juicio por presunta violación en sanfermines

La defensa de 'La manada' no pone a la joven los vídeos de la supuesta violación

Los abogados de los cinco acusados no han considerado necesario recurrir a la proyección de los vídeos grabados con los móviles durante la declaración de la joven, que se prolongó por cuatro horas

Foto: Furgón donde llegan los acusados al juicio. (EFE)
Furgón donde llegan los acusados al juicio. (EFE)

Poco antes de las 10:00 de este martes, un agente de la Policía Foral de Navarra comprueba si todas las puertas próximas a la sala de vistas 102 están bien cerradas. La inspección del entorno es todavía más minuciosa si cabe, de acuerdo a la consigna de extremar la seguridad al máximo a todos los niveles. A escasos metros de donde se encuentra, está a punto de comenzar la declaración de la joven madrileña que sufrió una supuesta violación grupal durante la primera noche de los Sanfermines de 2016 y hay que evitar posibles imprevistos.

Con la finalidad de salvaguardar la identidad de la denunciante durante el juicio, que se celebra a puerta cerrada, las autoridades judiciales han reforzado el ya de por sí amplio dispositivo de seguridad establecido tanto dentro como fuera de la Audiencia Provincial. La puerta de acceso a la sala de vistas llega a estar en algún momento (en los instantes previos al inicio de la sesión) custodiada por seis agentes frente a los tres que estaban apostados en la primera sesión. Y en el exterior, la puerta de acceso por el garaje está vigilada por más efectivos policiales que de costumbre.

Lugar donde se celebra el juicio. (EFE)
Lugar donde se celebra el juicio. (EFE)

La puerta del garaje se abre pasadas las 9:30 e instantes después entra una furgoneta de la Policía Municipal que apenas se detiene en la entrada. En su interior viaja la supuesta víctima de 'La manada', arropada por sus padres y otro familiar, para afrontar una jornada dura a nivel personal que será clave en el devenir del proceso. La joven de 20 años, que en el momento de los hechos tenía 18, llega con "entereza", según apuntan fuentes cercanas al proceso judicial, consciente de que las defensas de los cinco acusados van a intentar demostrar que la supuesta violación grupal fue en realidad una relación sexual consentida.

Al inicio de la sesión, según apuntan fuentes judiciales, la Fiscalía se ha opuesto a la posibilidad de que se pudieran visionar los vídeos grabados por los acusados con sus móviles aquella noche del 7 de julio de 2016 durante la declaración de la joven. Finalmente, tras un receso para deliberar, el juez ha rechazado la petición y ha autorizado que se mostraran los vídeos a la joven durante el interrogatorio, si bien luego la defensa no ha considerado necesario recurrir a su proyección. De este modo, la denunciante no ha tenido que ver los vídeos grabados por dos de los integrantes de 'La manada'. Se trata de siete piezas breves que para las defensas demuestran que las relaciones fueron consentidas, mientras que para las acusaciones constituyen la prueba de cargo de la violación que cometieron en grupo.

Agustín Martínez, abogado de tres de los cinco acusados, ha asegurado al término de la sesión a los medios de comunicación que las defensas "no han considerado oportuno" mostrar los vídeos a la denunciante durante su declaración. "No hacía falta hacer una recreación sobre los hechos, ha quedado claro bajo nuestro punto de vista", ha señalado. "¿Está satisfecho?", le ha interpelado un periodista. "Míreme la cara", le ha espetado de forma elocuente el letrado, que ha rehusado valorar la declaración de la denunciante. La acusación, por su parte, ya ha dejado claro que no va a hacer declaraciones a los medios durante el proceso judicial.

Los cinco integrandes de 'La manada'.
Los cinco integrandes de 'La manada'.

La joven se ha encontrado en el mismo edificio que sus supuestos violadores 16 meses después de los hechos, aunque en ningún momento han tenido contacto, ya que se han establecido fuertes medidas de seguridad para evitar cualquier encuentro visual. Los integrantes de 'La manada' han seguido la declaración de la joven por videoconferencia desde una sala contigua. Los cinco han llegado a la Audiencia Provincial en un furgón de la Policía Nacional desde la cárcel de Pamplona con media hora de antelación a la denunciante, que ha accedido a la sala de vistas custodiada por agentes de la Policía Foral (es el cuerpo encargado de la seguridad del edificio) por los accesos interiores para evitar cualquier exposición al exterior, en los pasillos del recinto, donde la expectación mediática era de nuevo enorme. El Palacio de Justicia está convertido en un búnker para impedir que trascienda cualquier tipo de detalle en torno al proceso judicial.

Los familiares que han acompañado a la joven hasta el interior de la Audiencia Provincial no han podido acceder a la sala de vistas para presenciar su declaración, dado que todo el proceso judicial se va a desarrollar a puerta cerrada, tal y como solicitaron la propia denunciante y dos de los acusados. Con esta decisión, el juez busca proteger su “derecho fundamental a la intimidad” y salvaguardarlos —a ella y a los cinco imputados— de una “indeseada e indeseable exposición pública aireando aspectos relativos a su intimidad corporal y vida sexual” que pertenecen a la esfera personal.

La joven, que había solicitado testificar mediante videoconferencia para no tener que trasladarse a Pamplona y sentir la cercanía de sus supuestos violadores, se ha enfrentado a las preguntas de siete partes, con las que ha tenido que rememorar los supuestos abusos sexuales sufridos hace 16 meses: la Fiscalía, su abogado, las dos acusaciones particulares (el Gobierno de Navarra y el Ayuntamiento de Pamplona) y los tres abogados defensores. La denunciante ha tenido que responder obligatoriamente a las preguntas de los letrados de los cinco imputados. En total, la joven ha estado declarando por espacio de cuatro horas, un tiempo por encima de las cerca de tres horas que habían previsto las autoridades judiciales, que a las 12:45 habían citado a declarar en calidad de testigos a la pareja que encontró a la víctima en un banco llorando, en posición fetal y en estado de 'shock' después de los hechos.

La joven ha abandonado la Audiencia de Navarra al concluir su declaración y 'La manada' ha regresado a la sala para escuchar a los primeros testigos

No ha trascendido nada de la declaración de la joven. De hecho, el juez ha advertido expresamente a las diferentes partes de que no puede trascender ninguna comparecencia al prohibirles "divulgar el contenido del acta en soporte informático que se entregará con relación al contenido de cada una de las sesiones de juicio oral". Lo que sí es público es que la joven ha abandonado la Audiencia Provincial al término de su comparecencia, en torno a las 14:30, arropada por sus padres y oculta nuevamente en una furgoneta policial. Mientras, los miembros de 'La manada' han regresado a la sala de vistas para escuchar la declaración de las dos primeras personas que asistieron a la supuesta víctima en el banco en que se encontraba tras salir del portal en el que había sufrido la presunta violación grupal.

Jornada clave

La de este martes ha sido la jornada clave del proceso judicial, que se prolongará durante al menos 10 sesiones, hasta el próximo 24 de noviembre, con la comparecencia de medio centenar de personas entre testigos, policías, peritos y forenses. También es la más dura, porque en la sala se recreará con todo tipo de detalles la sucesión de "penetraciones y felaciones" a que fue sometida la joven, según denuncia la Fiscalía entre una larga lista de abusos que recrea de forma pormenorizada en su escrito de acusación. "Es un día muy importante", ha espetado a los periodistas Agustín Martínez a su entrada al Palacio de Justicia, confiado en que "se haga justicia" y se absuelva a los acusados.

La estrategia de la defensa se fundamenta en que hubo consentimiento por parte de la víctima y, por ello, su pretensión ha sido presionar a la joven para sembrar dudas sobre la tesis de la violación y evidenciar que se trataba de relaciones sexuales buscadas. Los letrados de los acusados intentarán evidenciar ante la propia denunciante que esta no ofreció "resistencia o defensa alguna" y que en ningún momento mostró gestos de "dolor, sufrimiento o el más mínimo malestar" mientras supuestamente era violada en grupo en un portal de Pamplona, tal y como reflejó el abogado Agustín Martínez en su escrito para demostrar la inocencia de sus clientes.

Durante la sesión inicial de este lunes, en que se abordaron las cuestiones previas, los cinco acusados se declararon inocentes, si bien uno de ellos admitió que robó el móvil a la joven durante la supuesta agresión sexual, aunque lo calificó como hurto sin violencia y no como un delito de robo con violencia. Este es uno de los tres delitos que se les imputan, junto a los de violación y contra la intimidad, y por los que se enfrentan a penas que oscilan entre los 22 años y 10 meses y los 25 años y nueve meses de cárcel para cada uno.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios