DURANTE LA sesión de control

Rufián consigue ser expulsado del Congreso después de cubrir de insultos a Borrell

Ana Pastor expulsa al diputado republicano del Congreso tras una agarrada con el ministro

Foto: El diputado de ERC Gabriel Rufián, saliendo del hemiciclo ante la mirada de Josep Borrell. (EFE)
El diputado de ERC Gabriel Rufián, saliendo del hemiciclo ante la mirada de Josep Borrell. (EFE)

Después de más de dos años de insultos y desplantes en lo que va de legislatura, el diputado de ERC Gabriel Rufián logró su objetivo de ser expulsado del Congreso de los Diputados. El parlamentario independentista se empleó en el pleno de control en cargar contra el ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, como "el más indigno de la historia de la democracia española" y "una vergüenza para el grupo socialista". Hasta le 'acusó' de pertenecer a Sociedad Civil Catalana, para el representante de los republicanos una organización "de extrema derecha" por plantar cara al secesionismo.

Rufián perseveró después en la bronca al llamar "fascistas" a los diputados que acusan de golpismo a los dirigentes de ERC y PDeCAT, y siguió haciendo continuos aspavientos desde su escaño aunque no tenía la palabra, puesto en pie y señalando con el dedo a los demás diputados.

El diputado independentista también dijo que el jefe de la diplomacia española se había mofado de su jefe, Oriol Junqueras, en un mitin. Además, aprovechó para meterse con los diputados de Cs por llamar golpistas a los responsables de la Generalitat de la intentona separatista del otoño pasado: "Cada vez que el grupo parlamentario de Ciudadanos nos llame golpistas, les recordaremos los tiros que hay en este techo [los de Tejero] y les llamaremos fascistas".

Rufián fue llamado al orden en dos ocasiones por la presidenta del Congreso, pero persistió en su número hasta que Ana Pastor tuvo que expulsarlo del hemiciclo para que el ministro pudiera hablar y continuar la sesión. Cuando Rufián abandonó el escaño y sus compañeros de ERC le siguieron, continuó la bronca. El amonestado aplaudía a los demás diputados al bajar la escalera y cuando sus compañeros enfilaron el pasillo de salida y pasaron al lado del banco del Gobierno, desde el grupo socialista advirtieron de que alguno de los separatistas les había escupido, versión de los hechos que luego se quedó en "ademán de escupir".

Borrell se había limitado en su primera intervención a responder a Rufián con ironía. Como le preguntaba en genérico por la labor del ministerio, comentó que como lo que le interesaba de verdad era la relación con Flandes, informaba que "la relación con el Reino de Bélgica también es muy buena". Borrell pudo concluir su intervención, después de escuchar los "sólidos argumentos de política exterior" de Rufián, con la sentencia de que el diputado de ERC había vertido sobre la Cámara "la mezcla de serrín y estiércol, que es lo único que sabe producir".

Una vez que los diputados de ERC se fueron, Ana Pastor tomó la palabra para anunciar a la Cámara que iba a ordenar que se suprimieran de la actas de la sesión las acusaciones de fascistas y golpistas que se habían pronunciado. Ese término de golpismo es habitualmente utilizado por los dirigentes y diputados del Partido Popular y de Ciudadanos para definir el intento de violación del marco constitucional promovido por Puigdemont y Junqueras desde la Generalitat catalana en septiembre y octubre del pasado año. De hecho, los independentistas encarcelados están en prisión acusados de los delitos de rebelión y sedición.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
136 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios