BARÓMETRO PREVIO A LA INVESTIDURA FALLIDA

El CIS vuelve a disparar a Pedro Sánchez entre tambores de repetición electoral

Cs baja a la cuarta posición con un 12,3%, tras perder 3,5 puntos, y PP sería segundo, al mantenerse en el 13,7%. Podemos sube ligeramente al 13,1% y Vox baja medio punto, hasta el 4,6%

Foto: La portavoz socialista, Adriana Lastra, saluda a Pedro Sánchez tras su intervención en la última jornada de la investidura fallida. (EFE)
La portavoz socialista, Adriana Lastra, saluda a Pedro Sánchez tras su intervención en la última jornada de la investidura fallida. (EFE)

La interinidad no pasa factura a Pedro Sánchez, que volvería a ganar unas elecciones ampliando la ventaja sobre sus competidores. El barómetro de julio del CIS, que se acabó de elaborar dos semanas antes de la investidura fallida, sitúa al PSOE como primera fuerza, con el 41,3% de intención directa de voto. Se trata de casi dos puntos más en comparación con el anterior barómetro y cinco respecto a mayo. La ausencia de la denominada 'cocina' —variables que corrigen las cifras ajustándolas a un escenario más verídico— impide cualquier comparación justa con los resultados de las elecciones generales del 28-A. Ciudadanos baja a la cuarta posición —siempre en comparación con el anterior barómetro—, con un 12,3%, un punto y medio por debajo del Partido Popular, que se mantiene invariable en el 13,7%. Los de Albert Rivera son los que más retroceden, un total del 3,5% en tan solo un mes. Unidas Podemos sube cuatro décimas hasta el 13,1% y Vox sigue su tendencia descendente: 4,6% de los votos —medio punto menos—.

El último sondeo del CIS, que dirige el experto en demoscopia y exdirigente del PSOE José Luis Tezanos, mantiene una tendencia al alza sobre la recuperación del bipartidismo, así como el refuerzo de los socialistas con el predominio de la marca presidencial de Pedro Sánchez. Sin embargo, las fechas del estudio de campo —del 1 de julio al 11— no recogen los efectos que el fracaso de las negociaciones entre PSOE y Unidas Podemos ha tenido en los electores, así como el hartazgo y la potencial abstención que amenazaría entre los votantes de izquierda la posibilidad de llevar al país a una repetición electoral por la falta de acuerdo. Hay que tener en cuenta que el propio CIS indica en una nota que "los datos de 'intención de voto' son datos directos de opinión y no suponen ni proporcionan por sí mismos ninguna estimación de resultados electorales".

Dentro del bloque independentista catalán, ERC sigue ganando su particular batalla con los posconvergentes de JxCAT, sobre quienes mantiene una considerable ventaja electoral y sigue ensanchando su hegemonía, según el CIS. Los republicanos obtienen una intención directa de voto del 4,5%, similar a la del anterior barómetro, mientras que JxCAT se sitúa en el 1,6%.

Tanto la metodología del barómetro como los efectos todavía no sondeados de la investidura fallida impiden realizar una extrapolación de sus resultados a una hipotética repetición electoral, pero sí determinan una tendencia al alza del PSOE desde que ganó las elecciones el 28-A. Entonces, Pedro Sánchez alcanzó el 28,6% de los votos y cosechó 123 escaños frente a la segunda fuerza, el PP de Pablo Casado, que se quedó en el 16,7% y 66 diputados. En tercer lugar y a menos de un punto de su principal competidor del bloque conservador, Ciudadanos, que con el 15,8% del voto subió hasta los 57 escaños. En cuarta posición se quedó Unidas Podemos, que cayó hasta el 14,3% y 42 diputados.

Tras la investidura fallida, todos los escenarios se han abierto y la amenaza de una repetición electoral ha cogido fuerza debido a la negativa de los socialistas a dar una segunda oportunidad a las negociaciones con Unidas Podemos para una coalición. Ciudadanos y PP tampoco parecen dispuestos a día de hoy a facilitar una investidura con su abstención, máxime después de que se haya consumado el acuerdo en Navarra, una comunidad que gobernará el PSN en coalición con Geroa Bai (la marca liderada por el PNV en esta comunidad), Podemos e Izquierda-Ezkerra, y la abstención imprescindible de Bildu.

En este contexto, algunos de los sectores coaligados en Unidas Podemos han empezado a abogar por un acuerdo programático, sin cogobierno, que facilite la investidura de Sánchez y evite el escenario de la repetición electoral. Este es el caso de Izquierda Unida y el sector Anticapistalistas, mientras que desde la confluencia catalana En Comú Podem llaman a la "autocrítica" y a repensar la hoja de ruta. Los socialistas han celebrado la vía abierta por IU para presionar a Podemos y apuestan ahora por un pacto programático para obtener su apoyo, además de insistir en la abstención de PP y Ciudadanos. Se trata de la "única opción", según la vicepresidenta Carmen Calvo, para quien la puerta de la coalición está cerrada.

Ficha técnica

Ámbito: nacional.

Universo: población española de ambos sexos de 18 y más años.

Tamaño de la muestra:

Diseñada: 3.000 entrevistas.

Realizada: 2.952 entrevistas.

Afijación: proporcional.

Ponderación: no procede.

Puntos de muestreo: 296 municipios y 49 provincias. 

Error muestral: para un nivel de confianza del 95,5% (dos sigmas) y P = Q, el error real es de ±1,8% para el conjunto de la muestra y en el supuesto de muestreo aleatorio simple.

Fecha de realización: del 1 al 11 de julio de 2019.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
71 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios