ABRONCADA SESIÓN DE CONTROL

Borrell: "Un diputado que acompañaba a Rufián se ha girado y me ha escupido"

Fuentes del grupo socialista rebajan estas acusaciones asegurando que solo se produjo un "ademán de escupitajo"

Foto: En la imagen, el momento en el que diputado de ERC, Jordi Salvador, pasa por delante de Borrell.
En la imagen, el momento en el que diputado de ERC, Jordi Salvador, pasa por delante de Borrell.

Gran bronca en el Congreso la que han protagonizado el republicano Gabriel Rufián y el ministro de Exteriores Josep Borrell. El primero de ellos ha acabado siendo expulsado por la presidenta, Ana Pastor, tras llamarlo tres veces al orden. Pero la cosa no acabó ahí. "Cuando salía una línea de diputados que acompañaban al señor Rufián, ciertamente, uno de ellos se ha girado y me ha escupido", ha explicado acto seguido el ministro de Exteriores en los pasillos del Congreso. No pudo identificar quien fue, aunque sostiene que "directamente se giró y me escupió".

Borrell: "Un diputado que acompañaba a Rufián se ha girado y me ha escupido"

Algunas fuentes han apuntado al diputado Jordi Salvador como autor del supuesto escupitazo que se ha apresurado a confirmar Borrell. Sin embargo, fuentes del grupo socialista rebajaban estas acusaciones asegurando que solo se produjo un "ademán de escupitajo".

Para Borrell, en referencia a los calificativos de Rufián, quien lo llamó "hooligan" y utilizó el calificativo de "fascista", aunque apelando a Ciudadanos, "esas cosas no deberían pasar. La presidenta ha estado muy bien. Yo fui presidente del Parlamento Europeo y, ciertamente, allí no se tolerarían comportamientos como este y la presidenta ha controlado la situación muy bien, haciendo y diciendo lo que ha dicho". El propio Borrell acusó a Rufián de vertir sobre el hemiciclo una "mezcla de serrín y estiércol". Una forma de descalificar lo que se dice, defendió posteriormente el titular de Exteriores, "no un insulto personal".

La presidenta Ana Pastor anunció a la Cámara durante el debate que retiraría de las actas las palabras "fascista" y "golpista", que durante las últimas sesiones y plenos se han convertido en protagonistas. Este martes, de hecho, llegaban a su punto culmen cuando el portavoz de ERC, Joan Tordà, se dirigió a Albert Rivera para anunciarle que "tristemente" había cruzado el Rubicón y que desde ese momento le llamaría "fascista" cada vez que el líder de Ciudadanos llamase a los suyos "golpistas".

El brusco tono del debate hizo que pasase desapercibido el hecho de que el diputado popular Rafael Hernando llamase "deleznable" a la vicepresidenta Carmen Calvo. Nadie pidió que se retirase este descalificativo del diario de sesiones.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
20 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios