LA CARRERA POR LA SUCESIÓN DE RAJOY EN EL PP

Santamaría y Cospedal cortejan a Feijóo: la división regional da la llave al PP gallego

El presidente de la Xunta, que controlará un mínimo del 20 por ciento de los compromisarios de la gran asamblea de los populares, puede tener la última palabra

Foto: Feijóo durante su comparecencia en la que anunció su renuncia a la carrera por la sucesión de Rajoy. (EFE)
Feijóo durante su comparecencia en la que anunció su renuncia a la carrera por la sucesión de Rajoy. (EFE)

Alberto Núñez Feijóo descabaló los planes de la sucesión de Mariano Rajoy con su espantada el día que empezaba la carrera, pero volverá a tener la clave cuando llegue la hora de la verdad en el congreso extraordinario del PP. La división en casi todas las direcciones regionales, e incluso provinciales, a la hora de decantarse entre Soraya Sáenz de Santamaría o María Dolores de Cospedal o hacer hueco a Pablo Casado convierte a los populares gallegos, con un 20 por ciento de compromisarios en la asamblea, en aliados decisivos para inclinar la balanza de un lado u otro.

Después del terremoto provocado en las filas del PP con la deserción de quien consideraban "el sucesor natural", las dos principales precandidatas procuran ganarse el apoyo del presidente de la Xunta de Galicia. "Decida lo que decida, al final el resultado del congreso y la elección del nuevo presidente o presidenta dependerá de nosotros", comentaban en el equipo de Feijóo después de la Junta Directiva Nacional celebrada en Madrid que convocó el congreso.

El clan gallego del partido está aún más descolocado que el conjunto de la organización después de la renuncia de su favorito. Las presiones de última hora para que Ana Pastor tomara el testigo que no quiso el presidente autonómico confirmaron además la resistencia general a asistir a la previsible pelea personal entre Sáenz de Santamaría y Cospedal.

De momento, Feijóo mantiene una neutralidad exquisita. Está dispuesto a hacerse la foto con todos los precandidatos que pasen por Galicia, pero sin apostar por ninguno, al menos públicamente. Otra cosa serán las instrucciones que dé a los casi 300 compromisarios que el PP gallego mande al congreso previsto para los días 20 y 21 de julio. Será el bloque más numeroso y disciplinado dentro los 2.600 electos porque Feijóo, como Cospedal en Castilla-La Mancha, es casi el único presidente regional que puede presumir de control absoluto sobre su organización.

El presidente de la Xunta y líder del PP gallego, Alberto Núñez Feijóo, junto a María Dolores de Cospedal y Andrea Levy durante el XVI Congreso Autonómico de 2016. (EFE)
El presidente de la Xunta y líder del PP gallego, Alberto Núñez Feijóo, junto a María Dolores de Cospedal y Andrea Levy durante el XVI Congreso Autonómico de 2016. (EFE)

Sin preferencias evidentes

En fuentes de la dirección nacional saliente aseguran que tampoco ahora llegan mensajes de Galicia sobre sus preferencias. Pero recuerdan que la secretaria general fue la primera en ofrecer a Feijóo el apoyo de los compromisarios de Castilla-La Mancha, unos 245, para animarle a que presentara su candidatura. El gallego quedó muy agradecido, pero ni ese primer aval ni los que vinieron después sirvieron para que diera el paso.

En los mismos medios de la sede de Génova recuerdan que Feijóo, como fiel representante del partido que ha hecho carrera al frente de su organización ("y ganando elecciones") puede parecer más próximo a Cospedal que a Sáenz de Santamaría. De hecho, en conversaciones privadas, era muy crítico con la exvicepresidenta del Gobierno como más fiel exponente de la falta de discurso político del Gobierno y su tendencia a la "asesoría jurídica"; y también por ir siempre detrás de los movimientos de los independentistas catalanes confiada en la vía de los recursos judiciales.

El presidente autonómico ha dejado en evidencia, con su renuncia a presentarse, hasta el propio sistema de elección de presidente del PP

El presidente autonómico ha dejado en evidencia, con su renuncia a presentarse, hasta el propio sistema de elección de presidente del PP, ideado para un candidato de consenso que en primera instancia tenía que 'barrer' entre las bases (en la urna) para no pasar después al examen final de los compromisarios. "Ahora tendrá que estar atento para ver quién tiene más posibilidades de ganar para acudir en su auxilio de forma determinante", apuntan los partidarios de las principales candidatas.

El plan que atribuyen a Feijóo ya se lo aplican otros presidentes regionales. En organizaciones como las de Castilla y León o Aragón sus presidentes provinciales, diputados o senadores se abstienen de proclamar su apoyo a ninguno de los precandidatos para evitar la imagen de la división interna. Se reservan para el juego de influencias en el congreso, donde decidirán los compromisarios, "como siempre".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios