"Hay una clara voluntad de acuerdo"

PP y Cs dejan clara su intención de desalojar al PSOE del Gobierno de Andalucía

Dan a entender que cuentan con los votos de Vox, pero no escenificarán negociaciones con este partido. El plan es tener acuerdo en puertas de la constitución del Parlamento, el 27 de diciembre

Foto: Los equipos negociadores de Partido Popular y Ciudadanos, encabezados por el presidente del PP andaluz, Juanma Moreno (i), y el líder regional de Ciudadanos, Juan Marín (2d). (EFE)
Los equipos negociadores de Partido Popular y Ciudadanos, encabezados por el presidente del PP andaluz, Juanma Moreno (i), y el líder regional de Ciudadanos, Juan Marín (2d). (EFE)

Rostros de felicidad, relajación, nada de líneas rojas, ambiente de acuerdo total bordeando cualquier letra pequeña o reparto de cargos. La primera reunión para formar el futuro Gobierno de Andalucía acabó con amplias sonrisas y una cosa clara: mucho se tiene que torcer la negociación para que el PSOE no salga en pocos días de San Telmo. Tanto Juan Marín (Cs) como Juanma Moreno (PP) comparecieron, por separado, ante la prensa con el mismo mensaje: "Hay una clara voluntad de acuerdo".

PP y Cs dejan clara su intención de desalojar al PSOE del Gobierno de Andalucía

La cita, que se celebró en el Parlamento andaluz, sirvió para pactar cómo se desarrollarán las negociaciones, pero sobre todo para poner en escena que habrá un nuevo Gobierno de coalición de PP y Cs en Andalucía. Los equipos negociadores sumaron ocho personas. Por el PP, Juanma Moreno, Teodoro García Egea, Javier Maroto y Loles López. Por Cs, Juan Marín, José Luis Villegas, Marta Bosquet y Ana Llopis.

La primera toma de contacto gozó de mucha solemnidad. La cita se alargó una hora y media y las comparecencias se produjeron de pie, ante las banderas, en el salón de usos múltiples del Parlamento andaluz, el mismo que ha acogido las últimas tomas de posesión de los presidentes de la Junta.

PP y Cs empezarán por los cimientos. O así quisieron escenificarlo. Quisieron dejar claro que no estaban allí para repartirse sillones y cargos, aunque en definitiva eso sea crucial y el broche. Unos equipos técnicos empezarán una negociación programática, sobre medidas concretas que marcarán la acción del futuro Ejecutivo. Esa guía de gobierno abordará la regeneración democrática y la limpieza de las instituciones, la reactivación económica, haciendo hincapié en la nueva política fiscal que ambos llevaban en sus programas, y los servicios públicos esenciales.

La próxima cita será el lunes 17. Ahí esperan tener ya las líneas maestras y a partir de entonces empezarán a hablar, dicen, de la formación del Gobierno y la composición de la Mesa. Aquí está el meollo de la cuestión. El reparto del pastel. PP y Cs dejaron claro que la negociación se limitará a estos dos partidos. Sin embargo, ambos saben que si quieren que la presidencia del Parlamento andaluz no quede en manos del PSOE, no les basta con prestarse votos entre ellos dos. Tampoco basta un acuerdo a dos para que salga el Gobierno andaluz. Necesitan a Vox de forma activa dándoles votos y no de mero espectador.

Si los socialistas llegan a un acuerdo con Adelante Andalucía y PP y Cs no tienen un acuerdo cerrado con Vox para que sus 12 diputados les presten apoyos, el Parlamento podría quedar en manos socialistas. Eso supondría que habría un Gobierno de coalición de 47 diputados con el Parlamento ejerciendo como contrapoder. Complicaría mucho la vida del Ejecutivo. Exactamente como ocurre en el Congreso.

Marín dejó claro que Cs tejerá un cordón de seguridad frente a Vox y que Albert Rivera no quiere que le salpique un pacto con el partido de Santiago Abascal. Ciñó la negociación de Cs al PP. Eso sí, si otros quieren prestar sus votos, dijo, pues bienvenidos sean. Es el mismo discurso que enarboló Pedro Sánchez con el voto de los independentistas catalanes y Bildu para llegar a Moncloa.

En una línea parecida, Juanma Moreno también limitó la negociación a Cs y aseguró que Vox ya ha "expresado su plena voluntad de apoyar cualquier cambio en Andalucía". Es decir, dejó caer que cuentan con los votos de Vox pero que no escenificarán reuniones ni acuerdos con este partido. Para que salga adelante el Gobierno de PP y Cs, necesitarían al menos cuatros votos a favor de los 12 diputados de Vox.

En la Mesa del Parlamento, PP y Cs tendrán cuatro representantes, frente a tres del PSOE, y estarán todos los partidos, aseguró Marín, lo que supondría crear dos vocalías sin voto para Adelante Andalucía y Vox. Esta encrucijada la deberá resolver el letrado mayor de la Cámara, que aún no se ha pronunciado.

Adelante Andalucía insiste en que no tienen nada que negociar a solas con el PSOE. Sin embargo, fue un día desconcertante, muy errático, en el que hubo mensajes contradictorios de los líderes de esta formación respecto a la posibilidad de negociar con el PSOE. Mientras el portavoz, Pablo Pérez Ganfornina, daba una rueda de prensa, la candidata, Teresa Rodríguez, se dedicaba a reescribir en Twitter lo que había dicho su portavoz.

Si efectivamente Adelante Andalucía decide quedarse al margen de todas las negociaciones, los socialistas tendrán muy complicado hacerse con el poder en el Parlamento. Con todo, sería ingenuo confiarse, porque el PSOE lleva 36 años gobernando en Andalucía, sus diputados conocen los entresijos del poder a la perfección y la única manera de quitarse el amargo sabor de una victoria electoral que es una derrota sería haciéndose fuertes en la Cámara, así que quedan por delante días de mucha negociación y lo más interesante será lo que ni cuenten ni se haga con sonrisas y abrazos ante las cámaras. Eso todos lo saben.

Elecciones Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
20 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios