INFORME DEL SERVICIO DE ESTUDIOS DEL BBVA

El PIB pasa de la independencia: Cataluña crece más y mejor que el resto de España

La economía catalana no se deja intimidar por el proceso soberanista. Crece más y mejor gracias a su potente sector exterior y a la industria. Lo dice un reciente informe del BBVA

Foto: Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

Los negros nubarrones que se cernían sobre el territorio de Cataluña al calor del proceso soberanista no han descargado su furia en términos de crecimiento económico. Al contrario. El servicio de estudios del BBVA acaba de publicar un informe en el que recuerda que Cataluña creció en 2016 un 3,5%, por encima de la media de España. Y lo que no es menos relevante, este año su PIB seguirá avanzando por encima del resto del país. Incluso, las exportaciones vuelven a aumentar de forma significativa después de atravesar un bache en los trimestres centrales del año pasado.

¿Qué quiere decir esto? Pues que el PIB de Cataluña —pese a a la inestabilidad política— está viendo cómo su crecimiento se ha acelerado durante el primer semestre del año, en línea con el resto de España. Según sus estimaciones, el avance habrá sido del 0,9% trimestre sobre trimestre, lo que muestra un crecimiento intertrimestral anualizado situado entre el 3,5% y el 4%.

El resultado es que el PIB crecerá este año de media un 3,3%, ligeramente por encima de lo que estima el Gobierno para el conjunto del territorio, para desacelerarse suavemente, hasta el 2,8%, en 2018. Pero con una tasa de desempleo situada en el 9,3% a finales del año pasado, claramente por debajo de la media del Estado. Y con una renta per cápita que en 2016 se situó un 19,6% por encima de la media de España.

BBVA achaca esta mejora a factores endógenos y exógenos. En primer lugar, al “sólido” crecimiento mundial (Cataluña es la región más exportadora de España); a los bajos precios del petróleo y a la política de tipos cero del Banco Central Europeo (BCE), lo que ha obligado a revisar al alza las previsiones del BBVA.

Como sostiene la entidad, el factor que justifica el diferencial de crecimiento de Cataluña frente al resto de España procede de la industria, que aporta ocho décimas adicionales, justo el doble que en el resto del Estado. También hay que tener en cuenta el buen comportamiento del sector de actividades profesionales y científicas. Por el contrario, su comportamiento es peor en construcción y algunos servicios, como el comercio, la hostelería y las actividades financieras.

Esa revisión es coherente con el hecho de que las economías con mayor presencia del sector privado —caso de Cataluña— tienden a caer más en los ciclos recesivos, por los menores estímulos del sector público, que hace de 'efecto colchón'; mientras que, por el contrario, cuando la fase es expansiva, la economía privada tira más del PIB. Mientras que el sector público representa en Cataluña el 14,1% del valor añadido bruto (VAB), en España sube hasta el 18,7%, incluyendo administración, sanidad, educación y servicios sociales.

En la Comunidad de Madrid, con mayor presencia del sector público, sucede justo lo contrario. Esto puede explicar que Cataluña represente ya el 19% del PIB de España, el nivel más alto en lo que va de siglo, una décima por encima de Madrid. Cataluña, de hecho, y según la Cámara de Comercio de Barcelona, ha recuperado ya en 2016 los niveles de PIB a precios corrientes que tenía en 2007.

Tejido productivo

Entre los motivos, se encuentra el comportamiento del sector exterior, que frente al resto del mundo presenta un saldo positivo (exportaciones e importaciones) equivalente a 12.901 millones de euros, uno de los valores más elevados de la serie histórica. Ahora bien, si se incluye el saldo con el resto de España, el superávit comercial alcanzó en 2016 los 27.012 millones de euros, prácticamente el 2% del PIB de España. Esto es así por el potente tejido productivo de Cataluña, que cuenta con 606.512 empresas, aunque todavía esta cifra se encuentra en niveles inferiores a los de 2007. Sin embargo, desde 2014, el número ha crecido cerca de un 4%.

BBVA pasa de largo por la situación política de Cataluña, pero recuerda que la prórroga presupuestaria de 2016 tuvo efectos beneficiosos sobre la economía regional, ya que permitió reducir el déficit público. De hecho, el gasto en consumo público final apenas avanzó un 1,5%, frente al 5,1% en el año anterior. La prórroga, igualmente, limitó la capacidad inversora de la Generalitat, lo que finalmente se tradujo en un recorte del gasto público.

Aun así, Cataluña (junto al País Vasco) es la comunidad autónoma que más ha visto crecer el gasto público en los últimos años. Con base 100 en 2003, en 2016 se situó en el 124%, según un estudio del economista Ángel de la Fuente publicado por BBVA. El País Vasco es también la comunidad que menos ha recortado la inversión, seguida de Cataluña. El 'procés', por lo tanto, no ha hundido la economía catalana. Al contrario. Otra cosa es saber qué hubiera sucedido si no se hubiera lanzado la vía independentista. Pero eso es economía ficción.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
115 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios