CISMA EN PODEMOS

Errejón recaba apoyos en los territorios para dar la batalla a Iglesias desde dentro

El sector errejonista ha mostrado músculo durante estos días demostrando que una ruptura total llevaría a la organización al colapso. Su principal baza para llegar a un acuerdo de máximos

Foto: Íñigo Errejón y la portavoz del Ayuntamiento de Madrid, Rita Maestre, durante el despliegue de la bandera del Orgullo Madrid 2018. (EFE)
Íñigo Errejón y la portavoz del Ayuntamiento de Madrid, Rita Maestre, durante el despliegue de la bandera del Orgullo Madrid 2018. (EFE)

El proyecto lanzado por Íñigo Errejón bajo el paraguas de la plataforma electoral Más Madrid sigue recabando apoyos en diferentes territorios fuera de la capital. Al grupo de diputados que han aplaudido su paso adelante, tanto en el Congreso como en la Asamblea de Madrid, se han adherido públicamente, frente a las supuestas presiones de la dirección que lo habrían llevado a dejar su escaño, candidatos, algún líder territorial y excargos del partido afines a su sector. Este martes, una veintena de afines en Andalucía, entre los que destacan tres exdiputados del partido en el Congreso y ex secretarios provinciales, publicaban una suerte de manifiesto en 'eldiario.es', bajo el nombre 'Desde Andalucía por Más', saludando "la iniciativa lanzada por Manuela Carmena e Íñigo Errejón" y subrayando que "en el ciclo electoral que se va a abrir en 2019 es importante que se construyan candidaturas inclusivas para ganar el mayor número de municipios y comunidades e incluso llegar con una voz distinta a Europa".

Desde el entorno de Errejón celebran esta iniciativa, de la que aseguran no tener conocimiento de antemano ni mucho menos que la hayan impulsado, aunque reconocen que se trata de un espacio afín. No se trata de todo el errejonismo andaluz, por lo que podrían seguir incorporando firmas. Apoyos supuestamente espontáneos, sin influencia de Madrid, reiteran, como los surgidos desde Cantabria y sobre los que se ha desmarcado quien hasta hace pocas semanas era secretaria general autonómica, la también diputada en el Congreso Rosana Alonso, matizando que no trabajaba para importar marcas de otros territorios. "Si bien me parece acertado para la Comunidad de Madrid [en referencia a Más Madrid], yo no tengo nada que ver con la cuenta Más Cantabria", aclaraba a través de las redes sociales la que fuera líder territorial en esta comunidad hasta la creación de una gestora el pasado 2 de enero, que la apartó del cargo.

Desde el entorno de Errejón se insiste en que no se busca que sus afines rompan con las siglas o que se fragüe una escisión a nivel estatal

Este mismo martes, el diputado y candidato de Podemos Baleares en las próximas elecciones autonómicas, Juan Pedro Yllanes, salía en defensa de Errejón calificándolo como "la persona más sensible hacia Baleares de todos los que están en la ejecutiva de Podemos" y le agradecía públicamente la "preocupación que ha tenido siempre por Baleares". El juez en excedencia, que forma parte del consejo ciudadano estatal de Podemos tras concurrir en las listas que Errejón confrontó contra Pablo Iglesias en Vistalegre II, mantiene la hoja de ruta de concurrir a las elecciones con las siglas del partido.

El secretario general en Valencia, Antonio Estañ, también ha rechazado modificar la hoja de ruta electoral. Si bien ha comentado en una entrevista que "si Errejón no ha ido contra el código ético, no se le puede sancionar", descartaba asimismo que cargos valencianos siguiesen sus pasos para lanzar un proyecto propio al margen de la formación. Allí donde el sector errejonista controla los órganos, la voladura de puentes con la dirección estatal no forma parte de sus intenciones, al menos de momento, para dar la batalla desde dentro. A todo ello se suman las luchas internas subterráneas que venía arrastrando Podemos en varias comunidades durante los últimos meses y que recientemente han estallado, hasta el punto de derivar en expulsiones, denuncias en los juzgados y conatos de escisiones, como sería el caso, además de Cantabria, de La Rioja y Navarra.

Se intentan pactar los términos del desacuerdo si finalmente hay dos candidaturas y mantener vías de comunicación para el día después de las elecciones

Desde el entorno de Errejón se insiste en que no se está buscando que sus afines rompan con las siglas, por más que se hagan llamadas a abandonar el "patriotismo de partido", ni que se busque fraguar una escisión de Podemos a nivel nacional. Lo cierto es que todavía existe margen, aunque cada vez más estrecho, para la negociación y evitar así una confrontación electoral con dos candidaturas diferentes en la Comunidad de Madrid. La dirección estatal insiste en que Unidos Podemos se presentará a las elecciones, al igual que la dirección autonómica, pero hay sectores que esperan que se tranquilice la situación generada con el anuncio de Errejón de lanzar Más Madrid, primero, con la consiguiente reacción del secretario general, Pablo Iglesias, y de dejar su acta de diputado, después. Una tranquilidad con la que poder sentarse a negociar, aunque oficialmente se da por descartada esta posibilidad.

Conscientes de esta situación, desde Izquierda Unida se llama también a la calma y se evita tomar un posicionamiento "a la espera de cómo transcurren los acontecimientos en los próximos días". Tanto desde el entorno del líder de IU, Alberto Garzón, como de Sol Sánchez, la diputada que ha sustituido a Errejón en el Congreso, por ser la siguiente de la lista, que será la candidata en Madrid por esta organización, se deja la puerta abierta a reconducir la situación. La dirección federal es menos optimista, y reconoce serias dificultades para que la izquierda no se presente fragmentada en dos candidaturas, pero la regional muestra más esperanzas a la espera de que se aclaren los pasos que darán sus socios de confluencia.

La batalla vuelve a replegarse dentro del partido, al menos a nivel estatal, esperando a que la dirección que lidera Ramón Espinar en Madrid mueva ficha

El sector errejonista ha mostrado músculo durante estos días y una ruptura total llevaría a la organización al borde del colapso, a tan solo cuatro meses de las elecciones municipales, autonómicas y europeas. Un contexto para el que Errejón ya ha construido una pasarela y, a la espera de los acontecimientos, toma la iniciativa y se hace fuerte permitiéndose realizar llamadas públicas para que Podemos "se integre" en Más Madrid, y no al revés. De hecho, también ha evitado dejar su asiento en el consejo ciudadano estatal, el máximo órgano de decisión de Podemos entre asambleas, y reitera que sigue siendo de Podemos. La batalla vuelve a replegarse dentro de la organización, al menos a nivel estatal, esperando a que la dirección que lidera Ramón Espinar en Madrid mueva ficha.

Conversaciones discretas

El secretario general en Madrid ha apostado, conscientemente, por mantenerse en silencio desde el pasado sábado. Alejarse del ruido y trabajar con discreción, el mejor contexto para llevar unas negociaciones, ya sea para reconducir la situación o para pactar el desacuerdo. De hecho, esto último también se hace necesario si finalmente, y como todo parece indicar, salen a competir a la arena electoral dos candidatos que hasta hace días representaban al mismo partido y el mismo espacio electoral y, principalmente, porque tras las elecciones se tendrán que volver a entender.

Noelia Vera ocupará el asiento de Errejón en la Diputación Permanente, mientras que Txema Guijarro se perfila para la Comisión Constitucional

Con más o menos división, algunos puentes de comunicación y entendimiento deben quedar operativos. En esta línea, Garzón recalcaba ayer en los pasillos del Congreso la necesidad de lanzar un llamamiento a todas las fuerzas políticas del espacio a la izquierda del PSOE para rebajar los "tonos gruesos", incluso en el escenario de que se presenten varias candidaturas. Espinar no hará declaraciones públicas, por tanto, hasta que haya algo que comunicar y, de momento, todo sigue en el aire.

Mientras tanto, el grupo confederal se reestructura para cubrir los cargos que ocupaba Errejón en el Congreso tras renunciar a su escaño. Su vocalía en la Diputación Permanente la ocupará la diputada Noelia Vera, también miembro de la ejecutiva del partido y coportavoz, mientras que todavía no se ha decidido quién será el vocal en la comisión Constitucional, cargo que también ostentaba Errejón. Sin embargo, fuentes del grupo parlamentario señalan que casi con total probabilidad será el diputado Txema Guijarro, quien ha trabajado ya en la reforma de la Loreg, en la que actualmente se está trabajando en dicha comisión para modificar el voto rogado.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios