SI PODEMOS NO ACEPTA LA VÍA PORTUGUESA

Sánchez se prepara para una campaña corta con su oferta a Iglesias de programa electoral

Buscarán aprovechar una campaña electoral corta y utilizarán la oferta al partido morado como base de su programa de gobierno para la legislatura

Foto: Pedro Sánchez, en el Congreso, durante el debate por el Open Arms. (EFE)
Pedro Sánchez, en el Congreso, durante el debate por el Open Arms. (EFE)

El plan B empieza a ser el plan A. El PSOE está listo para ir a elecciones si Pablo Iglesias no afloja y acepta apoyar el Gobierno sin tener a cambio ministerios. Pedro Sánchez confía en una campaña que sería corta —en la última, cayó en las encuestas la última semana tras los debates— y centrada en buscar culpables de la repetición electoral. El programa electoral sería prácticamente el documento con 300 medidas que el martes va a ofrecer a Unidas Podemos tras su ronda veraniega con colectivos sociales, y los ministros repetirían en las listas en las que ya fueron de paracaidistas.

Tras la investidura fallida de julio, PSOE y Unidas Podemos tenían dos meses por delante para alcanzar un acuerdo. Han pasado cinco semanas en que el único contacto ha sido un duro choque en el Congreso, donde se han acusado de no ser de fiar. La siguiente semana tiene un guion previsto más de escenificación que de contenido. El martes, el PSOE presenta su "programa común progresista", la oferta que quiere trasladar a Podemos para que apoye un Gobierno "a la portuguesa" pero Sánchez sigue sin poner fecha al encuentro.

En julio, la atropellada negociación, de solo unos días al límite, acabó en sainete, y el riesgo se repite

Ese programa, con medidas del PSOE, algunas de Podemos y sugerencias de los colectivos sociales con los que se ha visto Sánchez en agosto, será la base del programa electoral del PSOE para la repetición electoral si no hay acuerdo. Para alcanzar el pacto solo quedarán dos semanas, en un calendario muy comprometido. En julio, la atropellada negociación, de solo unos días y al límite, acabó en sainete, y el riesgo se repite.

El PSOE ofrecerá a Unidas Podemos puestos que puedan auditar al Gobierno y el seguimiento del programa desde fuera del Ejecutivo, pero los socialistas insisten en que la oferta de una vicepresidencia y tres ministerios de julio, la que Pablo Iglesias sí podría aceptar, ya no está sobre la mesa. "Ustedes no son de fiar", resumió el jueves Rafael Simancas en el Congreso en forma de portazo. Ese día, en la tribuna se estrenó el duro discurso antiinmigración de Santiago Abascal, lo que daba a los socialistas la coartada perfecta para no atacar a Podemos (justo lo que hicieron dos días antes en la Diputación Permanente). Pero aun así, Simancas optó por ridiculizar a Noelia Vera (Unidas Podemos) hablando de ella como "pretendida ministra".

Rafael Simancas fue el ariete del PSOE contra Podemos. (EFE)
Rafael Simancas fue el ariete del PSOE contra Podemos. (EFE)

Aunque Sánchez no tiene contrapesos en el PSOE ni apenas hay ya voces críticas —algo inédito entre los socialistas, que ni con mayorías absolutas tenían reuniones tranquilas—, en julio había dirigentes socialistas que preferían amarrar un acuerdo y no arriesgarse a nuevas elecciones. Pero van ganando los que prefieren ir a unas urnas antes que tener un Gobierno inestable con Podemos y pendiente de ERC. Estos argumentan que ese Ejecutivo no podría durar: no tendría una mayoría parlamentaria garantizada y las previsibles divisiones internas y gestos de Podemos lo convertirían "en un circo". Para estos, la negociación de los Presupuestos con ERC, que acabó mal, es una pesadilla que no se puede repetir.

Los socialistas confían en que una campaña corta no les penalizaría tanto. Si apuran hasta el final y el 23 de septiembre se convocan nuevas elecciones, solo habría siete semanas hasta los comicios. En febrero, cuando Sánchez decidió anticipar las elecciones tras la foto de Colón, hubo 10 semanas hasta las elecciones. En todas las encuestas, el PSOE fue sufriendo el desgaste y a Sánchez se le hizo larga la campaña. En la última semana, con dos debates que intentó evitar, perdió un puñado de escaños clave, según todos los sondeos. Si en política, como en el ciclismo, lo importante es esprintar a tiempo, Sánchez lo hizo entonces demasiado pronto.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
17 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios