COMPARECENCIA Y SESIÓN DE CONTROL

Sánchez acusa a Casado y Rivera de abrazar a Vox y movilizar la "España rancia y caduca"

"Yo combato con argumentos el independentismo, usted lo que hace es no combatir el ultraderechismo, sino abrazar sus mismos argumentos", dice el presidente al líder del PP

Foto: Pedro Sánchez, durante su comparecencia en el pleno de este 12 de diciembre. (EFE)
Pedro Sánchez, durante su comparecencia en el pleno de este 12 de diciembre. (EFE)

Andalucía se coló en Cataluña. Era de esperar. La comparecencia extraordinaria del presidente del Gobierno de este miércoles pivotaba en torno a la respuesta al desafío independentista, y sirvió para solemnizar un cierto alejamiento de ERC y PDeCAT, sin romper todos los puentes del diálogo. Pero con el resultado de las elecciones autonómicas del 2-D todavía bien fresco, y cuando PP y Ciudadanos están inmersos en plena negociación para sacar al PSOE de la Junta después de 36 años ininterrumpidos en el poder, era evidente que Pedro Sánchez agitaría esta bandera para reprochar a las dos formaciones conservadoras que no tengan reparos en apoyarse en Vox.

Sánchez se dirigió primero a Pablo Casado, en un tono áspero después de que apreciara en el jefe de los populares un estilo "faltón". Apelar a la aplicación de un "155 perpetuo" no hace más que visibilizar, a su juicio, la "vacuidad" de su proyecto, "su fracaso". Enseguida engarzó con la formación extremista: "Usted, [Albert] Rivera y [Santiago] Abascal tienen un mismo ventrílocuo, José María Aznar, con distintas tonalidades". El jefe del Ejecutivo asimilaba así a las tres fuerzas, a las que llamaba la semana pasada "el consorcio de las derechas".

Sánchez diferenció entre la moción de censura que él ganó y que tuvo como desembocadura la salida de Mariano Rajoy del poder —se "apelaba a la responsabilidad de todos los grupos" para sacar la "corrupción" del PP de la política—, y la investidura que está fraguándose en Andalucía, porque ahí sí pasa por un acuerdo. "¿Qué negocian en Andalucía?", inquirió. Reprochó al candidato popular, Juanma Moreno, que dijera que su única "línea roja no es la Constitución o la defensa de la igualdad, sino la Presidencia de la Junta".

Escuche menos a su ambición y más a la derecha europea que se siente orgullosa de no pactar con la ultraderecha", dice a Rivera


"¿Y usted, señor Casado, está de acuerdo o no, como Vox, en que el aborto deba salir de la cobertura de la sanidad pública, está de acuerdo o no en derogar la ley de violencia de género porque 'desprotege' al hombre? [...]. Yo combato con argumentos el independentismo, usted lo que hace es no combatir el ultraderechismo, sino abrazar sus mismos argumentos", dijo al jefe del PP. Ya le auguró que por ese camino no tendrá éxito: Aznar, recordó, ganó en 1996 "hablando catalán en la intimidad" e invocando a Manuel Azaña, y no asimilándose a la extrema derecha. "Cavar en el mismo agujero", le vaticinó a Casado, "no le llevará a ningún lado". "Cuando habla de Cataluña o de inmigración lo que está haciendo es darle votos a Abascal y a Rivera, y la primera prueba la ha tenido en Andalucía".

Al líder conservador le afeó asimismo su "incoherencia" por defender que gobierne la lista más votada y llamarle "presidente ilegítimo" por no haber ganado las generales, cuando ahora se dispone a gobernar Andalucía pacto con Vox mediante. Le vale "cualquier cosa".

El ejemplo de Suecia

Pero Sánchez se centró más en el jefe de Ciudadanos, a quien está más incómodo con Vox. Le advirtió de que ya que Casado "se ha echado en brazos" de Vox, "una escisión del PP", lo mejor sería que Cs no hiciera lo mismo y cometa "un error histórico pactando con la ultraderecha". "Se lo digo como amigo", le espetó con ironía. Lejos quedan los tiempos ya en que ambos eran socios de legislatura. Eso fue en 2016. El presidente trajo a la Cámara lo que está ocurriendo ahora mismo en Suecia, donde las derechas europeas han puesto "un cortafuegos" a la extrema derecha. Es la dinámica de otros países en Europa, recordó. "Escuche menos a su ambición y más a la derecha europea que se siente orgullosa de no pactar con la ultraderecha".

Sánchez apelará a la "España moderada y sensata", que defiende los derechos y libertades y el proyecto europeo. Cs no, tras su "pacto vergonzante"

El presidente se defendió asimismo del argumento recurrente de que gobierna solo con el respaldo de Unidos Podemos y los independentistas. Dio una cifra: de los 15 reales decretos leyes convalidados en el Congreso, Ciudadanos "ha apoyado 10", y en otros tres se abstuvo. "A ver si va a resultar que está apoyando al Gobierno aunque usted no se dé cuenta", ironizó. Y ya que Cs pide tanto ir a generales, siguió, el PSOE apelará a la "movilización de la España sensata, moderada, que defiende los derechos, libertades y el proyecto europeo". Los naranjas, tras su "pacto vergonzante con las derechas en Andalucía", solo podrá después pedir el voto a la "España caduca y rancia" que no reivindica los "derechos conseguidos" en 40 años de democracia. De nuevo, Sánchez se coloca en el centro del tablero, en la "moderación".

Sánchez acusa a Casado y Rivera de abrazar a Vox y movilizar la "España rancia y caduca"

Sánchez hizo el ejercicio de intentar poner a Rivera contra la espada o la pared: "¿Macron o Le Pen? ¿Merkel o Salvini? ¿Valls o Vox? Esa es la cuestión". Y ante la advertencia del líder de Cs de que lo ocurrido en Andalucía (el desalojo del PSOE del poder) es un mero "preludio", el presidente lanzó el aviso: "Que los sepa toda España: si es por Ciudadanos, el PP, Cs y Vox gobernarán en todas las instituciones públicas". Todo ello antes de reclamar a las dos formaciones que digan "con luz y taquígrafos qué pactan" con el partido de Abascal.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
17 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios