambiciones: quieren un Ejecutivo de coalición y una negociación "integral", como reclamaban en julio. Con estos mimbres, y las posiciones igualmente distanciadas de los dos partidos, será casi imposible que prospere un acuerdo. España parece abocada a elecciones el 10 de noviembre irremisiblemente, aunque en público todos los partidos subrayen que no las quieren. También, desde luego, el PSOE.

"Cooperar para poner en marcha el programa"

¿Y una coalición en diferido, o sea no ahora, sino más tarde, avanzada la legislatura? Ferraz no quiere jugar con esa hipótesis de futuro. "La alternativa a un Gobierno de coalición [como exige Iglesias] no son nuevas elecciones [...]. Si vamos a elecciones, sería simplemente porque aquellos que las perdieron no se conformaron con los resultados. Esa es la clave, no hay más [...]. La alternativa [a un Ejecutivo de Sánchez] no es Gobierno de coalición o elecciones, sino bloqueo o elecciones. Y los actores del bloqueo se tienen que conocer", subrayó el ministro, quien insistió en que su partido no es el que busca una reválida en las urnas, porque ya ganó en las generales del 28 de abril y en las autonómicas, municipales y europeas del 26 de mayo. Quienes persiguen otros comicios, deslizó, mirando especialmente a las derechas, lo hacen más por una cuestión de "supervivencia" política, por disfrutar de una segunda oportunidad. Pero en la Moncloa y en Ferraz sí están convencidos de que unas segundas generales servirían para reforzar a los socialistas. Lo decía el propio Sánchez ayer domingo en una entrevista en 'El País': si al final hay que llegar a elecciones, está convencido el presidente de que "los progresistas de este país van a apostar con mayor contundencia por el PSOE".

También está cerrada la opción de un Gobierno de cooperación: el PSOE solo se abre a una comisión de seguimiento de los acuerdos

Lo que pretende la dirección federal con esas citas preparatorias con Unidas Podemos es restablecer los puentes y comprobar definitivamente si tendrá su apoyo o no. "A través de esas reuniones se podrán exponer esas fórmulas de cooperación y ver cómo podemos cooperar para poner en marcha el programa común", reseñó Ábalos. "Si se llega a una fórmula sobre el qué luego hay fórmulas de ver cómo se lleva a cabo eso".

Las palabras del ministro, en un primer momento de la comparecencia, resultaban equívocas, por cuanto deslizaban la señal de que Sánchez podía repescar su oferta de Gobierno de cooperación, integrando a cargos morados en segundos escalones, no en el Consejo de Ministros. El propio Ábalos, preguntado una y otra vez, acabó cerrando también esa puerta: "Lo que está por nuestra parte no es un Gobierno de coalición. Estamos empeñados en un acuerdo para desarrollar un programa de gobierno común". Fuentes de la cúpula añadieron posteriormente que Ábalos se refería a cooperación parlamentaria, o a establecer mecanismos de fiscalización del acuerdo, para garantizar que lo firmado por las dos formaciones se cumple.

Sánchez quiere que se reúnan los equipos de PSOE y Podemos antes de verse con Iglesias

La "izquierda minoritaria"

Es decir, que el PSOE ofrece a Unidas Podemos una colaboración fluida y estrecha en las Cámaras y además una comisión de seguimiento del pacto. Punto. No retornará a pantallas que considera pasadas. Tampoco retomará la última propuesta, la de una vicepresidencia social y tres ministerios (Vivienda, Sanidad e Igualdad), porque Iglesias la rechazó en julio y una sesión de investidura "no es cualquier cosa, es un debate solemne y riguroso". El PSOE no perdona a los morados que tumbaran a Sánchez. Las cosas son muy distintas después de esa bofetada, entiende la dirección. Lo que pide el PSOE a Iglesias es que "anteponga la propuesta política a otras consideraciones de poder" —es decir, que priorice el programa y renuncie a los ministerios para los suyos— y no "coincida" en el bloqueo con las derechas. "Los ciudadanos reclaman que por fin haya Gobierno, no te dicen la fórmula", reflexionó.

Ferraz lanza señales de que no comulgará con ruedas de molino: "No merece" la pena "cualquier Gobierno de cualquier manera", porque no valdría

También dejó claro Ábalos que los socialistas no comulgarán con ruedas de molino. Subrayó que la "principal preocupación" para el PSOE y en lo que está "centrado" es en procurar "estabilidad y gobernabilidad" al país. Esta mañana, en 'Los desayunos de TVE', también la vicepresidenta, Carmen Calvo, advertía de que "no merece la pena" formar "cualquier Gobierno de cualquier manera", porque eso "no va a funcionar", y por eso no aceptará que "la izquierda minoritaria" —así llamó a Unidas Podemos— siga poniendo sobre la mesa "propuestas inasumibles", cuando no la "imposición".

Apenas quedan tres semanas, pero el PSOE cree que aún hay "tiempo". "Siempre hay tiempo si se quiere, si no da igual. Es un tema de voluntad política y de ir asumiendo la realidad", sostuvo Ábalos.

Reunión del líder con alcaldes y barones socialistas, pero no del comité federal

Finalmente, no se reunirá el comité federal antes del 23 de septiembre, la fecha marcada en rojo en el calendario para saber si España va a elecciones el 10 de noviembre. Pero Pedro Sánchez sí quiere visualizar que cuenta con el apoyo cerrado del partido en su estrategia convocando otros dos órganos. 

El secretario de Organización, José Luis Ábalos, informó de que este sábado, 7 de septiembre, se reunirá el consejo de política local -que congrega a los alcaldes socialistas-, y el día 14 está programado un encuentro del consejo de política federal, el antiguo consejo territorial, y en el que el secretario general se acompaña de todos los líderes territoriales y presidentes autonómicos de su partido. Será la primera reunión de los dos órganos tras las elecciones del 26-M. Para el 14 de septiembre ya debería estar bastante claro si hay o no urnas el 10 de noviembre. 

El comité federal, máximo órgano de dirección del PSOE, se citará por tanto para después del 23 de septiembre. Será el que ratifique listas y programa en caso de ir a nuevos comicios. 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios