La Manada: Los 531 pasos del horror: las huellas de La Manada un año después por Pamplona. Noticias de España
INICIO DE LOS SANFERMINES

Los 531 pasos del horror: las huellas de 'La Manada' un año después por Pamplona

El Confidencial realiza el recorrido que llevaron a cabo los cinco presuntos violadores de la joven madrileña desde la plaza del Castillo hasta el portal número 5 de la calle Paulino Caballero

Foto: Una persona pasa por el portal donde tuvo lugar la presunta violación hace un año. (J. M. A.)
Una persona pasa por el portal donde tuvo lugar la presunta violación hace un año. (J. M. A.)

Falta más de una hora para que el chupinazo prenda la mecha festiva en Pamplona y la plaza, ya muy concurrida, tiene ganas de marcha. Litros de sangría saludan al cielo cuando de repente, entre la multitud, emergen dos jóvenes mujeres a hombros de dos varones, se levantan la camiseta empapada de alcohol y enseñan sus pechos entre los alaridos de los presentes. Muchos aplausos y algún silbido. Ainhoa niega con la cabeza, cabreada. "Ves, todo lo que se hace para evitar los abusos a las mujeres no sirve de nada", protesta.

Esta joven de Ansoáin, un pueblo situado a escasos cuatro kilómetros de Pamplona, luce en su camiseta blanca la mano roja que clama por una Pamplona libre de agresiones sexistas. No hace ni cinco minutos que ha recogido este pin en el punto de información situado en la céntrica plaza del Castillo para que la ciudadanía conozca los recursos disponibles en caso de una agresión sexista contra las mujeres. "Todos los años igual. Esto no hace ningún favor en la lucha contra los abusos sexistas", clama.

Como Ainhoa, cientos de personas acuden el primer día de San Fermín al punto de información contra las agresiones sexistas, en su inmensa mayoría para hacerse con el pin con el que mostrar su rechazo a los abusos hacia las mujeres en fiestas. El puesto está situado a escasos metros donde hoy hace justo un año, en la madrugada del primer día festivo, cinco jóvenes sevillanos acometieron una supuesta violación grupal a una joven de 18 años natural de Madrid y por la que permanecen en prisión a la espera del juicio. La Fiscalía solicita un total de 22 años y 10 meses de prisión para los cinco procesados (18 años de cárcel por un delito continuado de agresión sexual, dos años y 10 meses por un delito contra la intimidad y otros dos por robo con intimidación).

Varias personas descansan el primer día de San Fermín en los bancos de la plaza del Castillo. (EC)
Varias personas descansan el primer día de San Fermín en los bancos de la plaza del Castillo. (EC)

El Confidencial realiza ahora el recorrido que llevaron a cabo los integrantes de 'La Manada' desde la plaza del Castillo hasta el portal número 5 de la calle Paulino Caballero, donde, según el relato del Ministerio Público, la joven fue obligada a la fuerza a una "sucesión de penetraciones y felaciones". Son 531 pasos los que separan ambos puntos. 531 pasos de distancia hasta el horror. 531 pasos en los que, un año después, no cesan los mensajes en contra de las agresiones sexistas.

El trayecto se inicia en esa zona de bancos de la plaza del Castillo próxima a la bajada de Javier donde José Ángel Prenda Martínez y la joven entablaron una conversación a la que posteriormente se unieron Ángel Boza, Jesús Escudero, Antonio Manuel Guerrero y Alfonso Jesús Cabezuelo. En ese mismo lugar, Jone, una joven natural de San Sebastián, descansa junto a sus amigas ajena a la 'historia' del lugar que ocupa. "Gilipollas hay en todas las partes", señala como primera reacción. Por ello, celebra que las instituciones navarras hayan incidido en la concienciación social para evitar los abusos sexuales. "Todo lo que se haga en contra de las agresiones a las mujeres es bienvenido", expone.

Un gran cartel alerta contra las agresiones sexistas. (EC)
Un gran cartel alerta contra las agresiones sexistas. (EC)

A escasos metros un gran cartel situado junto a la entrada del 'parking' exhibe esa mano roja que se ha convertido en el icono de la lucha contra las agresiones sexistas. Desde ahí se divisa el bar Txoko, en cuyos baños los cinco presuntos violadores intentaron llevar a cabo inicialmente su acción, si bien desecharon esta opción por la multitud congregada. El segundo intento tuvo lugar en el cercano Hotel Europa, donde volvieron a fracasar dado que el establecimiento estaba completo. A sus puertas, en plena calle, un joven devora con la mirada a una joven. "Qué buena estás. Te daba ahora mismo por el culo...", le espeta a su paso. La mujer pasa de largo. "Estás hecho un poeta", le responde su amigo entre risas.

Policías detienen a un joven. (EC)
Policías detienen a un joven. (EC)

De repente se oyen gritos. Varios policías y agentes de paisano están deteniendo a un joven. ¿La causa? "No tiene nada que ver con una agresión sexual", afirma un agente sin querer dar más explicaciones. En todo caso, la posibilidad de que el arresto tenga que ver con un delito sexual está presente entre los muchos curiosos. Aroa lamenta que inmediatamente se asocie esta detención a un delito sexual. "Sinceramente, creo que en cualquier aglomeración de gente pueden darse agresiones sexuales. El cóctel de más gente, más alcohol y más droga envalentona a la gente en cualquier lado", afirma "molesta" por el hecho de que se asocie San Fermín con abusos hacia las mujeres. "Parece que solo se acosa en Pamplona, cuando cerdos hay en todos los lados", asevera. "Por ejemplo, me gustaría saber si en otra ciudad cuando una mujer enseña los pechos en fiestas nadie la mira o grita", prosigue.

La concienciación en contra de las agresiones sexuales está a cada paso. Taxis con carteles en contra de los abusos hacia las mujeres, pegatinas en el mobiliario urbano, camisetas con el lema 'No es no'... "Me parece muy bien que se hable y que haya una campaña contra las agresiones, pero la solución a todo esto es la educación desde pequeños. Esto es algo que hay que ir trabajando y sembrando poco a poco para que cuando los hombres lleguen a la edad adulta sean conscientes de lo que se puede y no hacer. Estas campañas no son algo negativo, al contrario, pero no creo que sean la solución para acabar con las agresiones", argumenta María, una joven navarra.

Un joven exhibe en su camiseta un pin en contra de las agresiones sexistas. (EC)
Un joven exhibe en su camiseta un pin en contra de las agresiones sexistas. (EC)

El marcador de pasos llega a 531 al llegar al número 5 de la calle Paulino Caballero. El lugar del drama. Se divisa en la cercanía una patrulla de la Policía Nacional. Muchos jóvenes pasan por el portal. Beben ajenos a lo que ocurrió hace un año en este lugar. Solo los de Pamplona conocen la historia de este portal. "Lo que se necesita es más vigilancia policial", afirma una joven natural de la capital navarra. Su novio no puede evitar entrar en la conversación para mostrar su malestar por la imagen que se está trasladando de las fiestas. "Parece que en San Fermín hay violaciones en cada esquina y esto ocurre en muchos sitios, desgraciadamente", señala. Así, recuerda que en las recientes fiestas vascas de Zarautz y Sopela hubo sendas agresiones sexuales.

Las peñas de San Fermín no son ajenas a esta problemática. La peña Donibane lleva su rechazo a las agresiones sexistas a su pancarta, donde no falta la ironía. "Mira que llamar manada a esos", le dice un lobo a otro. "Matxito matxito, cuidadito", refleja, por su parte, la peña Muthiko Alaiak. "Es importante que en fiestas la gente se conciencie de la necesidad de respetar a las mujeres y de que no es no", coinciden en señalar desde las peñas.

Beatriz acaba de llegar de Bilbao. Admite sin reparos que le parece "excesivo" el "bombardeo" de mensajes. De hecho, le "asombra" haberse encontrado con un llamamiento en contra de las agresiones sexuales en un panel informativo de la autopista. "La gente no se conciencia por verlo escrito más veces. Quien no respeta a las mujeres le da igual las veces que se lo digan. No por decirlo más veces va a pasar menos", señala.

Una profesional atiende en el punto de información situado en la plaza del Castillo. (EC)
Una profesional atiende en el punto de información situado en la plaza del Castillo. (EC)

Ya de vuelta a la plaza del Castillo, las colas se hacen notar en el punto de información contra las agresiones sexistas, donde no paran de repartir pines. "La gente viene en su inmensa mayoría a por la mano roja", señala una de las profesionales que atienden al público. Su principal tarea esta siendo en este inicio de San Fermín concienciar a las mujeres más jóvenes de las prácticas que se incluyen como agresiones sexistas. "Muchas veces se sorprenden", afirma. Este año, como principal novedad, se ha incorporado un teléfono habilitado las 24 horas para el acompañamiento social de la mujer agredida que lo solicite. Además, las mujeres tienen a su disposición una hoja para dejar constancia de posibles abusos sexuales. No tiene valor policial, pero "nos sirve para tomar la temperatura de cómo está la situación". Es decir, a qué hora y en qué lugar se producen los posibles abusos y la edad de la víctima. "No te olvides el protocolo a seguir en caso de agresión, que es lo más importante", se despide.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios