SESIÓN DE CONTROL EN EL SENADO

Sánchez sale a la ofensiva y siembra dudas sobre la tesis del jefe del PP en el Senado

El presidente reta a Cosidó a enseñar su trabajo doctoral si no tiene nada que ocultar y enumera los casos de senadores populares a los que se podría pedir la dimisión por actitudes irregulares

Foto: Pedro Sánchez, durante su intervención en la sesión de control en el Senado, este 23 de octubre. (EFE)
Pedro Sánchez, durante su intervención en la sesión de control en el Senado, este 23 de octubre. (EFE)

Hasta ahora, el presidente del Gobierno se había situado a la defensiva en las diversas acusaciones sobre su tesis. Pero Pedro Sánchez ha cambiado el chip. Pasa al ataque. Lo hace sembrando dudas, que ya habían sido publicadas, sobre el trabajo doctoral del portavoz del PP en el Senado, Ignacio Cosidó. También recordando a los conservadores que no pueden dar lecciones de regeneración democrática cuando tienen en la Cámara Alta a compañeros de partido señalados por casos de corrupción o por comportamiento no ejemplar.

Precisamente eso, la regeneración democrática, fue el hilo conductor de la pregunta de Cosidó al jefe del Ejecutivo en la sesión de control de este martes en el Senado. Un cajón de sastre en el que cabía la tesis del presidente, sí, pero también la recriminación por el hecho de que Pablo Iglesias actúe de "testaferro" o la acusación de que el mandatario socialista dirige un "Gobierno marioneta de Podemos mendigando los votos a los independentistas". "Nosotros vamos a regenerar la vida democrática. Si ustedes quieren degenerarla, será su problema", remachó el presidente.

Sánchez sale a la ofensiva y siembra dudas sobre la tesis del jefe del PP en el Senado

Estaba claro que Cosidó iba a sacar a relucir la cuestión de la tesis del presidente. Para este 23 de octubre, de hecho, estaba prevista la comparecencia monográfica de Sánchez en el Senado para hablar de ella, pero el jefe del Ejecutivo se revolvió y se negó, alegando que no quería contribuir a desprestigiar la institución, a hacer de la política un "lodazal", y también que no le obliga el reglamento de la Cámara Alta. Además, este miércoles la Mesa aceptó la creación de una comisión de investigación sobre el trabajo doctoral de Sánchez con los únicos votos a favor del PP. Para el portavoz popular, que el líder socialista no acuda a explicarse al Senado es una muestra del "escaso talante democrático que en el fondo le caracteriza". "Lo que quizá está embarrado es su Gobierno, empezando por usted", señaló Cosidó, echándole a la cara que en la moción de censura señaló el ejemplo de Alemania, país en el que los ministros dimitían por plagiar sus tesis. "¿Por qué no se aplica lo que pide para los demás?", le lanzó, insistiendo en que "hay una gran mayoría de españoles que piensa que ha hecho trampas" con su trabajo académico.

El PP dice que la mayor "vergüenza democrática" es un Gobierno "marioneta de Podemos mendigando los votos del independentismo"


"No sé si llamarlo señor Cosidó o doctor Cosidó", replicó con sorna el presidente, que enseguida le retó a hacer pública su tesis y se preguntó cómo era posible que parte de los miembros del tribunal fueran miembros del PP o que la defendiera el 1 de enero de 1994, como figura en la base de datos Teseo.

602 páginas

El portavoz del PP no pudo replicarle desde su escaño porque ya no tenía turno, pero en los pasillos del Senado indicó que su tesis ('La economía de la Defensa en España, 1982-1992') está publicada y se puede consultar. Su grupo se encargó de que los periodistas pudieran echarle un vistazo y comprobar cómo sí contiene referencias y está editada con uno de aquellos ordenadores antiguos. El trabajo se compone de 568 páginas y 34 más de bibliografía, hasta las 602 totales. El trabajo no está subido a internet porque es de comienzos de los noventa y no se ha reconvertido, pero sí se publicó por la editorial Eudema y se hicieron hasta mil ejemplares.

Cosidó enseña su tesis de 1994 y dice que está publicada aunque no digitalizada y considera "una bajeza" que se cuestione al tribunal que le evaluó

El dirigente conservador tachó de "gran bajeza" que Sánchez criticara a los catedráticos que examinaron su ensayo, algunos de los cuales, el historiador y exconcejal de UCD Javier Tusell y el exministro de UCD y exdiputado del PP Luis Gámir, han fallecido. Además de ambos, integraban el tribunal de tesis el exministro popular Cristóbal Montoro —que en 1993 acababa de ser elegido parlamentario del PP—, el historiador Florentino Portero y Juan Gómez Castañeda, catedrático de Economía Aplicada de la Complutense. La indicación de del 1 de enero de 1994 se debía a que en aquella época no se digitalizaban las tesis y aparecían sistemáticamente con "la fecha de creación del registro" Teseo. La suya se presentó a finales de 1993 aunque la leyó a principios del año siguiente. El Grupo Popular señaló posteriormente que la tesis de la vicepresidenta, Carmen Calvo ('El derecho de enmienda en la producción de la ley'), figura como leída el 1 de enero de 1987. Era, para los conservadores, la prueba del nueve.

Cosidó extendió las acusaciones al resto del Gobierno: dos ministros dimitieron en los primeros cien días, recordó —Màxim Huerta y Carmen Montón— y ahora hay otros cuatro "tocados": la de Justicia, Dolores Delgado, reprobada en las dos Cámaras; el de Ciencia, Pedro Duque, por su sociedad patrimonial; la de Educación, Isabel Celaá, por sus propiedades inmobiliarias, y el de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, por el presunto uso de información privilegiada. Pero el "mejor ejemplo de degeneración política" y de "vergüenza democrática", siguió, es que su "testaferro" Pablo Iglesias, intente "negociar" los Presupuestos con Oriol Junqueras en la cárcel de Lledoners y ahora quiera hacerlo con un "fugitivo" como Carles Puigdemont. El Ejecutivo es, pues, "una marioneta de Podemos mendigando los votos del independentismo".

Sánchez: "Regenerar la vida democrática no es rebajar la calidad de las instituciones al bajo nivel con el que ustedes están ejerciendo la oposición"

Sánchez respondió que su Gobierno ha hecho "muchas cosas" desde la moción de censura. Así, se han publicado las declaraciones de bienes de los altos cargos, cosa que no se hacía desde 2014, ha levantado el veto a 44 proposiciones de ley de la oposición, o ha demandado al Consejo de Estado que elabore una propuesta para limitar los aforamientos de los políticos. "Regenerar la vida democrática no es rebajar la calidad de las instituciones al bajo nivel con el que ustedes están ejerciendo la oposición y que es impropio de un partido de Gobierno", afeó. Y, como hiciera la semana pasada en el Congreso, emplazó al PP a "encontrar pronto" el camino de la "moderación" y acabe con la "crispación y la radicalidad". "El centro derecha de este país no se siente representado por su estrategia de oposición en el Senado y en el Congreso", espoleó.

"Hasta incluso engorda"

"Sea honesto consigo mismo y no mienta a los españoles", fustigó a su vez Cosidó. El portavoz le aconsejó que haga una crisis de Gobierno para que haya un Ejecutivo "a la altura de España" y que "respete al Senado", ya que además es "un presidente de paso". "Todos los presidentes son de paso, incluso usted como portavoz en el Senado", ironizó de vuelta Sánchez. Más ración de sorna: "Sí, soy un peligroso izquierdista que quiere romper España y encima dono sangre". El presidente se reía así de la última polémica que le ha rodeado, la donación de sangre que no se ha saltado ninguna norma sanitaria. "Sé que todo lo que haga es ilegal, inmoral y hasta incluso engorda", siguió, insistiendo en que los socialistas defienden la Constitución y el Estado desde el Gobierno y desde la oposición. "Ustedes no pueden decir lo mismo", acusó, para recordar (de nuevo) que "en nombre del Gobierno negocia el Gobierno", y no Podemos.

"Sí, soy un peligroso izquierdista que quiere romper España y encima dono sangre", ironiza el presidente antes de señalar a senadores del PP

Fue entonces cuando Sánchez salió al ataque. Señaló los casos de senadores del PP a los que, por la misma regla de tres, se podía pedir la dimisión por su comportamiento no ejemplar: los senadores citados en los papeles del extesorero Luis Bárcenas, el expresidente de la Asamblea del Consejo de Europa Pedro Agramunt, el exconsejero madrileño Jaime González Taboada, caído por sus lazos con el caso Púnica, o el propio Cosidó, que cuando era director general de la Policía apartó al comisario que investigaba el ático del ya expresidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González.

Lapsus con Felipe VI

Antes que al portavoz del PP Sánchez contestó al senador de ERC Joaquim Ayats, que reprochó al Ejecutivo que anunciara un recurso contra la moción que el Parlament aprobó de reprobación al Rey. El presidente negó que el Gobierno hubiera recibido algún tipo de indicación por parte de la Casa del Rey. Su obligación es, dijo, "cumplir y hacer cumplir la ley", de modo que si el Gabinete ha decidido impugnar la resolución es "por pura convicción y por puro convencimiento".

Sánchez afea a ERC que los separatistas generen "debates artificiales" y subraya que se anunció el recurso para defender al Rey por "convencimiento"

Sánchez fue duro con el parlamentario de ERC. Le recordó que el republicanismo casa mal con la "transgresión de la legalidad" como la que los separatistas catalanes pergeñaron el año pasado, al aprobar las leyes de desconexión y también la declaración unilateral de independencia. El jefe del Ejecutivo reprochó a los secesionistas que planteen "debates artificiales" y cuestionen "de manera indirecta el orden constitucional". "Y por eso el Gobierno actúa". España es una monarquía parlamentaria, subrayó, y el jefe del Estado es Felipe VI —Felipe II, dijo primero por error, aunque se corrigió enseguida—, y lo que "no pueden hacer" los secesionistas es "atacar" las instituciones del Estado, sino buscar "sendas de solución".

Sánchez sale a la ofensiva y siembra dudas sobre la tesis del jefe del PP en el Senado

Como en otras ocasiones, el mandatario socialista recalcó que los independentistas tienen mayoría en el Parlament, pero no gozan de un respaldo social mayoritario, y que la tarda del Govern es hablar con todos los catalanes, no la "quiebra unilateral de la legalidad". Por tanto, el Ejecutivo actuará si los soberanistas se saltan la ley y la Constitución, "como se hizo en el pasado y como se haría en el futuro" en caso de que "persistan en el error".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios