Independencia de Cataluña: Junqueras: Queremos dialogar de todo, sin limitaciones por ninguna de las dos partes
ENTREVISTA A JUNQUERAS, ENCARCELADO Y PROCESADO POR REBELIÓN

Junqueras: "Queremos dialogar de todo, sin limitaciones por ninguna de las dos partes"

"La prioridad debe ser formar Govern. Es lo que quiere la inmensa mayoría de gente en Cataluña. No es un tema de personas y no debe serlo", asegura el líder de ERC y exvicepresidente de la Generalitat

Foto: El exvicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras. (EFE)
El exvicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras. (EFE)

Oriol Junqueras (Barcelona, 1969) pide desde la prisión de Estremera diálogo "sin limitaciones" al Gobierno central y asegura que la prioridad es que haya un Govern en Cataluña cuanto antes. El líder de ERC y exvicepresidente de la Generalitat está procesado por rebelión y ha respondido a un cuestionario de El Confidencial. Obviamente, no puede haber repreguntas, ni incorporación de nuevos acontecimientos como la puesta en libertad de Carles Puigdemont en Alemania. Sostiene que "millones de catalanes no se van a callar ante una involución democrática como la que estamos padeciendo".

PREGUNTA. ¿Ha renunciado a la independencia de Cataluña?

RESPUESTA. La independencia es un objetivo legítimo, eso nadie lo cuestiona. A lo que jamás renunciaré es a defender mis ideas desde mis más profundas convicciones pacíficas y democráticas. Y a expresarlas democráticamente. Hasta la fecha, que se sepa, hay por lo menos más de dos millones de personas que votan partidos que defienden la independencia y casi dos millones y medio que defienden la posibilidad de acordar un referéndum. Eso es la mayoría absoluta en Cataluña. Solo ese dato ya debería obligar a reflexionar. ¿O tal vez se quiere declarar proscritos a 2,5 millones de personas?

P. ¿Cómo debería ser ese proceso?

R. Por vías pacíficas y democráticas, siempre. Lo mejor, sin duda, sería que saliera de un diálogo franco con el Gobierno español, pero lo cierto y triste es que hasta el momento evitan hablar con los representantes de una mayoría de la sociedad catalana. Y sin diálogo y judicializando las cuestiones de matriz política seguro que no se resuelve nada. Recuerdo perfectamente a Rubalcaba y otros cuando, sobre el conflicto vasco, decían aquello de "se puede hablar de todo en ausencia de violencia". Por responsabilidad, pues, deberíamos hacer que aquella expresión del entonces ministro del Interior sea algo más que desempolvar la hemeroteca y hacerla realidad.

Llegada de Junqueras a la Audiencia Nacional antes de su entrada en prisión. (EFE)
Llegada de Junqueras a la Audiencia Nacional antes de su entrada en prisión. (EFE)


P. ¿Admite que puede haber ciudadanos de Cataluña desilusionados por no ver concretada la aspiración de república catalana independiente?

R. Es comprensible. Nunca el independentismo había tenido tanto apoyo. Pero estamos en un momento muy delicado en el que debemos tener en cuenta que no nos podemos ni debemos permitir el lujo de caer en provocaciones. Hay formaciones políticas que parecen más interesadas en crispar a la sociedad que en ayudar a tejer complicidades y fomentar el diálogo. Tengo la esperanza en, superados los momentos más duros, la mayoría que defiende que Cataluña debe poder decidir su estatus.

P. ¿Qué errores cometieron con el 'procés'?

R. Para lograr cambios sociales y políticos estructurales de gran alcance se requiere una mayoría política y social incontestable, y esto seguro que requiere más tiempo. Además, no debemos olvidar cuál es la actitud del Gobierno español. No actúa como el Reino Unido. Siempre he dicho que la cuestión no es si Cataluña es exactamente como Escocia. La cuestión fundamental es que el Reino Unido no se asemeja para nada al Reino de España, y a los hechos me remito. El Gobierno británico optó por la política mientras que el Gobierno español optó por el Código Penal. Seguramente tuvimos esos —y otros— errores de cálculo. Pero nuestra intención era, es y será canalizar nuestra voluntad de ser, siempre desde el diálogo y el acuerdo jurídico y político, seguir trabajando en todos los ámbitos de la sociedad para conseguirlo de manera cívica y democrática.

Los cambios sociales y políticos estructurales requieren de mayoría política y social incontestable. Seguramente tuvimos errores

P. ¿Esperaban la respuesta del Estado, de la Justicia, de la comunidad internacional y de las empresas?

R. Lo que esperábamos del Estado era que respetara sus propias leyes. Una querella por rebelión no se sostiene y la prisión provisional tampoco. Esto lo digo yo y más de 100 catedráticos de derecho penal y muchos colegios de abogados. En cuanto a las empresas, se ha intentado generar un pánico económico que las cifras desmienten. Cataluña ha crecido el 3,5% en 2017, más que la media española, y se ha registrado un récord de exportaciones. Lo que perjudica la economía catalana y las empresas es un déficit de inversiones endémico del Estado en Cataluña, año tras año, década tras década. Y sobre la comunidad internacional, a nadie se le escapa su preocupación por cómo el Gobierno de Rajoy ha gestionado la situación, ni tampoco quieren recordar que el Estado suizo se ofreció como mediador.


P. ¿Debió convocar elecciones Puigdemont en octubre?

R. A toro pasado, es fácil sacar conclusiones. Creo que con un solo gesto explícito del Gobierno español otro gallo cantaría. Como siempre, la falta de voluntad de un diálogo franco y directo no ayudó a tomar una u otra decisión.

P. ¿Tiene voluntad de seguir en política?

R. Nunca he tenido la voluntad de estar toda mi vida en la política institucional. Soy profesor universitario y me gustará volver a dar clases. Lo que es seguro es que siempre estaré al servicio de la democracia y de la gente.

Catalunya ha crecido el 3,5% en 2017, más que la media española, y además se ha registrado un récord de exportaciones

P. ¿Formaría parte de un nuevo Govern si la Justicia se lo permitiera?

R. Estoy en una prisión, sin la libertad imprescindible, con mis derechos civiles y políticos cercenados. Espero en cualquier caso que sigan siendo los electores los que decidan cuáles deben ser sus representantes, esa es la base de la soberanía popular y de cualquier democracia.

P. ¿Debe Puigdemont renunciar a su investidura?

R. Siempre he dicho que la prioridad debe ser formar Govern. Eso es lo que quiere la inmensa mayoría de gente en Cataluña. No es un tema de personas y no debe serlo. Es un proyecto común de una mayoría de catalanes. Por encima de nombres y siglas.

P. ¿Quién debe ser la alternativa a Puigdemont?

R. Esto debe proponerlo Junts per Catalunya y el PdeCAT, como hasta ahora han hecho.

P. ¿Ve posible un diálogo con el Gobierno central?

R. Me parece imprescindible. Si no se produce, es por la negativa del Gobierno español. Cualquier Gobierno responsable apuesta por el diálogo. Por nuestra parte, siempre hay un interlocutor sentado a la mesa para empezar a dialogar de todo, sin limitaciones por ninguna de las dos partes.

P. ¿Qué le parece que algunos responsables del 'procés' estén en Bélgica y ustedes sigan en la cárcel?

R. Siempre hemos dicho que esto era una decisión personal, y respeto la posición de todo el mundo. Yo seguiré luchando para demostrar que no hemos cometido los delitos de los que se nos acusa, basados en una violencia que nunca existió, y denunciando que no se justifica que llevemos cinco meses en prisión provisional. Ni nosotros ni nuestras familias merecemos esto.

No se justifica que llevemos cinco meses en prisión provisional. Ni nosotros ni nuestras familias merecemos esto

P. ¿Qué le parece que el 'procés' haya concluido con Ciudadanos como partido más votado en Cataluña?

R. Ciudadanos ha sido la apuesta de todos los que querían que el independentismo naufragase en las urnas. Y esa apuesta fructificó en la concentración de voto. A los cuatro diputados del PP de Cataluña me remito. Pero fíjese que ni tan solo han intentado formar Govern. Sencillamente porque son muy conscientes de que no disponen de los apoyos imprescindibles. En cualquier caso, todos los votantes de todas las formaciones políticas merecen mi respeto, por supuesto. Y nuestro proyecto deber ser inclusivo y debe interpelar a todos los ciudadanos de Cataluña, además de fomentar el diálogo con el mayor número posible de formaciones políticas. Los independentistas debemos ser capaces de construir un proyecto atractivo para todos los catalanes, incluso para los que el 21-D votaron a todas las otras opciones políticas. Ese es el gran reto de los próximos años y que Esquerra Republicana debe liderar.

P. ¿Qué le pediría al Estado?

R. Que afronte los temas políticos desde la política. Que acepte la realidad social y política. Que diga a todos los ciudadanos de España que la solución llegará fruto del diálogo y del acuerdo. Ningún tribunal podrá resolver una cuestión política.

Carles Puigdemont y Oriol Junqueras, a su llegada a una reunión en el Govern. (EFE)
Carles Puigdemont y Oriol Junqueras, a su llegada a una reunión en el Govern. (EFE)

P. ¿Qué les diría a los votantes independentistas?

R. Que recuerden siempre que somos un pueblo que comparte valores universales, que recuerden que la intención de algunos representantes de la derecha es ‘romper’ Cataluña, fracturar la sociedad. Y eso no lo podemos permitir. Somos un solo pueblo, que piensa cosas distintas y habla las lenguas que quiere, pero que está unido para tejer complicidades y sellar la convivencia. Además, les diría que deben dar valor a lo conseguido, puesto que hoy la idea de la independencia es central en la política, cosa que no ocurría hace muy pocos años.

P ¿Es necesaria la renovación total de los líderes independentistas?

R. Quien crea que esto va de personas, se equivoca. El PP alardeaba del descabezamiento y se lo atribuía como mérito. Unas declaraciones que empañan, una vez más, la separación de poderes. Otra cosa es que, como siempre he dicho, hay gente en ERC mucho mejor que yo. De hecho, yo solo he puesto voz al trabajo de un equipo muy competente y eficaz. La eficacia es una virtud republicana.

Cs ha sido la apuesta de todos los que querían que el independentismo naufragase. Pero fíjese que ni han intentado formar Govern

P. ¿Hay que cumplir las resoluciones judiciales?

R. Sí, pero las resoluciones judiciales deben ser justas, proporcionadas y adecuadas a derecho. No tengo ni una multa de tráfico pendiente de pago y mi actitud siempre es respetuosa con todo el mundo. Lo que ocurre es que se intenta atajar un problema político aplicando, a conveniencia, el Código Penal contra más de dos millones de personas y específicamente contra los representantes elegidos en las urnas.

P. ¿Qué le diría a Soraya Saénz de Santamaría, con la que tuvo buena relación?

R. Que haga política y no traslade a los jueces las cuestiones que debemos resolver los políticos. Y que se siente a dialogar, como lo hacen todos los gobiernos democráticos; como lo hicieron Reino Unido con Escocia y el Canadá con Quebec. Y también le diría que no se deje marcar el ritmo por ningún grupo de interés concreto y actúe pensando en todos los españoles, que esperan soluciones de su Gobierno.

P. ¿Y si el final del 'procés' fuera fortalecer al 'nacionalismo español' y cambios en la enseñanza del catalán?

R. Millones de catalanes no se van a callar ante una involución democrática como la que estamos padeciendo, un recorte de los derechos civiles y políticos, y específicamente una política educativa decidida contra la comunidad educativa. Eso no se puede admitir porque si eso sucediera querría decir que habrían derrotado a la democracia y soy de los que están convencidos de que, al final, la democracia siempre gana. La enseñanza del catalán y la convivencia de las dos lenguas de Cataluña no es ningún problema. Por mucho que una minoría intente hacer ver que sí, no se lo creen ni ellos. Rivera y Arrimadas lo saben perfectamente, aunque no puedan admitirlo en público. Ni en los años más oscuros han podido acabar con la voluntad de los catalanes de mantener su lengua y su escuela.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
69 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios