EL PSOE SE RESISTE A CEDER HACIENDA y TRABAJO

La vicepresidencia para Irene Montero, clave en la negociación secreta

Sánchez e Iglesias, acompañados de sus respectivos equipos, están perfilando contrarreloj las bases del que sería el primer Gobierno de las dos izquierdas en España desde la Segunda República

Foto: Irene Montero atiende a los medios hace unos días en el Congreso. (EFE)
Irene Montero atiende a los medios hace unos días en el Congreso. (EFE)

Móviles apagados y fuera de la sala de negociaciones. PSOE y Unidas Podemos ultiman un acuerdo de coalición. Las conversaciones ya están siendo pilotadas personalmente por Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, acompañados de sus respectivos equipos que durante toda la jornada del sábado perfilaron contrarreloj las bases del que sería el primer Gobierno de las dos izquierdas en España desde la Segunda República. La previsión, si no se produce un descarrilamiento de última hora, es que ambos líderes rubriquen un preacuerdo durante las próximas horas en el palacio de La Moncloa o por lo contrario se materialice un desacuerdo definitivo que, al menos el sábado, nadie decía esperar. Este domingo la discrección de las partes ha sido absoluta.

Los socialistas parecían dispuestos en un principio a ceder a la exigencia de Unidas Podemos para controlar las competencias de Asuntos Sociales. Se trataría de una vicepresidencia que ocuparía Irene Montero. Es una línea roja de la formación morada para reiniciar las negociaciones, después de que su secretario general diese un paso a un lado para facilitar el acuerdo "sin vetos". Ya rozando la medianoche, tras varias horas de negociaciones encabezadas por Carmen Calvo y Pablo Echenique, fuentes conocedoras de las conversaciones reconocían a este diario que se habían avanzado en el sentido de estas exigencias.

La vicepresidencia para Irene Montero, clave en la negociación secreta

"No están poniendo problemas", añadían otras fuentes de la formación morada respecto a la posibilidad de crear una vicepresidencia social. Optimismo moderado tras una primera jornada de intensas negociaciones. Sanidad y Educación eran ministerios que el PSOE se planteaba, por lo que queda la duda en si se integrarán bajo el paraguas de esta vicepresidencia social.

Para facilitar la consecuención de este objetivo, los negociadores de Unidas Podemos plantearon diversificar en tres el número de vicepresidencias. Se diluye así el protagonismo de los morados en el ejecutivo y se reduce el temor expresado por los socialistas a que haya "dos gobiernos en uno". Unidas Podemos ya llevaba en su programa la creación de tres vicepresidencias, con las competencias de nueva economía, ecología y feminismos. Entre los esquemas elaborados por Echenique para el reparto y reformulación de competencias de Gobierno, definiendo estructuras de poder vinculándolas a sus respectivos retos programáticos, se planteaba desagregar competencias ahora incluidas en una misma cartera, con posibilidades diversas, como por ejemplo separar Medio Ambiente de Energía.

Pablo Echenique. (EFE)
Pablo Echenique. (EFE)

A lo que sí estarían mostrando una mayor resistencia los socialistas es a que Unidas Podemos ocupe las carteras de Hacienda y Trabajo. El diputado valenciano e inspector de Trabajo y Seguridad Social, Héctor Illueca, junto a la diputada gallega y abogada laboralista, Yolanda Díaz, son respectivamente los dos nombres que los morados tenían previsto poner sobre la mesa para ocupar estos ministerios. Ya el sábado no se produjeron avances respecto a estas carteras y, nuevamente, la idea era plantear diversificar sus competencias, hasta el punto de que la propuesta de mínimos ha pasado porque Podemos tenga al menos el control de algún organismo regulador.

A tenor de los distintos esquemas para el reparto de competencias que ya había elaborado Echenique tras las elecciones generales y que guardaba en una cartera que se mantuvo cerrada hasta este sábado, la estructura del hipotético gobierno progresista entre PSOE y Unidas Podemos tendrá notables diferencias con la de los últimos ejecutivos. Medio Ambiente, otra de las carteras reclamadas por Unidas Podemos, podría separarse de Energía, manteniéndose estas competencias en manos de los socialistas. Otra de las carteras que el PSOE parece dispuesto a ceder a los morados, Cultura, también podría sufrir variaciones volviendo a separar de ella las competencias de Deportes.

De lo que no hay duda es de que los ministerios considerados de Estado (Justicia, Defensa, Exteriores e Interior) estarían en manos del PSOE. Pablo Iglesias ya trasladó en su primera reunión con Pedro Sánchez en la Moncloa tras las elecciones generales que renunciaba a ostentar estas carteras, prometiendo asimismo lealtad al ejecutivo en cuestiones de Estado. Un compromiso que posteriormente volvió a reiterar, ya en público, arrancando incluso un compromiso a su confluencia catalana, que acabó renunciando a su posiciones tradicionales respecto al referéndum pactado para abrazar las posiciones del PSC: blindar las competencias previstas en el Estatut, además de "avanzar en el reconocimiento del carácter plurilingüe del Estado" y concretar "una agenda de diálogo y desjudicialización del conflicto".

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
37 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios