estrategia del PP tras el fiasco de las catalanas

Rajoy vuelve a proponer pactos al PSOE para sostener la legislatura y ningunear a Rivera

El PP resalta la necesidad de acordar con el PSOE, como partido de gobierno y primero de la oposición, la financiación autonómica, la educativa y el sostenimiento de las pensiones

Foto: El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (d), recibe al líder del PSOE, Pedro Sánchez, en el Palacio de la Moncloa. (EFE)
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (d), recibe al líder del PSOE, Pedro Sánchez, en el Palacio de la Moncloa. (EFE)

Mariano Rajoy intenta superar el descalabro de las elecciones autonómicas catalanas y asegurar la continuidad de la legislatura con la misma fórmula que afrontó los cortos resultados de los comicios generales: de entrada, un oferta de pactos de Estado al PSOE, "el otro partido de gobierno", como repiten en el PP. Entre las primeras ideas del presidente del Gobierno para recuperar la iniciativa política y hacer frente al ascenso de Ciudadanos está la de acentuar la importancia del acuerdo con los socialistas en las cuestiones de fondo que solo con ellos se pueden pactar y son fundamentales para el año que comienza, como es el caso del futuro del sistema público de pensiones, la financiación de las comunidades autónomas o el pacto sobre la reforma del sistema educativo. Los riveristas no tienen ni han tenido ninguna responsabilidad o competencia en esas áreas, al carecer de pasado de gestión o presencia en los gobiernos regionales.

De la primera reunión del año entre Rajoy y los principales dirigentes del PP, su comité de dirección, salió la consigna de cortejar al PSOE como partido indispensable para dar contenido a la legislatura y afrontar los problemas reales de los ciudadanos y, de paso, criticar a Rivera.

En el PP están muy dolidos con el afán de Cs por ahondar en el desgaste parlamentario y de imagen del Ejecutivo, con que encabecen o se apunten a todas las maniobras de la oposición en su contra, incluidas las de la izquierda, para sacar provecho electoral. Son los casos de la propuesta de reforma del aborto para volver a la legislación de Zapatero y que las menores puedan interrumpir el embarazo sin conocimiento de los padres o la iniciativa para rebajar las penas de terroristas o asesinos en serie con la derogación de la prisión permanente revisable.

Según los resultados del 21-D y los pronósticos de las encuestas, Rivera ya es una opción alternativa de centro derecha para buena parte del electorado del PP, y no solo en Cataluña. Frente a ese problema añadido del aliado (solo económico) que busca sustituirle, Rajoy mira de nuevo al PSOE. El presidente del Gobierno volverá a la carga en los próximos días para incluir a los socialistas como interlocutores preferentes para todo, igual que hizo en el arranque de legislatura para pactar las bases de los Presupuestos Generales del Estado de 2017, la subida del salario mínimo o el aumento de plantillas en las administraciones públicas.

Si el primer objetivo de Rajoy para el trimestre que empieza es cerrar un acuerdo sobre los presupuestos que está pendiente del visto bueno de los cinco diputados del PNV, el segundo es abordar las grandes reformas más urgentes. En concreto, según informó el vicesecretario general del PP, Fernando Martínez-Maillo, tras la reunión del comité de dirección, el presidente del Gobierno propondrá a Pedro Sánchez como responsable del "principal partido de la oposición" un acuerdo que garantice la sostenibilidad del sistema de pensiones, la culminación del pacto sobre educación y el imprescindible consenso para actualizar el modelo de financiación autonómico.

El coordinador general del PP, Fernando Martínez-Maillo, tras la reunión del comité de dirección. (EFE)
El coordinador general del PP, Fernando Martínez-Maillo, tras la reunión del comité de dirección. (EFE)

Los socialistas gobiernan solos o en coalición en seis comunidades autónomas y el PP en cinco, con lo que cualquier negociación en la materia necesita el visto bueno previo del PSOE como primer partido de la oposición, pero también como formación con responsabilidades de gobierno en esas administraciones.

El dirigente de los populares pidió a los demás partidos que miren más allá del corto plazo y de las encuestas (por Ciudadanos), y que además de ejercer las tareas propias de la oposición trabajen con el Gobierno para buscar acuerdos en los tres asuntos citados.

En el apartado de críticas a Cs, del comité de dirección del PP salió una acusación dirigida a Rivera de tener como estrategia la observación del viento (decidir según digan encuestas y medios) y otra para Inés Arrimadas por no haber hecho nada en casi tres semanas para optar a la presidencia de la Generalitat, pese a ser la candidata más votada en las elecciones catalanas. "No vale con ganar, hay que tener iniciativa y se tiene que mover", remachó Martínez-Maillo.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
19 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios