CISMA EN PODEMOS

Espinar deja en el aire su candidatura y la dirección busca alternativas a Errejón

Si bien hay voces en la dirección que trasladan que difícilmente será Ramón Espinar el cabeza de lista en la Comunidad de Madrid, desde el entorno del secretario general no se descarta nada

Foto: El líder de Podemos, Pablo Iglesias (d), junto a Íñigo Errejón (i) y el secretario general de la formación en Madrid, Ramón Espinar (c), en la sede del partido. (EFE)
El líder de Podemos, Pablo Iglesias (d), junto a Íñigo Errejón (i) y el secretario general de la formación en Madrid, Ramón Espinar (c), en la sede del partido. (EFE)

Los acontecimientos siguen precipitándose en Podemos desde que el pasado jueves Íñigo Errejón anunciase que se presentaría a la presidencia de la Comunidad de Madrid bajo el paraguas de la plataforma Más Madrid, en tándem con Manuela Carmena. Pocas horas después, Pablo Iglesias le replicaba que Unidos Podemos no renunciaría a presentar su propia candidatura, se le situaba fuera de la organización y se le pedía renunciar a su acta en el Congreso, un paso que daba este lunes. La dirección autonómica del partido asume ahora la responsabilidad de poner en marcha el proceso para definir la lista electoral, en confluencia con IU, que presentará a la comunidad, pero el secretario general, Ramón Espinar, ha evitado pronunciarse sobre si será él quien la encabece, mientras que se barajan otras alternativas para competir contra Errejón.

Todo está en el aire. Si bien hay voces en la dirección que trasladan que difícilmente será Ramón Espinar el cabeza de lista, desde el entorno del secretario general no se descarta nada. En las primarias de Podemos que ratificaron a Errejón como candidato, Espinar fue el más votado después de Clara Serra y Tania Sánchez, quienes ya han apoyado la plataforma Más Madrid y se da por descontado que concurrirán bajo las siglas que liderarán Errejón en la comunidad y Carmena en el Ayuntamiento de Madrid. Sin embargo, la dirección estatal ha sorteado en todo momento aludir a este proceso para dar por hecho que Espinar será el candidato. Más bien se ha tratado de dejar en un segundo plano esta circunstancia, al igual que el nombre del secretario general. Los relatos no acaban de converger.

El proceso está por discutir y no se ha tomado ninguna decisión, insisten desde la dirección autonómica, sobre la que la dirección estatal ha descargado responsabilidades tanto para acotar la crisis como para dejar en sus manos las decisiones a tomar respecto a la formación de una nueva candidatura.

El secretario general en Madrid mostraba su "decepción" con Errejón tras haber tomado una decisión de forma unilateral, precisamente en el momento en que estaban a punto de cerrar el acuerdo sobre los términos de la candidatura de confluencia con IU, pero sin aclarar si negociaría con él. Una puerta que ha querido dejar abierta el que fuera fundador del partido este mismo lunes. Si bien la dirección estatal daba por descartada una negociación con Errejón porque los puentes están rotos, los órganos autonómicos han optado por mantener el silencio alejándose del ruido mediático.

Tras subrayar el pasado sábado que "hemos pasado momentos muy duros, este es uno de los más duros, y nos vamos a levantar", Espinar no quiere cerrar ninguna puerta. Todavía no habría comentado a nadie sus intenciones, como matizan desde su entorno. Si decidiese dar un paso al frente, compitiendo con Errejón, el proceso de primarias celebradas el pasado mes de mayo podría avalarlo. Si se autodescarta, se realizaría un nuevo proceso de elección o ratificación. De momento todo está paralizado y en discusión, mientras se mantiene el argumentario de que "no es momento de hablar de lo que pasa entre bambalinas" ni de "dónde quiere estar o qué quiere hacer cada uno".

No será fácil competir con Errejón en una campaña electoral ni tampoco dar con el perfil idóneo para hacerlo. El tiempo juega en contra, y lo único que está claro es que el candidato, además de solvente, tiene que ser conocido. Los diputados en la Asamblea de Madrid con más visibilidad, comenzando por la portavoz, Clara Serra, son afines a Errejón. De los diputados por Madrid en el Congreso que no han saludado la nueva plataforma electoral Más Madrid, todos han concurrido en las primarias para integrar las listas en las próximas elecciones generales, que se convocaron de urgencia el pasado mes de diciembre ante la posibilidad de un adelanto electoral; o en el caso de Pablo Bustinduy, a las primarias de las europeas, saliendo elegido cabeza de lista. Descartando al secretario general, Pablo Iglesias, y a la portavoz parlamentaria en el Congreso, Irene Montero, el primero de los diputados por Madrid que podría renunciar a las listas de las generales para competir contra Errejón es el abogado y activista de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) Rafa Mayoral.

Espinar deja en el aire su candidatura y la dirección busca alternativas a Errejón

Si Espinar trasladaba este fin de semana que "hagamos lo que hagamos, lo va a decidir la gente, como siempre", y apostaba por "parar y pensar cómo construir la alternativa", Errejón daba el pistoletazo de salida a su campaña llamando a "dejar ya la fase de disputas y centrarse en lo importante". Lo hacía, sin embargo, asegurando que la renuncia a su acta como diputado no era una renuncia a que Podemos pueda integrarse en Más Madrid, al igual que IU y Equo.

Mientras tanto, desde IU Madrid se daba por roto el preacuerdo alcanzado con Podemos, según el cual Errejón sería el candidato y Sol Sánchez la número dos, la candidata de IU que paradójicamente sustituirá ahora al fundador de Podemos en su escaño, al ser la siguiente en la lista. Desde su coordinadora regional tampoco se descartaban unas negociaciones para evitar la fragmentación de las siglas a la izquierda del PSOE, emplazando "tanto a Podemos como al resto de actores políticos de la izquierda madrileña a trabajar colectiva y democráticamente para configurar una candidatura unitaria al servicio de la clase trabajadora".

Ningún actor quiere asumir la responsabilidad de romper la unidad de la izquierda. Las declaraciones en público llamando a buscar un acuerdo 'in extremis' contrastan, sin embargo, con los hechos consumados y las diferencias que han acabado por estallar estos últimos días. Con todo, y aunque las posibilidades son ínfimas, no se puede descartar en estos momentos un acercamiento para volver a reordenar las piezas del puzle en un solo tablero electoral.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
25 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios