SE ABREN LAS 48 ÚLTIMAS HORAS

Calvo ratifica vicepresidencia para Montero y mantiene la última oferta sin dar más poder

El PSOE acusa a Iglesias de haber "complicado" la negociación con su intervención en el pleno. Y advierte de que no ofrece políticas "decorativas" a los morados, aunque no precisa cuáles

Foto: Carmen Calvo, vicepresidenta en funciones, durante sus declaraciones a los medios en el patio del Congreso, este 23 de julio. (EFE)
Carmen Calvo, vicepresidenta en funciones, durante sus declaraciones a los medios en el patio del Congreso, este 23 de julio. (EFE)

La negociación entre el PSOE y Unidas Podemos sigue oficialmente abierta, aunque cada vez es más difícil. A Pedro Sánchez le irritó que Pablo Iglesias, en su último turno de intervención en la primera jornada del debate de investidura, desvelara parte de la oferta lanzada por los socialistas. Cree que eso "complica" el diálogo, pero no se levantará de la mesa. Mantiene la última oferta, la que hizo el domingo por la noche y que antes del pleno fue rechazada por los morados porque consideraban que el Ejecutivo solo quiere ceder elementos "decorativos" a sus socios, apreciación que en absoluto comparte el PSOE.

Apenas quedan 48 horas para saber si habrá o no acuerdo con Unidas Podemos, 48 horas para saber si hay o no investidura de Pedro Sánchez. Y, pase lo que pase, las dos partes quieren intentar garantizarse la victoria en esa batalla por el relato desaforada que comenzó prácticamente desde el 28 de abril. Este martes por la mañana, a pocas horas de la primera votación en el Congreso, y mientras se seguía el debate en el hemiciclo, la vicepresidenta en funciones y jefa del equipo negociador socialista, Carmen Calvo, quiso dar algún detalle, siquiera por aproximación, de ese diálogo abierto con los morados, como que ya habían aceptado una vicepresidencia de contenido social para Irene Montero, la portavoz de UP en la Cámara Baja, como había adelantado este diario. También para emplazarles a seguir negociando hasta "el último minuto".

Calvo defendió que el PSOE, una vez retirado Pablo Iglesias, decidió abrir un espacio de diálogo con los morados para ver si era posible armar ese Ejecutivo de coalición, desde la máxima de la "prudencia". Y, en ese sentido, dijo, a los socialistas les "sorprendió" la intervención de ayer lunes del jefe de Unidas Podemos, porque "colocaba en una situación más complicada" una negociación que hasta entonces se había conducido con "prudencia", porque se trataba de "abrir paso" a la linvestidura y que los ciudadanos sientan que el sistema "funciona".

Calvo defiende que el PSOE lanzó una propuesta "razonable" y "respetuosa" para los perfiles de los dirigentes de Podemos. Esa oferta sigue en pie


La vicepresidenta sostuvo que el PSOE había lanzado una "propuesta razonable, respetuosa para la otra parte". En el Gobierno de España, dijo, "no hay elementos decorativos o menores". Calvo lo decía porque los morados se han quejado de que se les habían planteado responsabilidades "simbólicas", sin poder real. Ni Hacienda, ni Trabajo, ni Ciencia, ni Medio Ambiente, reveló durante el pleno Iglesias.

No hay concreción pública de áreas

Calvo contó que la propuesta del PSOE se había ido "moviendo" con el paso de las horas, pero que habían puesto al final "en lo alto de la mesa políticas muy importantes para del Gobierno que son muy atractivas" para que la izquierda deje su "sello", y que no son "menores". "Hemos sido prudentes no desvelando nada, y no lo vamos a hacer", señaló, sin explicar, por tanto, qué departamentos se habían ofrecido a Unidas Podemos. Y cuántos. Después lo dijo en la tribuna el propio Sánchez, en respuesta al portavoz de Compromís, Joan Baldoví: él no negocia de esa manera y no quiere airear las propuestas a través de los medios.

Lo único que sí reconoció es que Montero podría estar en ese Ejecutivo de coalición como vicepresidenta. En las negociaciones era relevante para los morados "que una persona importante en su liderazgo estuviera en un rango importante en el Gobierno, y fue aceptado", apuntó. Deliberadamente, no quiso dar más detalles. El domingo, en la reunión que acabó pasada la medianoche, se hizo una oferta "respetable para los perfiles de su proyecto". Una propuesta, por tanto, que contenía esa vicepresidencia de contenido social para Montero —con competencias recortadas, según reconocían ayer lunes fuentes de Ferraz— y la titularidad de ministerios con menos capacidad presupuestaria.

En el Gobierno de España, subraya, "no hay políticas menores o decorativas". Se sacudía de las críticas por haber planteado responsabilidades "simbólicas"

La vicepresidenta confirmó que poco antes del arranque del debate de investidura, como unos 20 minutos antes, ella llamó al negociador de UP, Pablo Echenique, para preguntarle si aceptaba esa oferta. Y su respuesta, señaló, "fue volver a la posición inicial de dos días antes", que ya había sido aparcada, y ahí se acabó la conversación. Pero ahora se pueden reanudar, bajo las premisas de "respeto y tranquilidad" en este momento, de modo que los dos partidos eviten declaraciones públicas que "entorpezcan" una salida.

La comparecencia de Calvo, por tanto, tenía por objetivo tender la mano al diálogo, rubricar que los socialistas siguen dispuestos, aunque no desveló si hay previstas nuevas reuniones en las próximas horas. Dos, quería recalcar que la intervención de Iglesias no hacía sino obstaculizar, empeorar el agrietado clima que pervive entre las dos formaciones. "Ayudaba poco", confesó. Y tres, defender que los ministerios ofrecidos a Unidas Podemos no son "políticas decorativas nunca". Porque en un Gobierno hay políticas más "estancas", las de los departamentos de Estado (Exteriores, Interior, Justicia y Defensa), que ni los morados reclaman ni los socialistas cederán, y otras que son más del "día a día", a las que las fuerzas progresistas confieren gran importancia.

Calvo ratifica vicepresidencia para Montero y mantiene la última oferta sin dar más poder

Calvo reconoció que el PSOE dispone de solo 123 escaños, y por eso está dispuesto a tejer un Ejecutivo de coalición aun sin que sume mayoría absoluta con los morados. Pero, en línea con el insistente mensaje que repite la cúpula desde del 28-A, remarcó que "no hay alternativa". "Así que todo el mundo tendrá que asumir" que si no hay investidura el jueves, cuando se requiere solo mayoría simple, entonces persistirá el bloqueo y el país se puede acercar a elecciones. De ahí que Sánchez defendiera la reforma del artículo 99 de la Constitución para evitar situaciones semejantes y evitar para futuras ocaciones la amenaza de nuevas generales, una propuesta que ya no le afectará a él, dijo, pero que sí es de Estado y lamentó que "no se haya querido entender".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
20 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios