VALORACIÓN TRAS EL VUELCO ELECTORAL

Ciudadanos prioriza el pacto con PP y PSOE pero ya no descarta "ningún otro escenario"

La cúpula naranja se reunió para analizar los resultados. Lanzan su candidatura y piden apoyo a PP y PSOE. Eso sí, José Manuel Villegas reconoce que no pueden descartar nada

Foto: El candidato a la Junta de Andalucía por Ciudadanos, Juan Marín (C), junto a Albert Rivera e Inés Arrimadas. (EFE)
El candidato a la Junta de Andalucía por Ciudadanos, Juan Marín (C), junto a Albert Rivera e Inés Arrimadas. (EFE)

La ejecutiva permanente de Ciudadanos se reunió esta mañana en Sevilla para analizar en profundidad los resultados electorales en Andalucía en lo que fue una jornada histórica en esta comunidad. Un vuelco electoral que nadie esperaba, que ninguna encuesta había pronosticado y que supuso el descalabro más absoluto del socialismo de Susana Díaz y la posibilidad, por primera vez desde que hay democracia, de que se consume un pacto del centro derecha. Albert Rivera presidió la reunión de su formación acompañado por el líder andaluz y candidato a la Junta, Juan Marín, con el objetivo de fijar la estrategia y los próximos movimientos por los que apostarán. Lo que está claro es que Ciudadanos va a luchar, al menos de momento, por una candidatura liderada por Marín y quieren contar con el apoyo de PSOE y PP. Eso sí, el secretario general, José Manuel Villegas, reconoció que en estos momentos "no se puede descartar ningún escenario" ante las preguntas por la vía más obvia con los resultados en la mano: un pacto entre PP, Cs y Vox.

La carta de presentación en la que se escudan para lanzar su propuesta pasa por ser el partido que más crece en Andalucía. Este domingo subió una posición, hasta la tercera fuerza, pasando de nueve escaños que obtuvo en 2015 a 21. Un total de 12 diputados más, frente a los 14 que perdió el PSOE y los siete que se dejó el PP de Juanma Moreno. En la formación naranja, explican fuentes de la cúpula, entienden que están “perfectamente legitimados” para presentar una candidatura y pedir el apoyo a socialistas y populares. Así lo abordaron en la ejecutiva de hoy, poniendo sobre la mesa el apoyo que los naranjas dieron a Díaz durante la pasada legislatura y recordando que son los peores resultados que el PSOE ha obtenido en las urnas.

Ciudadanos prioriza el pacto con PP y PSOE pero ya no descarta "ningún otro escenario"

Ese argumento será el que sostengan también de cara a convencer al PP. Entienden que “perder 24 escaños en los últimos cuatro años” resta legitimidad al PP, aunque hayan conservado la segunda plaza. El trasfondo real de este acuerdo es otro. Según explican fuentes del partido, Ciudadanos pretende sostener que su candidatura puede ser la que más consenso aglutine si realmente los socialistas apuestan por que Vox no tenga ningún poder de decisión. En este sentido, apelarán a las declaraciones de la propia presidenta de la Junta en funciones —respaldadas desde Ferraz— sobre armar “un frente constitucionalista” en Andalucía. De hecho, Villegas aprovechó su comparecencia para lanzar también esa idea: “Son el PP y el PSOE los que si no actúan con responsabilidad les pueden dar la llave de la gobernabilidad a otros partidos”, en clara alusión a la formación de Santiago Abascal.

El partido naranja, en todo caso, sabe que el escenario que pretende es muy complicado. “No va a ser fácil, pero lo vamos a hacer. En Andalucía va a haber cambio, con un nuevo partido, nuevas políticas y nuevos políticos. Nada va a seguir igual”, comenzó explicando el número dos de Rivera en la sede del partido. En todo caso, dejó claro que la suya es la propuesta “que priorizan” (el pacto con populares y socialistas), aunque reiteró una y otra vez que “la complejidad de la situación no escapa a nadie”, y llegó a decir: “Ya veremos qué pasa”.

En realidad, Ciudadanos apuesta una vez más por la fórmula de que los tres grandes partidos constitucionalistas deben llegar a un acuerdo amplio y postulan a Marín como el gran artífice de este pacto. Se trata de replicar el modelo utilizado en las pasadas generales y el que se pretendía en Cataluña tras las elecciones del 21-D que ganó Inés Arrimadas, y que nunca llegaron a proponer precisamente por la imposibilidad aritmética. “Esa es la principal diferencia con Cataluña. Allí, pese a ganar, no sumábamos. En Andalucía sumamos y se puede hacer”, insisten fuentes de la cúpula naranja.

Cs intenta apostar por la fórmula de siempre: sumar con PP y PSOE. Luchará por liderar el cambio como el partido "más legitimado", el que más crece

Ante las insistentes preguntas sobre si descartan un pacto en el que esté Vox, el dirigente naranja reconoció que en este momento se veía “incapaz” de descartar ningún escenario. “Podemos plantear muchas pantallas, muchas hipótesis. Estamos a menos de 24 horas, se ha cerrado una etapa”, aseguró. En todo caso, el miércoles Ciudadanos ha convocado la reunión de su ejecutiva nacional para trazar una estrategia sólida en el corto y medio plazo.

La candidata del PSOE-A a la presidencia de la Junta de Andalucía, Susana Díaz (c). (EFE)
La candidata del PSOE-A a la presidencia de la Junta de Andalucía, Susana Díaz (c). (EFE)

La cuestión es que desde el PP de Moreno Bonilla entienden que es él quien debe encabezar la opción de cambio: por ser la segunda fuerza y al descalabro electoral (perdieron siete escaños), siguen estando cinco por encima de Ciudadanos. En votos, no es una cifra muy sustancial: menos de 90.000 votos separan a populares y centristas en la comunidad más poblada de España. Aunque, eso sí, la participación en estas elecciones dejó mucho que desear: poco más del 58% acudió a votar.

La suma más obvia (PP, Cs y Vox) tendrá que esperar. Cuando llegue, que llegará, los de Rivera podrán explicar que su plan A fracasó

El partido de Rivera insistirá en que un partido “en descomposición” como es el PP no puede liderar el cambio en Andalucía. Fuentes de la cúpula naranja reconocen que las negociaciones aún no han empezado y pueden alterarse por el camino. Pero su punto de partida será lanzar la candidatura de Marín y sondear a PP y PSOE. A partir de ahí, el juego de pactos empezará.

El candidato de Ciudadanos a la presidencia de la Junta, Juan Marín. (EFE)
El candidato de Ciudadanos a la presidencia de la Junta, Juan Marín. (EFE)

La suma PP, Cs y Vox

Y más allá de la estrategia que Ciudadanos lance en un primer momento, la aritmética poselectoral deja una vía muy clara encima de la mesa. Por primera vez en 36 años, la alternativa al Partido Socialista suma en esta comunidad autónoma. Más todavía: el PSOE no suma con ningún partido por sí mismo. Ni con Adelante Andalucía, la opción liderada por Teresa Rodríguez que fusionó Podemos e Izquierda Unida, ni tampoco con Ciudadanos. Es decir, el pacto entre PP, Cs y Vox está más vivo que nunca y más vivo que nada. Juntos (59) superan ampliamente el corte de la mayoría absoluta: 55 escaños. Esta es la verdadera encrucijada de Ciudadanos. Después de hacer una campaña electoral ignorando por completo a la formación de Santiago Abascal (partido que ni menciona por su nombre), se verá en la tesitura de un probable pacto. Ahora ya no descartan ningún escenario.

Eso sí, cuando llegue este supuesto —que con toda probabilidad llegará—, Ciudadanos podrá enseñar la carta por la que apostó desde el principio y explicar que fracasó su plan A: el pacto con PP y PSOE. Ese es otro de los objetivos de la hoja de ruta que desde este lunes diseña la ejecutiva naranja.

Consulte los resultados, municipio a municipio

Elecciones Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
65 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios