los populares sacan los peores resultados de su historia

Rajoy se enfrenta a otra mayoría independentista y con el partido hundido

La dirección del PP asegura que el Gobierno seguirá garantizando el cumplimiento de la ley y la unidad nacional pase lo que pase con la formación del nuevo Ejecutivo catalán

Foto: Ilustración: Raúl Arias.
Ilustración: Raúl Arias.

Batacazo electoral con los peores resultados de su historia en Cataluña y fiasco en el objetivo de acabar con la hegemonía parlamentaria de los independentistas. Es el balance del 21-D para el Gobierno de Mariano Rajoy y para el PP en una jornada negra que paraliza los planes del jefe del Ejecutivo para asegurarse la estabilidad y proseguir con la legislatura paralizada desde septiembre. Las urnas confirmaron los peores presagios para los intereses de los populares: Ciudadanos captó el 'voto útil' de los constitucionalistas hasta dejar a la candidatura de Xavier García Albiol en tres diputados, ocho menos que en 2015.

[Siga aquí la última hora de lo que está pasando en Cataluña]

Mientras el candidato reconocía en Barcelona que era "un día malo" tanto para el PP "como para Cataluña", desde la dirección nacional del partido, Pablo Casado advertía de que el Gobierno seguirá garantizando el cumplimiento de la ley y la defensa de la unidad nacional pase lo que pase con la formación del nuevo Ejecutivo de la Generalitat.

Mariano Rajoy siguió el recuento electoral en la sede de Génova acompañado por los principales dirigentes del partido y algunos miembros de su gabinete, como la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría. Pasada la medianoche y confirmado que el PP se quedaba en tres escaños, Casado fue el encargado de dar la cara para reconocer el "mal resultado" de su formación, felicitar a Ciudadanos por quedar primeros y destacar que los independentistas siguen teniendo menos votos que las demás formaciones representadas en el Parlamento autonómico.

También concurrió Casado para ejercer de portavoz del Ejecutivo con el fin de lanzar un mensaje de tranquilidad a todos los españoles en general, y a los catalanes en particular, porque "ya nada será igual" que antes de la aplicación del 155 de la Constitución. Además, agregó que igual que el PP acata los resultados de los comicios, los independentistas tendrán que acatar la ley, y sus principales dirigentes, Puigdemont, Junqueras y sus consejeros implicados en el golpe secesionista, responder ante los jueces de sus delitos. "Si alguien vuelve a la vía de la ilegalidad, se encontrará con las mismas consecuencias", reiteró el portavoz del partido. Para análisis detallados, remitió a la reunión del comité ejecutivo.

Rajoy se enfrenta a otra mayoría independentista y con el partido hundido

La nueva mayoría secesionista obliga al Gobierno a mantener el pulso con el Ejecutivo que pueda formarse en una Cámara autonómica con una composición muy parecida a la disuelta por el propio Rajoy con el artículo 155 de la Constitución. El 'pinchazo' en las expectativas levantadas por el PSC de Miquel Iceta y la subida de votos y escaños de la suma de las listas de Carles Puigdemont y Oriol Junqueras completan un panorama que no estaba en las previsiones de Moncloa ni de la sede de Génova, convencidos de que en el peor de los casos ERC tomaría el testigo del expresidente de la Generalitat.

Además de pasar de 11 a tres escaños, el PP se ha dejado en el 21-D más de la mitad de los votos que obtuvo el propio Albiol en el año 2015


El desastre electoral del PP en Cataluña no tiene precedentes en su historia. En 1988, todavía como Alianza Popular y con Jorge Fernández Díaz al frente, obtuvo seis escaños. La refundación de José María Aznar, y ya con Alejo Vidal-Quadras de candidato, trajo a los populares durante los años noventa hasta 17 diputados. Después de volver a bajar en representación con Josep Piqué, en los comicios de 2010 y 2013 Alicia Sánchez Camacho llegó a los 18-19 escaños, los mejores resultados de su historia.

Además de pasar de 11 a tres escaños y quedarse sin grupo parlamentario propio (los populares se tendrán que integrar en el mixto con la CUP), el PP se ha dejado en el 21-D más de la mitad de los votos que obtuvo el propio Albiol en 2015. Pierde los tres diputados que tenía en las circunscripciones más pequeñas (Tarragona, Lleida y Girona) y otros cinco en Barcelona. El desastre electoral, del que nadie hace responsable en Génova al candidato, será analizado este viernes en el comité ejecutivo convocado al efecto por Rajoy, ya en previsión de un fiasco que se ha visto confirmado en las urnas con toda crudeza.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios