la mesa del congreso estudiará sanciones

¿A qué sanciones podría enfrentarse el diputado acusado por Borrell de escupirle?

De confirmarse la versión de Josep Borrell, se abre un abanico de sanciones que va desde la suspensión temporal de los derechos como diputado hasta implicaciones económicas para ERC

Foto: El diputado de ERC Jordi Salvador
El diputado de ERC Jordi Salvador

Los nueve diputados de ERC en el Congreso han abandonado sus escaños cuando la presidenta de la Cámara, Ana Pastor, ha ordenado la expulsión de Gabriel Rufián por insultar a Josep Borrell durante la sesión de control al Gobierno celebrada este martes. "Este es el lugar donde se argumenta con la palabra, no donde se escupe a los diputados", ha sorprendido el ministro señalando con el dedo a Jordi Salvador cuando pasaba a su lado. Minutos después, el representante soberanista se ha defendido, rechazando la agresión: "Sólo he hecho 'buffff'. Jamás escupiría a nadie".

[¿Quién es el diputado de ERC Jordi Salvador?]

"No voy a hacer la anatomía del escupitajo, se giró y me escupió", ha reiterado Borrell a los medios para describir un incidente que, en cualquier caso, no se aprecia con claridad en las imágenes de televisión. Fuentes parlamentarias han asegurado que la presidenta del Congreso, Ana Pastor, no ha visto el gesto, aunque llevará el incidente a la próxima reunión de la Mesa para que analice si se puede aplicar alguna sanción.

¿Qué sanciones puede acarrear un escupitajo?

De acuerdo al reglamento del Congreso, "los diputados están obligados a adecuar su conducta a la normativa", así como a "respetar el orden, la cortesía y la disciplina parlamentarias". En caso de incumplir estos supuestos, la Mesa podrá privarle "de alguno o de todos los derechos", entre los que se incluyen el voto durante las sesiones parlamentarias y la asistencia a las comisiones, según recoge el artículo 99. Un acuerdo motivado de la Mesa "señalará la extensión y la duración de las saciones", que podrán extenderse también a la asignación presupuestaria que recibe el partido en cuestión.

Por su parte, la presidenta tiene potestad directa para prohibir la asistencia a "una o dos sesiones" si el diputado no respeta el decoro parlamentario y necesitará la aprobación por parte de la Cámara —en sesión secreta y con intervenciones de los grupos por medio de sus portavoces— si persiste en su actitud, si se niega a abandonar el salón de sesiones, o bien si porta armas dentro del recinto.

Si la Mesa considera que la causa de la sanción pudiera ser constitutiva de delito, la presidenta trasladaría el asunto a instancias judiciales. En función de las pruebas, un tribunal puede considerar que un escupitajo atenta contra el honor o bien absolver al acusado.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios