Elecciones Cataluña 2017: Interior rural independentista, ciudades costeras para Cs: así queda el mapa del 21-D Elecciones Catalanas
RESULTADO MUNICIPAL Y COMARCAL MUY SIMILAR AL 27-S

Interior rural independentista, ciudades costeras para Cs: así queda el mapa del 21-D

Dos años después, con una sociedad mucho más polarizada que en el pasado, los resultados del 21-D no despejan el futuro político de Cataluña

Foto: Elecciones catalanas del 21 de diciembre. (EFE)
Elecciones catalanas del 21 de diciembre. (EFE)

Junts per Catalunya y ERC revalidaron durante la noche electoral del 21-D los apoyos que ya consiguieron hace dos años como Junts pel Sí. De hecho, en conjunto, obtuvieron cuatro escaños y 241.000 votos más. La mejora, auspiciada por la participación récord del 81,94%, no fue suficiente para superar también en votos al bloque no independentista. Unos resultados que son prácticamente calcados a los que se dieron el 27-S de 2015.

Solo hay cinco municipios que han pasado de la mayoría constitucionalista a ser liderados por los partidos independentistas. El más destacado de ellos es Lleida. En 2015, el bloque independentista logró el 48,24% de los votos. El 21-D el resultado obtenido es del 50,36%, unas décimas por encima del bloque constitucionalista.

En el lado opuesto, dos pequeñas ciudades de 5.000 y 10.000 habitantes de la provincia de Barcelona han perdido la mayoría independentista que ostentaban y han pasado a formar parte del bando constitucionalista.

En general, en las ciudades más grandes y pobladas el porcentaje de voto al bloque soberanista ha sido menor que en los pueblos y municipios más pequeños. En Barcelona, por ejemplo, el apoyo al soberanismo ronda el 45% de los votos.

Por partidos, el resultado de Ciudadanos en el antiguo cinturón rojo de Barcelona y en los municipios más poblados de la provincia de Tarragona propició que el bloque constitucionalista pueda esgrimir todavía el argumento de la victoria en votos en Cataluña.

Desde Bruselas, Carles Puigdemont y parte del antiguo Govern catalán pudieron mantener los bastiones rurales del interior de Cataluña. Junts per Catalunya arrasó en las zonas rurales, siendo el partido más votado. Es en estos municipios pequeños donde se fraguó una victoria que le permitió superar a ERC, a pesar de lo que indicaban todas las encuestas.

La polarización de ambos bloques permitió a Ciudadanos erigirse como la fuerza más votada y con mayor número de escaños en Cataluña. Las áreas con mayor población confiaron en la figura de Inés Arrimadas para frenar al independentismo. Una decisión que provocó que el PSC obtuviese unos resultados muy discretos y que el Partido Popular pasase a ser una fuerza residual en Cataluña con tan solo tres escaños. No tendrá grupo parlamentario propio.

La vida sigue igual

Por comarcas, los resultados del 21-D apenas difieren de los del 27-S de hace dos años. El bloque independentista gana cierto peso en comarcas como Baix Ebre (3,59 puntos más que en 2015), Montsià (3,16 más) y Ribera d'Ebre (2,44). Las tres son comarcas medianas y pequeñas en términos de población.

Por su parte, el bloque constitucionalista mantiene o aumenta su distancia en las comarcas más pobladas como Barcelonès (0,89 más), Vallès Oriental (0,23 más) y Vallès Occidental. A pesar de los ligeros movimientos en ambos bandos, en términos generales la situación es muy similar a la de 2015, como demuestran los cartogramas redimensionados en función de la población. Dos años después, un referéndum ilegal y la aplicación del artículo 155 de por medio, la vida sigue igual en Cataluña.

Por provincias, Junts per Catalunya se hizo con Lleida y Girona, mientras que Ciudadanos venció en Barcelona y Tarragona.

Elecciones Catalanas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
21 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios