LOS BARONES REVALIDARÍAN

El PSOE se garantiza Aragón con Lambán y avanza hacia un pacto en Canarias sin CC

La rápida maniobra del presidente aragonés, cerrando ya un pacto con PAR, hace inviable un acuerdo de las derechas. En las islas, los socialistas creen posible atraerse a los gomeros, que son llave

Foto: El presidente de Aragón, Javier Lambán (d), y el del PAR, Arturo Aliaga, este 7 de junio. (EFE)
El presidente de Aragón, Javier Lambán (d), y el del PAR, Arturo Aliaga, este 7 de junio. (EFE)

El PSOE podrá retener, en principio, la presidencia de todas las comunidades que se examinaron en las urnas el 28 de abril y el 26 de mayo. Lideraba seis autonomías y podrá mantener las seis, incluida Aragón, la que más peligraba, y además ganar otras dos, Canarias y La Rioja, donde las negociaciones avanzan. Igual que en Cantabria, en la que los socialistas podrían continuar apoyando desde el Ejecutivo al regionalista Miguel Ángel Revilla. Faltan semanas para que se configuren los gobiernos regionales, pero Pedro Sánchez podrá presumir de haber ampliado el ya amplio poder territorial de su partido. Aunque el gran agujero seguirá siendo Andalucía, perdida este año, y Madrid, en caso de que las conversaciones de PP, Ciudadanos y Vox no descarrilen.

En una jugada rápida y sorpresiva, el presidente en funciones de Aragón, Javier Lambán, cerró un acuerdo con el Partido Aragonés (PAR), un compromiso para formar gobierno que suscribieron las dos formaciones este viernes. Los votos de socialistas (24) y regionalistas (3) no son suficientes para lograr la investidura —la mayoría absoluta se sitúa en los 34 diputados en las Cortes autonómicas—, pero la principal función del pacto es cortar de cuajo la posibilidad de que dirija la comunidad la derecha con el apoyo de Vox. Lambán, así, se garantiza la continuidad al frente del Ejecutivo, siempre que consiga atraerse o a Ciudadanos, su opción favorita, o bien a Podemos, Chunta Aragonesista e IU. Si no se materializase un acuerdo a varias bandas, habría nuevas elecciones en el otoño.

Las urnas del 26-M dejaron un Parlamento regional complicado de gestionar. Lambán creció nueve puntos respecto a 2015 y seis escaños (de 18 a 24), pero el hundimiento de Podemos (de 14 a cinco diputados) hicieron inviable la repetición de un pacto con Chunta Aragonesista (3) e Izquierda Unida (1), los socios de la anterior legislatura. Las cuatro fuerzas de izquierdas suman 33 asientos en la Cámara, a uno de la absoluta. Lambán solo tenía como salidas o intentar atraerse al PAR (3) o bien inclinarse hacia Ciudadanos (12), con el que le sobra para alcanzar el umbral de los 34 escaños. La suma alternativa era la de PP (16), Cs (12), Vox (3) y PAR. Es decir, que en Aragón, a diferencia de lo que ocurre en otras comunidades como Madrid, la alianza de populares, naranjas y ultraderechistas no era suficiente. Las derechas tenían que echar mano de los regionalistas para completar la mayoría.

Lambán y Aliaga, líder del PAR, preferirían a Cs como socio, pero los naranjas insisten en que su prioridad es PP, pese a que ni sumarían con Vox


El presidente aragonés aprovechó la rendija que le abrió el máximo responsable del PAR, Arturo Aliaga, cuando proclamó la "incompatibilidad manifiesta" de su formación con Vox, un partido contrario a las autonomías y a las comarcas y favorable al trasvase del Ebro. Y logró atraerse a los regionalistas, fuerza que ha actuado de bisagra, con gobiernos populares y socialistas, durante años. La maniobra deja a PP, Cs y Vox sin un potencial socio imprescindible para ellos. La alternativa a la derecha se tornaba inviable. Lambán y Aliaga proclamaron su voluntad de armar un Gobierno basado en la centralidad, la moderación y la transversalidad. A partir del lunes, indicaron, buscarán definir un programa de gobierno que hoy por hoy no tiene diferencias "insalvables", sino "asperezas que limar", en palabras del barón socialista, informa Efe.

Respuesta airada de Cs

Tanto Aliaga como Lambán prefieren que los apoyos que faltan provengan de Cs, porque la estabilidad del futuro Ejecutivo se simplificaría. Pero los naranjas respondieron airados: no se sentarán a negociar con PSOE y PAR porque su opción preferente sigue siendo la de un acuerdo con el PP. "A todos aquellos que apelan a la responsabilidad de Cs para evitar un Gobierno Frankenstein del PAR con toda la izquierda, debo recordar que somos un partido de gobierno, no un servicio de teleasistencia", escribió en Twitter el candidato naranja, el periodista Daniel Pérez. Los socialistas creen que la reacción "intempestiva" de Cs obedece a que confiaban que el PP les cediese el Ejecutivo autonómico a cambio de su apoyo en las tres capitales aragonesas. "Y ahora se ven abocados a respaldar al PP sin poder presidir la comunidad", indicaban.

El PSOE puede explorar en Aragón la vía con Cs o bien buscar la suma con Podemos, CHA e IU, además del PAR. La Chunta no descarta esa vía

Fuentes próximas a Lambán señalaron a este periódico que aún es pronto para saber si Cs "entrará en razón" y se avendrá a hablar con los socialistas, porque también su decisión dependerá de lo que ordene Albert Rivera. Pero el presidente tendría otra opción a su alcance, también "complicada" pero no imposible: una suma con Podemos, PAR y CHA (35 escaños), que ya no haría necesaria la aportación de IU.

Este mismo viernes, Pepe Soro, presidente de la Chunta y consejero en funciones de Vertebración del Territorio, advertía de que no descartaba sumarse al pacto PSOE-PAR. "Descartado un Gobierno de PP-Cs-Vox-PAR y otro de PSOE-Cs, la solución es la que planteamos desde el principio, un acuerdo entre los cinco partidos [PSOE, Podemos, PAR, CHA e IU]. Hay varias posibilidades, con varios de esos partidos, no todos, en el Gobierno y el resto apoyando desde fuera con abstención o voto a favor, según los casos. Está todo muy abierto", apuntaban a este diario desde el entorno directo de Soro.

La duda, en este caso, recae sobre Podemos, que vive un momento interno delicado. "Pero es que si no encontramos una salida entre los cinco solo hay dos opciones: o se reactiva el Gobierno de la derecha y la extrema derecha o se convocan nuevas elecciones", apremiaron las mismas fuentes de CHA. El Estatuto de Aragón impone que si no hay ningún candidato que haya logrado la investidura transcurridos dos meses desde la constitución de las Cortes, se convocarían nuevos comicios. En este caso, está programado que el nuevo Parlamento se conforme el 20 de junio, por lo que el 20 de agosto sería la fecha tope para que Aragón tuviera nuevo presidente. En CHA advierten de que si no se cierra una solución a cinco, Cs puede "intentar atraerse al PAR".

Los socialistas tienen más complicado volver a gobernar Zaragoza, porque solo alcanzaría la absoluta con Cs. Allí no están ni el PAR ni la CHA

El PSOE tendrá más difícil volver a gobernar en Zaragoza. Fue la fuerza más votada, con 10 concejales, pero la suma con Podemos y Zaragoza en Común alcanza los 15 ediles, a uno de la absoluta. Pilar Alegría solo podría ser alcaldesa si se uniera a Ciudadanos, porque ni PAR ni CHA lograron representación en el ayuntamiento. Populares, naranjas y Vox podrían arrebatarle el consistorio. También las ciudades de Huesca y Teruel pueden caer para la derecha.

CC no votará a Sánchez

Los socialistas también constatan avances en Canarias. Ellos, con Ángel Víctor Torres al frente, fueron los claros vencedores y en escaños el 26-M (25 asientos de un Parlamento de 70), y ahora se orientan hacia la consecución de un acuerdo con Nueva Canarias (5), Podemos (4) y la Agrupación Socialista Gomera (3). La delegación del PSOE se reunió este viernes con los tres partidos y el lunes tiene previsto hacerlo con Ciudadanos (2). La sintonía con los morados y NC se daba por descontado, pero la duda sigue planeando sobre el comportamiento de la ASG del exsenador Casimiro Curbelo. El dirigente gomero montó su propio partido en 2015 después de que la comisión federal de listas del PSOE rechazara en febrero de ese año que repitiera como candidato a la reelección como presidente del cabildo insular por estar imputado en el caso Telaraña, que fue archivado. Cuatro años antes, en 2011, había renunciado a su escaño en la Cámara Alta después de haber sido detenido por protagonizar un incidente con la Policía tras acudir con su hijo a una sauna de Madrid en la que pudo causar destrozos.

El socialista Ángel Víctor Torres podría convertirse en nuevo presidente de Canarias con los votos de Nueva Canarias, Podemos y los gomeros de Curbelo

Curbelo, que esta semana se entrevistó en Madrid con el número tres de Sánchez, José Luis Ábalos, reconoció este viernes que comparte "muchísimas cosas" con el PSOE, formación que ha dado el visto a todas sus propuestas, la mayoría de ellas pensadas no solo para La Gomera, sino para el conjunto de las islas. No obstante, Curbelo mantiene su reunión la próxima semana con Coalición Canaria, a quien ha sostenido en los últimos años. Los socialistas, como constató el representante de las negociaciones, el secretario general grancanario y diputado electo Chano Franquis, creen que las diferencias con Podemos, NC y ASG son "perfectamente razonables" y reconducibles en encuentros posteriores.

El PSOE se garantiza Aragón con Lambán y avanza hacia un pacto en Canarias sin CC

Fuentes de la dirección del PSOE canario son optimistas confían en que finalmente la ASG acabe pactando con ellos y el pacto de izquierdas pueda cerrarse. Pero, en efecto, Curbelo tiene la llave, porque la suma con CC (20), PP (11) y Cs (2) también alcanza la mayoría absoluta. Si finalmente prospera la alternativa liderada por los socialistas, significará que CC es desalojada del poder 26 años después. Los nacionalistas canarios sientan a dos diputadas en el Congreso que podrían ser fundamentales para la investidura de Pedro Sánchez, pero su portavoz, Ana Oramas, descartó cualquier apoyo o abstención a un Gobierno de coalición con Unidas Podemos o un acuerdo programático con los morados, al margen de lo que suceda en el archipiélago.

Pedro Sánchez, con el líder del PSOE canario y candidato a la presidencia de las islas, Ángel Víctor Torres, y la alcaldable de Santa Cruz de Tenerife, Patricia Hernández, el pasado 16 de mayo. (EFE)
Pedro Sánchez, con el líder del PSOE canario y candidato a la presidencia de las islas, Ángel Víctor Torres, y la alcaldable de Santa Cruz de Tenerife, Patricia Hernández, el pasado 16 de mayo. (EFE)

Page y Vara, con mayoría absoluta

En La Rioja, la suma es más sencilla. Los 15 diputados del PSOE y los dos de Unidas Podemos suman mayoría absoluta (17), por lo que Concha Andreu podrá convertirse en la nueva presidenta de la comunidad después de 24 años de gobiernos populares. La negociación no se ha cerrado aún, pero fuentes del partido señalan que se sigue avanzando. Ahora entra en juego igualmente el Ayuntamiento de Logroño: el socialista Pablo Hermoso de Mendoza puede recuperar para su partido las riendas de la ciudad por primera vez desde 2011 con la ayuda de los morados y del Partido Riojano. En la capital las conversaciones también prosiguen a buen ritmo. Los consistorios de toda España han de constituirse el próximo sábado, 15 de junio.

En La Rioja, el PSOE avanza con Podemos para arrebatar el Gobierno autonómico al PP. Sánchez llama a Revilla para afianzar los lazos con el PRC

En Cantabria, está cerca de repetirse el pacto del Partido Regionalista de Cantabria con el PSOE. Sánchez llamó este viernes al líder de los regionalistas y presidente en funciones, Miguel Ángel Revilla, y se comprometió a presentar la próxima semana un documento que recoja las inversiones que exige el PRC para apoyar su investidura en el Congreso —el tren de alta velocidad a la capital y el estudio informativo al País Vasco o la financiación de las obras del hospital de Valdecilla— y para formalizar el pacto para el Ejecutivo autonómico. El líder socialista expresó a Revilla su "voluntad y disposición" para sacar adelante el acuerdo y defender "las inversiones pendientes del Estado", que "solo" asegurará un Gobierno cántabro en el que también estén los socialistas. El presidente en funciones se había reunido en Ferraz, antes de la llamada al líder regionalista, con el secretario general del PSOE de Cantabria, Pablo Zuloaga. De cerrarse el pacto con el PRC, Sánchez tendrá asegurado el apoyo de su diputado en Madrid, José María Mazón, para su reelección.

Pablo Zuloaga (i), Revilla (d) y la entonces ministra Meritxell Batet, en julio de 2018 en Santander. (EFE)
Pablo Zuloaga (i), Revilla (d) y la entonces ministra Meritxell Batet, en julio de 2018 en Santander. (EFE)

El extremeño Guillermo Fernández Vara y el manchego Emiliano García-Page no tendrán problema para su investidura: ambos conquistaron la mayoría absoluta por sí solos en sus territorios el 26-M. En Baleares, está garantizada la continuidad de la presidenta de las islas, Francina Armengol, porque la suma con Podemos, los nacionalistas de MÉS y Gent per Formentera supera la mayoría absoluta. En Asturias, el PSOE retendrá el Principado, en este caso con el heredero de Javier Fernández, el sanchista Adrián Barbón, que podrá apoyarse durante la legislatura en Podemos e IU.

Madrid, ¿sí o sí para la derecha?

Queda la duda con Murcia y Castilla y León. En ambas venció el PSOE, y en ambas le bastaría con el apoyo de Cs, pero la formación naranja prioriza en ambas, y en toda España, los acuerdos con el PP. En la primera, a las derechas les haría falta Vox, no así en la segunda. Solo si fracasan las alianzas a la derecha podría prosperar un entendimiento con el PSOE. Castilla y León es feudo del PP desde hace 32 años, y Murcia, desde hace 24. Madrid, la joya de la corona, también se mantendría en manos de los conservadores, aunque para conseguirlo habrán de pactar con naranjas y ultraderechistas. Pero el escenario se ha complicado en las últimas horas, porque Cs no renuncia a encabezar el ayuntamiento de la capital con Begoña Villacís al frente.

En Valencia, los socialistas, Compromís y Podemos encaran la recta final de una dura negociación. Pero nadie duda de que repetirán la izquierda y Puig

La Comunitat Valenciana celebró sus elecciones el 28-A. Esta próxima semana se celebra el debate de investidura de Ximo Puig. La negociación con Compromís y Unidas Podemos está siendo dura, sobre todo porque hay que ajustar el organigrama de gobierno para que se integren en él los morados y se visualice el avance del PSOE respecto a sus socios. Pese a las tiranteces, nadie duda de que la izquierda repetirá una nueva legislatura, informa Víctor Romero desde Valencia. No hay mayoría alternativa, porque PP, Cs y Vox no alcanzan el umbral necesario.

El PSOE se garantiza Aragón con Lambán y avanza hacia un pacto en Canarias sin CC

El PSOE avanza en las negociaciones consciente, por tanto, de que ampliará su poder territorial y de que Aragón queda garantizado, salvo que el bloqueo se instale en la comunidad y haya que acudir a nuevas elecciones. No renuncia a Madrid, la plaza con la que habría querido coronar el 26-M con Ángel Gabilondo, pero ese sueño se alejó en la noche electoral y parece que no se materializará, salvo que las derechas no logren acordar. El golpe de suerte para Ferraz no sería una excentricidad: Vox exige sentarse a negociar a tres bandas, y Cs pone como línea roja no acordar nada con el partido de Santiago Abascal. El mapa continúa dibujándose. Y tardará en definirse.

El melón sigue abierto en Navarra

La gobernabilidad en Navarra no está aún resuelta. Ni mucho menos. El PSN concluyó este viernes su ronda de negociaciones con la reunión con la delegación de Izquierda-Ezkerra, a la que antecedió el encuentro con Geroa Bai y con Podemos. Los cuatro partidos suman 23 escaños, frente a los 20 de la coalición de derechas que ganó el 26-M, Navarra Suma, pero para que la candidata socialista lograra la investidura necesitaría al menos la abstención de EH Bildu. 

Las palabras de Ramón Alzórriz, secretario de Organización del PSN, fueron semejantes a las de los días pasados: no habrá pacto con la izquierda 'abertzale' ni se dejará gobernar al candidato de Na+, Javier Esparza. Los socialistas navarros, dijo, se sienten avalados por Pedro Sánchez. Sin embargo, la dirección federal desaprueba la opción de que Chivite sea presidenta con la abstención de Bildu. Y es que para Sánchez son cruciales los dos votos que aporta Na+ (ambos de Unión del Pueblo Navarro) en Madrid. La abstención de sus dos diputados pueden resolver su investidura. 

El PSN sigue adelante con su plan porque cree que puede aglutinar esos 23 escaños. A partir de ahí, dijo Alzórriz, la responsabilidad también es de Na+, que puede abstenerse para dejar gobernar a quien agrupa más diputados, que sería Chivite. "Nuestro compromiso con la ciudadanía es firme y sigue adelante", declaró el dirigente, quien pidió "a la derecha" que deje de "utilizar Navarra cada cuatro años". "Que no nos traigan la crispación que crearon en Cataluña", señaló. También Alzórriz criticó con dureza a Esparza, al "traicionar" a Navarra y a sus socios de coalición (Cs y PP) al ofrecerse a apoyar la investidura de Sánchez. 

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios