EL PSOE SOLO LOGRA EL APOYO DEL PRC

Sánchez fracasa en la investidura y lanza la campaña electoral contra Pablo Iglesias

El PSOE sale sin apenas apoyos y culpando a Iglesias de romper el acuerdo solo por los ministerios. "El programa nunca fue el problema"

Foto: El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, en el Congreso, este 25 de julio. (Reuters)
El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, en el Congreso, este 25 de julio. (Reuters)

Pedro Sánchez, El Resistente, tiene que volver a empezar. Como en 2016, el Congreso ha tumbado su investidura. Como en la sesión del martes, solo logró el apoyo de 124 diputados, los 123 del PSOE más el cántabro del partido de Miguel Ángel Revilla. La estrambótica negociación con Unidas Podemos acabó en fiasco y con los partidos acusándose de deslealtad. Sin sus 42 escaños, el resto de posibles socios optaron también por votar en blanco. Sánchez se lanzó contra Pablo Iglesias, al que acusó de moverse solo por sillones: "El problema nunca fue el programa. El problema fueron los ministerios" y este respondió con una ultimísima oferta desde la tribuna, renunciar al Ministerio de Trabajo, acogida con sorna por el PSOE. El ambiente es pésimo entre los dos partidos y Sánchez advirtió de que ya no siente que tenga el encargo del Rey para formar Gobierno. Sigue corriendo el plazo para nuevas elecciones.

"Se cierra el encargo que tuve el honor de recibir del jefe del Estado", comenzó Sánchez su intervención ante el pleno. En la segunda votación solo hacen falta más síes que noes y ante el previsible fracaso, el presidente en funciones daba por hecho que no habría una segunda ronda de negociación. El PSOE ve ahora muy difícil cerrar en dos meses las heridas creadas en la negociación con Podemos y conseguir un acuerdo en septiembre, cuando además se acercará la sentencia del 'procés'. Sánchez recibió 124 votos a favor (los de su grupo y el PRC), más las abstenciones de Unidas Podemos, ERC, PNV, Bildu y Compromís y el no de PP, Ciudadanos, Vox, Navarra Suma, Coalición Canaria y JxCAT. En total, 124 votos a favor, 67 abstenciones y 155 en contra.

En su discurso, el candidato a la investidura se lanzó contra Pablo Iglesias, que le mirada desde su escaño negando con la cabeza. "El programa de Gobierno era una cuestión muy secundaria para usted, señor Iglesias". "El problema nunca fue el programa. El problema fueron los ministerios. Quería entrar en el Gobierno para controlar el Gobierno. Con su propuesta, controlaba el 100% de los ingresos y el 50% del gasto y es la cuarta fuerza parlamentaria de la Cámara". Los socialistas aplaudían con rotundidad y se pusieron en pie un par de veces. El PSOE parecía una piña.

Sánchez le devolvió la andanada del enganchón que sufrieron dos días antes en el Congreso, cuando Iglesias le acusó de ofrecerles solo ministerios ornamentales, de humillarlo primer con su veto y después con el reparto de carteras. "Iglesias fue rechazando las propuestas una tras otra". "¿Es humillante ser ministro del Gobierno de España? Les hemos ofrecido una propuesta respetuosa, correcta y sensata".

Iglesias respondió a Sánchez: "Lo único que pedimos son competencias, no sillones"


Desde la tribuna, Sánchez lanzó la nueva campaña electoral y lo hizo respondiendo a la frase de Iglesias que había dicho que si quería ser presidente era ahora o nunca. "Si para ser presidente del Gobierno tengo que renunciar a mis principios, si tengo que formar un Gobierno que no será útil a mi país, entonces usted está en lo cierto: no seré presidente ahora. Si me obliga a elegir entre la presidencia del Gobierno de España que no serviría y mis convicciones, elijo mis convicciones". Sánchez el resistente era Sánchez el épico, el que dejó el escaño en 2016 para no abstenerse en la investidura de Rajoy. Estaba en marcha el juego de la culpa, quién aparece ante los españoles como responsable de una repetición electoral. Hay dos meses para un acuerdo pero el ambiente en el Congreso era sombrió ante esa posibilidad.

Iglesias subió a la tribuna y bebió agua antes de empezar. Hizo una pausa dramática antes de pedir a Sánchez respeto: "Le pido que reflexione si cree que las últimas semanas se ha referido a nosotros con el respeto que debería tener hacia un socio del Gobierno. Le pido que lo reflexione". "Es muy difícil negociar en 48 horas lo que no se ha negociado en 80 días". La bancada de Unidas Podemos aplaudía con un entusiasmo mucho menor de lo que los socialistas a Sánchez. Iglesias ha generado reticencias en partidos como IU, que mediaron hasta el final, sin éxito, para lograr un pacto. Alberto Garzón, por ejemplo, aplaudía con evidente desgana.

Pablo iglesias en la tribuna. EFE
Pablo iglesias en la tribuna. EFE

Iglesias recordó el veto personal "sin precedentes" que le impuso Sánchez y cómo algunos socialistas le advertían en privado de que estaba siendo humillado. "Lo único que pedimos son competencias, no sillones". Tenía guardada una última bala. Como sorpresa final, ofreció renunciar al Ministerio de Trabajo a cambio de gestionar las políticas activas de empleo. Afirmó que era una recomendación de un veterano socialista que no desveló y que sonaba a Zapatero, el expresidente socialista más proclive al acuerdo. "Le hago desde aquí una nueva propuesta. Renunciamos al Ministerio de Trabajo si nos ceden las políticas activas de Empleo en este país".

Los socialistas se removían incrédulos. Borrell alzaba los brazos y Sánchez negaba levemente con la cabeza. Pero inmediatamente sacaron móviles todos: Sánchez, Calvo y Borrell. En la tribuna, el jefe de gabinete de Sánchez, Iván Redondo, también pasó a teclear encorvado sobre su teléfono. Pero no hubo giro dramático. En el turno de la portavoz del PSOE, Adriana Lastra, se frustró ese posible acuerdo de último minuto. Lastra se mofó de la petición: "¿Sabe que las políticas activas de empleo están transferidas a las comunidades autónomas? Quiere dirigir un ministerio sin conocer sus competencias. Quiere conducir un coche sin saber dónde está el volante". "Se pueden perder las elecciones pero no el alma y no vamos a perder nuestra alma". Significativamente, los diputados del PSOE aplaudieron esas andanadas. IU, que había pedido un receso a Meritxell Batet para intentar un último acercamiento, lo desestimó en ese momento. En los cinco minutos antes de la votación casi nadie se movió de su asiento.

Gabriel Rufián, el tercer invitado necesario para esta investidura con los 14 diputados de ERC, pidió sacar el acuerdo ya. "Septiembre nos complica a todos la vida", en alusión a la sentencia del 'procés', prevista para otoño. Rufián hizo de relator y repartió culpas. "Señor Sánchez, fue un error el veto a Iglesias que solo ha subido el precio". "Señor Iglesias, tienen cuatro años y les dan cuatro ministerios. Es fantástico. Tómenlos y demuestren que son mejores en unas elecciones en cuatro años". Rufián advirtió a ambos: "Se arrepentirán. No se trata de ver quién lo explica mejor. Se trata de que nos meterán en el mismo saco a todos. La gente lo único que ve es a la izquierda perdiendo una vez más. Soy de izquierda y llevo en el ADN la derrota y hoy vuelvo a perder". JxCAT votó en contra y ERC quiso dejar claro lo que le puede costar en Cataluña esa abstención.

Los nacionalistas estaban deseando que haya Gobierno, especialmente en minoría y con Podemos dentro. Aitor Esteban (PNV) criticó todo el sistema de negociación, en la que el PSOE dejó pasar los primeros meses de negociación. A Iglesias le señaló personalmente por sus exigencias de ministerios. "Su tozudez ha estado a punto de suponer una quiebra entre IU y Podemos que al final no se va a escenificar aquí". Esteban criticó que Podemos pidiera Transición Ecológica, el ministerio que regula a Iberdrola, contribuyente en el País Vasco y que en el Congreso siempre ha tenido al PNV como enlace. Esteban reclamó seguir la negociación en agosto. "Todos tenemos que reflexionar sobre cómo se ha desarrollado la negociación". El PNV estaba por el sí pero se abstuvo porque "el procedimiento no ha creado las condiciones necesarias".

Esteban criticó que la negociación fue mal desde el principio. Sánchez, con la connivencia de la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, dejó pasar casi tres meses desde las elecciones a la investidura. Era un plazo amplísimo que sirvió para que Ciudadanos sufriera bajas y presiones pidiendo la abstención pero que apenas se utilizó para negociar. Solo cuando Sánchez pidió en público el paso a un lado de Iglesias y cuando este lo aceptó comenzó el juego de verdad.

Aitor Esteban criticó a Iglesias: "Su tozudez ha estado a punto de suponer una quiebra entre IU y Podemos que al final no se va a escenificar aquí"

Eso fue el viernes por la tarde, con la primera votación prevista para el martes. El avance de las negociaciones se podía medir por el ruido en Twitter. Cuando los partidos apagaban los móviles, como durante el fin de semana, significaba que estaba avanzando. Cuando subía el volumen en redes y en los directos de las televisiones era para culpar al otro. El miércoles por la tarde, el volumen fue ensordecedor. PSOE y Podemos empezaron a culparse abiertamente y a airear borradores de negociación.

Casado y Rivera fueron convidados de piedra en la sesión. Habían dejado tan claro que no se abstendrían que nadie lo esperaba. El líder del PP, Pablo Casado, criticó el espectáculo de la negociación, que había cambiado "la España de los transistores" por la de los móviles siguiendo la negociación en directo. La jornada tuvo muchos guiños al debate de dos días antes. Casado, que el martes acusó a Sánchez de ignorar a Podemos y a ERC, ironizó: "Cuando Sánchez despertó, el elefante morado con lazo amarillo seguía allí". Casado respondió a la petición de que se abstuviera, y sin los excesos verbales de antes de las elecciones pero con dureza, se lo negó: "Hemos sido responsables, pero usted nos exigía un cheque en blanco y no lo podíamos dar". "No somos un 'atrezzo' en su función teatral".

Albert Rivera retomó su lema de la primera sesión: "La banda de Sánchez no se ha puesto de acuerdo sobre cómo repartirse el botín". "Me oponía a la banda de Sánchez y me sigo oponiendo. Me oponía al plan Sánchez y me sigo oponiendo. España se merece más". La presión para que se abstenga crecerá previsiblemente en septiembre, cuando pase el plazo de dos meses para convocar elecciones si no hay presidente del Gobierno.

La izquierda asistió a la votación, a voz y nominal desde el escaño con caras largas. Alberto Garzón resumió el sentir de hastío en un tuit en el que recordaba a Estanislao Figueras, presidente de la I República, que dejó para la historia: "Voy a serles franco: estoy hasta los cojones de todos nosotros".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
135 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios