Es noticia
Menú
Rajoy, Soraya, Cospedal, Cifuentes... lo que la convención de Sevilla se llevó en 9 meses
  1. España
muchas diferencias en la foto del partido

Rajoy, Soraya, Cospedal, Cifuentes... lo que la convención de Sevilla se llevó en 9 meses

Solo han pasado nueve meses entre la convención del PP en Sevilla y la que se celebra este fin de semana. Nadie podía imaginar todo lo que vendría después. Dimisiones y marchas

Foto: El expresidente del gobierno Mariano Rajoy (c), conversa con el presidente del PP, Pablo Casado (i). (EFE)
El expresidente del gobierno Mariano Rajoy (c), conversa con el presidente del PP, Pablo Casado (i). (EFE)

De Sevilla a Madrid. Nueve meses separan la convención que el PP, aún dirigido por Mariano Rajoy, convocaba el pasado abril de la que el partido celebra en la capital de España desde este viernes y con Pablo Casado al mando. Menos de un año y demasiadas diferencias en la imagen que las separa a ambas. Si la de Andalucía estuvo enfocada en levantar el ánimo de los cuadros y bases ante el ciclo electoral que comenzaría meses después en esa comunidad —y que sirvió para cerrar filas con Cristina Cifuentes en mitad de la crisis por su máster—, la de este fin de semana pretende abrir la batalla de las ideas y trazar una hoja de ruta que permita a los populares afrontar las elecciones de mayo y sobrevivir al intento de aplastamiento de Vox y Ciudadanos.

Nadie podía imaginar lo que ocurría poco tiempo después de aquella convención en la que María Dolores de Cospedal arengaba a la militancia: "Que no nos roben nuestras banderas", decía. La presidenta madrileña dimitió finalmente 'abrasada' por un polémico video y procesada por un delito de falsedad documental por ese máster de la Universidad Rey Juan Carlos. Rajoy abandonaba el Palacio de la Moncloa 60 días más tarde tras sufrir una moción de censura, Soraya Sáenz de Santamaría perdía las primarias del PP contra Pablo Casado en la última fase del proceso el pasado verano, y Cospedal terminó abandonando el partido por unos polémicos audios del comisario Villarejo para "no dañar" su imagen personal y la marca popular ya en noviembre.

Foto: El presidente del PP, Pablo Casado. (EFE)

Curiosamente, el único gran superviviente de la convención de Sevilla —en la que además actuó como anfitrión— es Juanma Moreno Bonilla, que llega a Madrid recién investido como presidente de la Junta, en lo que ha sido un verdadero balón de oxígeno para el PP. Con Moreno, fiel seguidor de Santamaría en la carrera por el nuevo liderazgo del PP a quien Casado optó por aguantar, la formación alcanza la presidencia de una comunidad autónoma que siempre ha sido socialista y que el PP no consiguió alcanzar ni cuando Javier Arenas ganó las elecciones (2012).

placeholder Imagen de Mariano Rajoy y Juanma Moreno Bonilla en la convención del PP de abril de 2018 en Sevilla. (EFE)
Imagen de Mariano Rajoy y Juanma Moreno Bonilla en la convención del PP de abril de 2018 en Sevilla. (EFE)

Rajoy, que también se desplazó a Sevilla a la toma de posesión de Moreno este mismo viernes, acudió por la tarde al cónclave popular como invitado para no dar pie a debates sobre su presencia. Siempre junto a su fiel amiga, Ana Pastor, no coincidió con el expresidente José María Aznar, que estuvo este sábado en la convención. Tras su marcha de la política y del partido —el pasado julio con el congreso extraordinario que coronó a Casado— el expresidente popular ha abierto una nueva etapa en su vida, ya como registrador de la propiedad en Madrid (después de un breve paso por Santa Pola) y en la que dedica tiempo a fieles y amistades en sus ya célebres comidas y sobremesas. En su reaparición en el Congreso de los Diputados, en el 40 aniversario de la Constitución el pasado diciembre, dejó claro que está fuera de todo debate dentro y fuera del PP. No quiere líos.

Sus grandes guardianas —Santamaría en el Gobierno y Cospedal en Génova— tampoco ocuparán un lugar preferente en esta convención. La primera no quiso seguir en el PP cuando Casado estructuró un nuevo equipo en el que claramente entendió que no había sitio para ella. La exvicepresidenta ganó las primarias cuando votaron los afiliados pero, en la segunda vuelta, a cargo del aparato del partido, salió victorioso el joven exvicesecretario. La reconciliación era imposible y Santamaría desaparecía después de ser considerada la mujer más poderosa de España.

placeholder Cristina Cifuentes y María Dolores de Cospedal, juntas en la convención de Sevilla. (EFE)
Cristina Cifuentes y María Dolores de Cospedal, juntas en la convención de Sevilla. (EFE)

Cospedal, que se alió con Casado en la recta final de las primarias tras caer ella en la primera vuelta, rechazó ocupar un puesto distinguido en la nueva dirección y permaneció en segunda fila como diputada. Pero el escándalo de los audios con Villarejo, que revelaron una importante guerra interna del PP con ella y Arenas como principales protagonistas, terminó con una trayectoria de décadas ligada a las siglas de la gaviota.

A pesar del relevo de los primeros espadas en el partido, la imagen de Cifuentes en la convención de Sevilla y su absoluta desaparición en la de este fin de semana es probablemente lo más chocante. "Siento el apoyo de mi partido. Si no, no estaría aquí", insistía la que antaño entró en las quinielas para liderar el PP. La todavía presidenta madrileña se ratificaba en que había cursado el máster de posgrado a pesar de que la Universidad no pudo dar una sola prueba de ello. Ella tampoco. Con su dimisión, el 'cifuentismo' se evaporó y fue la primera de muchas marchas dentro del PP. Todas muy sonadas.

Moreno Bonilla repetirá en la foto de la convención, como también lo hará el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, pieza clave para la victoria de Casado el pasado verano. Prueba de la relevancia que para el líder popular tiene el dirigente gallego es el protagonismo que le ha concedido en el programa de la convención, solo comparable al suyo y al de su número dos, Teodoro García Egea, 'hombre fuerte' de Casado. Junto a ellos permanece Javier Maroto, de su misma generación y compañero del nuevo presidente del partido en el anterior equipo directivo de Rajoy.

De Sevilla a Madrid. Nueve meses separan la convención que el PP, aún dirigido por Mariano Rajoy, convocaba el pasado abril de la que el partido celebra en la capital de España desde este viernes y con Pablo Casado al mando. Menos de un año y demasiadas diferencias en la imagen que las separa a ambas. Si la de Andalucía estuvo enfocada en levantar el ánimo de los cuadros y bases ante el ciclo electoral que comenzaría meses después en esa comunidad —y que sirvió para cerrar filas con Cristina Cifuentes en mitad de la crisis por su máster—, la de este fin de semana pretende abrir la batalla de las ideas y trazar una hoja de ruta que permita a los populares afrontar las elecciones de mayo y sobrevivir al intento de aplastamiento de Vox y Ciudadanos.

Pablo Casado Mariano Rajoy María Dolores de Cospedal Cristina Cifuentes Teodoro García Egea Soraya Sáenz de Santamaría
El redactor recomienda