juicio por supuesta violación en sanfermines

Los vídeos de 'La manada' se repasan segundo a segundo: "Son repugnantes"

El juicio vive su día clave con el visionado y análisis pormenorizado de los 96 segundos grabados por los acusados con sus teléfonos móviles en una sesión que se prolonga por más de cinco horas

Foto: Carlos Bacaicoa, uno de los abogados de la presunta víctima, a su llegada este martes al Palacio de Justicia. (EFE)
Carlos Bacaicoa, uno de los abogados de la presunta víctima, a su llegada este martes al Palacio de Justicia. (EFE)

El juicio contra los cinco acusados de violar presuntamente a una joven de 18 años durante la primera noche de los Sanfermines de 2016 ha vivido este martes su jornada clave con el visionado en la sala de los siete vídeos que grabaron los integrantes de 'La manada' con sus móviles mientras tenían lugar los hechos. Dada su gran relevancia y la enorme disparidad de criterios en torno a las imágenes entre las diferentes partes (la acusación sostiene que los vídeos dejan claro que se trató de una violación grupal, mientras que la defensa asegura que evidencian que fueron relaciones sexuales consentidas), los 96 segundos de grabaciones han sido analizados de forma minuciosa segundo a segundo, fotograma a fotograma, en una sesión que ha superado las cinco horas largas de duración.

[ACTUALIZACIÓN: La Audiencia de Navarra decreta la libertad provisional para La Manada]

Cada uno de los siete vídeos se ha visto en numerosas ocasiones durante la declaración de los dos agentes de la Policía Foral que realizaron un estudio de los archivos extraídos de los móviles de los acusados y la posterior comparecencia de los peritos de la defensa que han analizado el contenido de los vídeos. Las imágenes de los vídeos grabados por dos de los cinco acusados se han ido sucediendo una y otra vez. La defensa ha interpelado por cada movimiento de la denunciante, por la interpretación de sus gestos, para tratar de desmontar la tesis de la violación grupal y acreditar que no hubo agresión sexual en ningún momento.

Los vídeos de 'La manada' se repasan segundo a segundo: "Son repugnantes"

Han sido más de 300 minutos de sesión para escudriñar 96 segundos de grabaciones que se antojan clave en el devenir del proceso, ya que la interpretación que haga el tribunal de estos 96 segundos inclinará hacia un lado u otro la sentencia. Los dos policías se han ratificado en esencia en el contenido de su informe, que en su primera versión con la descripción de las imágenes superaba las 100 páginas y luego se fue ampliando hasta sobrepasar las 200: la joven madrileña mantuvo una posición "neutra o pasiva" y su actitud "no fue participativa", estando en todo momento con los "ojos cerrados".

Los policías forales que analizaron los vídeos de los móviles aseguran que las imágenes evidencian "humillaciones y vejaciones" hacia la joven

Los policías han dado cuenta durante casi cerca de cuatro horas de declaración de lo que significa cada segundo de unos vídeos que "son repugnantes", según ha asegurado de forma expresiva uno de los dos letrados de la joven, Carlos Bacaicoa, durante un receso de la vista. Una vez finalizada la sesión, el abogado ha insistido en la crudeza de las siete grabaciones (también se realizaron dos fotografías que han sido igualmente analizadas). Es más, ha asegurado que los policías forales han interpretado que las imágenes de los archivos evidencian "humillaciones y vejaciones" hacia la joven.

La ratificación de los dos policías forales en su planteamiento de que la denunciante mantuvo una posición neutra viene a confirmar el testimonio de la propia joven, que en su declaración aseguró que no opuso resistencia al entrar en "estado de 'shock" ante la actitud de los cinco imputados nada más acceder al portal donde se acometió la presunta violación, lo que la llevó a "someterse" a ellos y ser forzada a mantener relaciones sexuales grupales. Según aseguró, cerró los ojos y "solo deseaba que todo acabara cuanto antes". Una vez finalizada la presunta agresión sexual, de la que la joven no recuerda el tiempo que duró, los integrantes de 'La manada' abandonaron el lugar dejándola desnuda y tras haberle robado el móvil uno de ellos para impedir que realizara alguna llamada.

La defensa replica que "las imágenes acreditan al 100% que fue sexo consentido. En ningún momento se percibe ni fuerza ni intimidación de los jóvenes"

Como esta siendo habitual en todas las sesiones del juicio, que se celebra a puerta cerrada para proteger el "derecho fundamental a la intimidad" de la denunciante y para salvaguardarlos —tanto a ella como a los cinco imputados— de "una indeseada e indeseable exposición pública aireando aspectos relativos a su intimidad corporal y vida sexual que pertenecen a la esfera personal", la defensa de los cinco sevillanos imputados hace una lectura radicalmente opuesta de lo que ha sucedido en la sala de vistas 102. "Las imágenes acreditan al 100% que fue sexo consentido. En ningún momento se percibe ni fuerza ni intimidación de los acusados", sostienen fuentes de la defensa.

Los peritos que han realizado un informe a partir del análisis de las imágenes a petición de la defensa, expertos en lenguaje no verbal, han certificado durante su declaración esta conclusión de que hubo "consentimiento" entre la joven y los cinco integrantes de 'La manada'. Para ello, se basan principalmente en seis segundos de grabación en los que se percibe una "sincronización de relaciones" que "no podría darse si no fueran relaciones sexuales consentidas", según han especificado las mismas fuentes. "La conducta de ella no acredita la violación en ningún momento y encaja con el planteamiento de que fue consentido", remarcan.

En esta línea, Agustín Martínez, abogado de tres de los cinco acusados, ha asegurado que los policías forales que realizaron una descripción de las imágenes han tenido que corregir "múltiples veces" el contenido de su informe, a pesar de que se hayan ratificado en el contenido del mismo. "Han sido múltiples las veces que han tenido que modificar lo que aparecía en el texto o explicar de una manera de forma completamente diferente lo que estaban diciendo", ha expuesto sin querer entrar a valorar el contenido de las declaraciones. En este sentido, Martínez aludía en su escrito de defensa a que los dos policías forales observaban en su informe "determinados audios en los cuales se refieren jadeos y gemidos de mujer" y que en uno de los vídeos "puede observarse una cierta iniciativa de la denunciante cogiendo el pene de Boza (Ángel) a la vez que hace una felación a Alfonso (Jesús Cabezuelo)".

Aunque existía la posibilidad, la defensa no ha solicitado finalmente un careo entre los policías forales que hicieron el informe y sus peritos una vez finalizadas las declaraciones de ambas partes para confrontar las visiones. Los siete vídeos grabados por dos de los cinco acusados durante los hechos se han visionado en la séptima sesión del juicio después de que la defensa no pidiera proyectar las grabaciones durante la declaración de la denunciante, el martes 14, en la segunda jornada. "No hacía falta hacer una recreación sobre los hechos, ha quedado claro bajo nuestro punto de vista", argumentó Martínez al finalizar la comparecencia de la joven madrileña.

A la vista de estas lecturas tan contradictorias entre las partes, Martínez ha señalado que la clave va a radicar en la interpretación de los tres jueces, más allá de lo que hayan declarado los diferentes comparecientes en la sesión de este martes: "¡Qué mejor interpretación de las imágenes que la propia visualización por parte del tribunal! Ellos [los tres magistrados] tendrán que sacar sus propias conclusiones. No es necesaria la aportación de nadie para la interpretación de los vídeos. Lo más lógico es que las personas que tengan que interpretar las imágenes no tengan las lecturas de otros sino que por su propia visión saquen sus propias conclusiones", ha aseverado. Estas palabras, en las que viene a dejar en un segundo plano lo ocurrido este martes en la sala de vistas con las diferentes declaraciones, pueden ser interpretadas como que lo ocurrido en esta séptima sesión del juicio no ha sido favorable a sus intereses.

El contenido de los vídeos ha sido un factor determinante para que los cinco integrantes de 'La manada' hayan estado en prisión provisional durante 16 meses a la espera del juicio. El juez instructor del caso, tres magistrados de la Sección Primera de la Audiencia de Navarra y dos de los tres de la Sección Segunda que juzga el caso se han amparado en las grabaciones para mantener en la cárcel a los imputados y desestimar sus diferentes peticiones para lograr su libertad provisional bajo fianza. A este respecto, el juez instructor del caso fue muy claro y en uno de sus autos reflejó: "No se oye ninguna petición expresa de consentimiento para determinados actos ni la actitud de los procesados durante las grabaciones indica que esperen ese consentimiento específico para nada de lo que ejecutan, ni para una grabación de la que la víctima no da muestras de ser consciente en ningún momento y que se produce en posiciones especialmente vejatorias para las que es impensable que hubiera podido prestar tal consentimiento".

En esta misma línea, el Ministerio Público hace un relato pormenorizado de los abusos sexuales a los que fue forzada la joven y que incluyen felaciones, penetraciones anales y vaginales, y eyaculaciones sin preservativo. La sucesión de penetraciones y felaciones que se refleja en los vídeos constituye para las acusaciones la prueba de cargo de la violación que cometieron en grupo los cinco acusados, que se enfrentan a penas de prisión de hasta casi 26 años cada uno.

La defensa celebra que "no hay secuelas"

La larga sesión de visionado y análisis pormenorizado de los vídeos ha pospuesto para la tarde la declaración de los peritos psicólogos del juzgado y de las defensas, quienes han disentido en sus análisis sobre el estado de la joven tras los hechos. Mientras que para los primeros la joven de Madrid presenta claros síntomas de un estrés postraumático, los segundos defienden que la denunciante no presenta tales secuelas psicológicas. También existía la posibilidad de un careo entre los diferentes peritos de solicitarlo alguna de las partes, pero finalmente nadie lo ha solicitado tras dos horas de declaración.

El abogado de la defensa Jesús Pérez habla por primera vez ante los medios para celebrar que "ha quedado acreditado con rotundidad que no ha habido ningún tipo de estrés postraumático"

Al término de la declaración de los peritos psicólogos, ha querido hablar a los medios de comunicación Jesús Pérez, el abogado de A. M. G., quien ha mantenido absoluto silencio durante todo el proceso. Lo ha hecho para celebrar que "ha quedado acreditado al 100% que las relaciones [sexuales] fueron absolutamente consentidas" con los informes de los peritos contratados por la defensa para analizar el contenido de los vídeos y evaluar el estado de la joven tras los hechos. En particular, ha puesto énfasis en el informe psicológico, que "ha acreditado con rotundidad que no ha habido ningún tipo de estrés postraumático" en relación al informe médico aportado por el juzgado. "Hoy salimos contentos", ha aseverado.

También se ha mostrado exultante Agustín Martínez, que ha celebrado que la declaración de los peritos de la defensa ha sido "absolutamente demoledora, ilustrativa y francamente brillante", ya que "de sus explicaciones técnicas y de la prueba ha quedado suficientemente acreditado que no existe estrés postraumático en ningún caso". Por ello, ha destacado que el informe previo del juzgado, que sostiene que la joven sufre estrés postraumático y que "no exagera" estas secuelas, ha quedado "desvirtuado". "A día de hoy no ha quedado acreditado absolutamente nada de lo que se nos acusa. Todo lo contrario", ha enfatizado.

Uno de los dos peritos de la defensa que han firmado el informe psicológico no estuvo presente en la exploración de la joven

Uno de los dos peritos de la defensa que han firmado el informe no estuvo presente en la exploración de la joven. Ante este hecho, Martínez ha asegurado que se trata de un "defecto de forma que carece de trascendencia", ya que quien elaboró realmente el documento fue el otro perito, aunque, "como era conjunto, llevaba las dos firmas". Por contra, frente a la valoración de la defensa de la comparecencia de los peritos psicólogos, la acusación sostiene que las secuelas que sufre la joven por los hechos son "evidentes".

La jornada de este martes precede a la declaración este miércoles de los cinco imputados, que prestarán declaración en la recta final del juicio, lo que ha provocado la queja de la acusación, ya que los acusados "van a conocer todo" antes de su comparecencia.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios