juicio por supuesta violación en sanfermines

El juicio a 'La manada' afronta el punto clave: el tribunal interpretará los vídeos

Las grabaciones realizadas por los acusados con los móviles se visionarán el martes en una jornada fundamental con la declaración de los dos policías forales que realizaron un estudio de los archivos

Foto: Los acusados llegan a la Audiencia de Navarra en un furgón policial para una de las jornadas del juicio. (EFE)
Los acusados llegan a la Audiencia de Navarra en un furgón policial para una de las jornadas del juicio. (EFE)

¿Cómo es posible que un vídeo de una presunta violación sea interpretado de maneras tan radicalmente opuestas? La pregunta recorre estos días los pasillos de la Audiencia de Navarra, donde los cinco integrantes de 'La manada' son juzgados por la supuesta agresión sexual a una joven de 18 años de Madrid durante la primera noche de los Sanfermines de 2016. Y es que la disparidad de criterios se ha impuesto ante las grabaciones que realizaron dos de los cinco imputados con sus teléfonos móviles mientras tenían lugar los hechos, y por los que se enfrentan a penas de hasta casi 26 años de prisión cada uno. En la interpretación judicial de los 96 segundos que suman estas siete piezas está la clave del devenir del proceso, que ha llegado a su ecuador tras celebrarse cinco de las once jornadas previstas.

"La clave va a estar en la interpretación que haga el tribunal de los vídeos", coinciden las diferentes partes implicadas en el juicio. Las acusaciones lo tienen muy claro: las imágenes demuestran "sin ninguna duda" que fue forzada a realizar diferentes actos sexuales con cada uno de los cinco acusados. La defensa, más de lo mismo: No existe "ninguna imagen" en que se observe "el más mínimo forcejeo o reacción de mínimo rechazo" por parte de la joven, lo que evidencia que fueron relaciones sexuales "consentidas".

Las diferentes partes, incluida la defensa, rechazaron que la joven visionara los vídeos grabados por los acusados durante su declaración

Los vídeos no se han visionado en la primera semana del juicio a pesar de que las diferentes partes tenían la posibilidad de proyectar estas grabaciones con motivo de la declaración de la joven madrileña. Pero nadie lo estimó oportuno, ni siquiera la defensa. "No hacía falta hacer una recreación sobre los hechos, ha quedado claro bajo nuestro punto de vista", alegó Agustín Martínez, abogado de tres de los cinco acusados.

El día D está fijado para el martes, cuando testifiquen dentro de las pruebas periciales los dos agentes de la Policía Foral que realizaron un estudio de los archivos e imágenes extraídos de los móviles de los acusados. Su declaración, su valoración de lo que ocurre en esos 96 segundos, su consideración de cada una de las acciones y gestos de los implicados, se antoja fundamental de cara a la resolución final que adopte el tribunal. Ese día también comparecerán psicólogos y forenses.

Los vídeos fueron grabados por dos de los imputados "de común acuerdo con el resto de los acusados, pero sin el conocimiento ni el consentimiento" de la joven, según refleja la Fiscalía en su escrito de acusación. En concreto, A. M. G. (el juez ha prohibido publicar datos sobre su identidad y "circunstancias personales" por petición de su abogado… transcurridos 16 meses de los hechos) realizó seis grabaciones en las que los integrantes de 'La manada' estaban teniendo relaciones con la denunciante y dos fotografías. Por su parte, Alfonso Cabezuelo realizó un vídeo en el que se aprecia a los acusados teniendo relaciones sexuales con la denunciante.

Efectivos de la Policía Foral vigilan la entrada al garaje del Tribunal Superior de Justicia de Navarra. (EFE)
Efectivos de la Policía Foral vigilan la entrada al garaje del Tribunal Superior de Justicia de Navarra. (EFE)

En su escrito, el Ministerio Público hace un relato pormenorizado de los abusos sexuales a los que fue forzada la joven y que incluye felaciones, penetraciones anales y vaginales, y eyaculaciones sin preservativos. La sucesión de penetraciones y felaciones que se refleja en los vídeos constituye para las acusaciones la prueba de cargo de la violación que cometieron en grupo. La Fiscalía incide en que las grabaciones y las imágenes fueron realizadas para ser difundidas por los imputados a su grupo de amigos, tal y como se acredita con los mensajes que Prenda mandó a las 6.50 horas (más de tres horas largas después de los hechos) al grupo de WhatsApp La manada: "follándonos a una los cinco", "todo lo que cuente es poco", "puta pasada de viaje", "hay vídeo". Este mismo escribió en otro grupo del que formaba parte, Disfrutones SFC, el mensaje "follándonos los cinco a una, vaya puto desfase, del ATC Madrid era ja ja". No obstante, los archivos no se llegaron a enviar.

Tampoco tuvo dudas sobre el contenido de los vídeos el juez instructor de la causa, que se basó en sus imágenes para decretar la prisión provisional sin fianza para los cinco jóvenes sevillanos. En uno de sus autos reflejó: "No se oye ninguna petición expresa de consentimiento para determinados actos ni la actitud de los procesados durante las grabaciones indica que esperen ese consentimiento específico para nada de lo que ejecutan, ni para una grabación de la que la víctima no da muestras de ser consciente en ningún momento y que se produce en posiciones especialmente vejatorias para las que es impensable que hubiera podido prestar tal consentimiento".

La crudeza de las imágenes está además detrás de la decisión de que el juicio se celebre a puerta cerrada para "salvaguardar" a la joven y a los imputados de "una indeseada e indeseable exposición pública aireando aspectos relativos a su intimidad corporal y vida sexual que pertenecen a la esfera personal". Los imputados no han logrado su pretensión de salir en libertad a la espera del juicio ya que la Audiencia de Navarra ha desestimado en varias ocasiones su petición de libertad provisional ante "el riesgo de fuga y reiteración delictiva".

Pero frente a estas interpretaciones de las imágenes, la defensa considera que los vídeos demuestran que las relaciones fueron consentidas en todo momento. Agustín Martínez, que tiene a Prenda entre sus tres defendidos, sostiene en su escrito de defensa que en las diferentes grabaciones "no existe ningún tipo de gesto del que pueda desprenderse, ya no solo resistencia o defensa alguna, sino que no puede observarse ningún gesto de dolor, sufrimiento o el más mínimo malestar". "No existe ninguna imagen en que pueda observarse el más mínimo forcejeo o reacción de mínimo rechazo ante las situaciones en las que la mujer se encontraba participando. Las gesticulaciones resultan distendidas sin que de ninguna de las imágenes resulte la más mínima resistencia propia de una situación de abuso sexual, las cuales indefectiblemente debieran ir acompañadas de algún gesto del que pudiera denotarse miedo, asco o resistencia", remarca.

La defensa se basa en el contenido del estudio de los policías, que "observan determinados audios en los cuales se refieren jadeos y gemidos de mujer"

Incluso, para sostener su argumentación, se ampara en el contenido del estudio "pormenorizado" sobre las imágenes realizado por los dos agentes de la Policía Foral que van a testificar el martes. En el mismo, según sostiene el letrado, los dos policías "observan determinados audios en los cuales se refieren jadeos y gemidos de mujer", al tiempo que a la hora de describir las acciones llevadas a cabo por la denunciante en uno de los vídeos señalan que "puede observarse una cierta iniciativa de la denunciante cogiendo el pene de Boza (Ángel) a la vez que hace una felación a Alfonso (Jesús Cabezuelo)". Asimismo, Agustín Martínez asegura que los agentes califican esa "cierta iniciativa" de la joven como "reacción instintiva o interacción o juego sexual".

De hecho, la defensa otorga a la joven la iniciativa sexual en lo que sucedió dentro del portal número 5 de la calle Paulino Caballero de Pamplona la noche del 7 de julio de 2016: "Todos mantuvieron relaciones sexuales consentidas con la mujer, llegando a practicar sexo oral, vaginal y anal. En todo momento era el centro de la relación sexual e iba practicando alternativamente diferentes posturas y acciones sexuales".

En su declaración del pasado martes, donde estaba obligada a responder a todas las preguntas de los abogados de los acusados, la joven madrileña aseguró que no opuso resistencia al entrar en "estado de 'shock'" ante la actitud de los cinco imputados nada más acceder al portal, lo que la llevó a "someterse" a ellos y ser forzada a mantener relaciones sexuales grupales. Según expuso, cerró los ojos y "sólo deseaba que todo acabara cuanto antes". Una vez finalizada la supuesta agresión sexual, de la que no recuerda cuanto tiempo duró, los integrantes de 'La manada' la dejaron desnuda en el portal y se fueron a seguir la juerga tras haberle robado el móvil uno de ellos para impedir que realizara alguna llamada.

Las discrepancias entre las dos partes (defensa y acusación) también alcanzan a la declaración de la joven en la Audiencia de Navarra, que se prolongó por cuatro horas. "Fue una versión coherente y convincente", aseguró uno de sus dos abogados, Carlos Bacaicoa, frente a la valoración muy optimista de un "satisfecho" Agustín Martínez, quien considera que la declaración de la joven fue beneficiosa para sus clientes. "Debió estar en otro juicio", respondió de forma irónica Bacaicoa.

El juicio ha llegado al ecuador con mucho más ruido fuera de la Audiencia de Navarra que de puertas para adentro con la fuerte polémica surgida a diferentes niveles por la decisión del tribunal de tomar en consideración como prueba un informe elaborado por detectives privados a encargo de la defensa sobre la vida posterior de la joven para demostrar que no presenta secuelas psicológicas, así como una posterior ampliación del mismo con una fotografía de contenido festivo que la denunciante subió a las redes sociales. Precisamente, la decisión del Sección Segunda de la Audiencia de Navarra, con el voto en contra de uno de los tres magistrados, de abrir a público y periodistas las dos últimas sesiones, correspondientes a las conclusiones y última palabra, se achaca a que el tribunal ha cedido a la presión social existente. A este respecto, la defensa ha denunciado el "increíble juicio paralelo" que existe a nivel social y ha pedido que se "deje trabajar a la Justicia" desde el "respeto" a sus decisiones.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios