CRISIS DE LOS SOCIALISTAS

Sánchez responde a la candidatura de López retomando su gira con militantes en Sevilla

El exlíder penetra en el poderoso PSOE andaluz de Susana Díaz el 28 de enero, preludio tal vez de su candidatura. Los patxistas advierten de que López no pactará con él si se lanza a las primarias

Foto: Pedro Sánchez, durante su último acto con militantes, el pasado 10 de diciembre en San Martín del Rey Aurelio, Asturias. (EFE)
Pedro Sánchez, durante su último acto con militantes, el pasado 10 de diciembre en San Martín del Rey Aurelio, Asturias. (EFE)

Pedro Sánchez ha reaccionado. Tras más de un mes desaparecido de escena en España, midiendo muchísimo cada uno de sus mensajes en Twitter, su única plataforma, el ex secretario general decide salir de su encierro. Su respuesta al anuncio de la candidatura de Patxi López, que le causó, según su entorno, dolor e ira, es la reanudación de su gira por España para recabar el apoyo de la militancia. Es una forma de decirle al exlendakari, a quien él eligió para presidir el Congreso y que formaba parte de su ejecutiva, que quien mantiene intacto el "capital político" de las bases es él y solamente él. Y es quizás el preludio del paso siguiente, el que muchos de los suyos esperan con ansiedad: su propia postulación, el sí a competir en las primarias para reconquistar la secretaría general del PSOE.

Fuentes próximas a Sánchez adelantaron a este periódico que ha mantenido "contactos" con distintos compañeros en los últimos días, y que ha decidido cumplir aquello que dijo cuando dejó su acta en el Congreso, el pasado 29 de octubre, que iba a escuchar "a los que no han sido escuchados, los afiliados, los votantes". Esa decisión se materializará en que "la semana próxima" protagonizará "actos por el territorio". Su equipo en principio no precisó más, porque se estaban "cerrando agendas", aunque barajaba ir al norte o al sur. Él mismo confirmó su retorno a la carretera a través de Twitter y, ya este jueves por la mañana, dónde y cuándo: en Sevilla, el 28 de enero. En principio el exdiputado anunció que sería el 29, pero la cita se pasó a la víspera por el partido del Betis contra el Barcelona, programado para el domingo a las 12 horas.

El lugar elegido, Sevilla (y se baraja la capital), no es casual, obviamente. Sánchez viaja al corazón del poderoso PSOE andaluz, la federación controlada por Susana Díaz, en un gesto claro de desafío a la baronesa. Así pretende medir sus fuerzas con ella y al tiempo devolver el golpe a Patxi López, que inicia su carrera en terreno cómodo, el próximo sábado en Portugalete (Bizkaia), su pueblo. Díaz, que este sábado y domingo arranca su gira para recabar en apoyos en Castilla y León, estará el fin de semana que viene en Alcalá de los Gazules (Cádiz), en unas jornadas por los 130 años de la agrupación. Ella será la estrella el sábado. Igual que él, pero en la primera provincia andaluza.

Sánchez responde a la candidatura de López retomando su gira con militantes en Sevilla

Luena, Ares, López

El paso dado por el ex secretario general sorprende a medias. Ya se conocía cómo había acusado el golpe de la candidatura de López, que este le comunicó en la tarde del sábado, al poco de que el comité federal fijara la fecha del 39º Congreso para el 17 y 18 de junio. Cómo se sentía "dolido" y hasta "traicionado" por el expresidente del Congreso y por el que había sido su equipo de máxima confianza en Ferraz, capitaneado por su número dos, el riojano César Luena, el ya exportavoz en el Senado Óscar López y el encargado de la logística de las dos campañas de generales, el vasco Rodofo Ares.

Sánchez señala que quiere "cumplir con la palabra dada", la que dio cuando dejó el escaño, "escuchar a los militantes, a los que no han sido escuchados"

Pero, tras la "decepción" sufrida que describían sus interlocutores, Sánchez se recompuso. Él mismo se encargó de trasladar algunos mensajes muy concretos a los medios, de forma directa, sin intermediarios. Primero, que no se descartaba para las primarias y que se encontraba "con fuerzas y ganas". Después, que estaba "impresionado" por la cantidad de mensajes de apoyo recibidos y que su calendario y su candidatura no estaban condicionados por los pasos que dieran Patxi López y Susana Díaz. Más aún: que es "pronto todavía" para tomar una decisión y comunicarla, toda vez que el proceso congresual no se abre formalmente hasta su convocatoria, que llegará en el próximo comité federal, a finales de marzo o principios de abril.

Pero lo que sí quiere demostrar Sánchez es que no se ha dejado llevar por el abatimiento, que para nada está muerto políticamente y que en modo alguno el salto de López ha logrado neutralizarle. Por eso retoma su gira por España, que hasta ahora solo había tenido dos paradas: el pasado 26 de noviembre en Xirivella y Sueca (Valencia) y el 10 de diciembre en el núcleo urbano de El Entrego, en la localidad asturiana de San Martín del Rey Aurelio. Desde entonces, solo había mantenido un compromiso público, pero fuera de España: un seminario en Bruselas, al que fue invitado por la fundación dirigida por la exsecretaria de Estado de EEUU Madeleine Albright.

La imagen del adiós

La forma de anunciar su vuelta al ruedo no está desprovista de un aviso envenenado hacia su competidor (aparte de a Díaz, por el lugar elegido): evoca la imagen de su abandono del Congreso, el pasado 29 de octubre, cuando explicó entre lágrimas que no podía traicionarse a sí mismo y abstenerse en la investidura de Mariano Rajoy. Cuando dijo que cogería de inmediato la carretera para "escuchar" a los militantes, a los que no habían sido "escuchados". Esperó unas semanas para hacerlo y solo hizo dos viajes, pero lo relevante del anuncio es que Sánchez vuelve a querer asociar su figura a la de las bases, pese a que López también las citó en la presentación de su candidatura.

Pedro Sánchez, el pasado 29 de octubre, cuando abandonó su acta de diputado en el Congreso. (Reuters)
Pedro Sánchez, el pasado 29 de octubre, cuando abandonó su acta de diputado en el Congreso. (Reuters)


Además, los próximos al exlíder no olvidan que si este se marchó de la Cámara, perdiendo una plataforma política de primer orden, se debió a que hizo caso al consejo que le dieron algunos dirigentes de su entorno más directo. Entre ellos, Patxi López, Óscar López y César Luena. Esa orientación hace sospechar a los sanchistas que era una maniobra urdida para apartarlo del camino, algo que niegan en el equipo del exlendakari, donde subrayan que en aquel momento sí creían en él como el mejor candidato para disputarle el liderazgo a Díaz, pero que el tiempo les convenció de lo contrario, al igual que su indecisión, pues "nunca" confesó a los barones territoriales, los mismos que le han acabado abandonando, que quisiera presentarse a las primarias, como recuerda una influyente baronesa.

"El capital de la militancia lo tiene Pedro, porque le quiere restituir como su líder. Patxi y Pedro no representan lo mismo", razonan en su entorno

Sánchez, de forma oficial, solo quiere trasladar su "respeto" a López, señalando que "tiene todo el derecho a presentarse". Pero rechaza tajantemente que su postulación invalide la del ex secretario general. Este miércoles, uno de sus fieles, el diputado y secretario provincial valenciano, José Luis Ábalos, defendía en un artículo en 'El Español' que era un error "limitar" el número de candidaturas, y más si se hace para "concentrar fuerzas para hacer frente a un hipotético rival", Díaz. "Lo que nosotros creemos es que el capital de la militancia lo tiene Pedro, porque la militancia quiere restituir a Pedro como su secretario general. Patxi y Pedro no representan lo mismo, no son la misma opción. Pedro representa la coherencia política, el no al PP", indica una dirigente que está animando a Sánchez a dar el paso. Los pretorianos del exjefe de Ferraz recuerdan que López, aunque compartió el rechazo a la investidura de Rajoy, al final se abstuvo. El pasado fin de semana, el diputado vasco reconoció que facilitar el Gobierno del PP fue un "error", pero acató la decisión del comité federal por cultura de partido, un valor que tiene profundamente inculcado y que los partidarios de Díaz le reconocen.

Las últimas señales lanzadas por el exlíder y su entorno han convencido a patxistas y susanistas de que se acabará lanzando a la pista —o, como alternativa, empujar a la carrera a un aspirante encuadrado en su mismo espacio—, pese a que observan que lo tiene todo en contra. Para empezar, porque ha perdido casi todos sus apoyos orgánicos: Ábalos, que dirige Valencia (unos 9.000 afiliados), es el cuadro de mayor peso que está de su lado, pero los barones territoriales que le respaldaron hasta su decapitación, el pasado 1 de octubre, avalan a López como la mejor alternativa. Entre ellos, la presidenta balear, Francina Armengol, la que de forma más clara expresó esta semana públicamente sus "dudas" acerca de la candidatura de Sánchez y le apremió a sumarse al barco de López.

Las sospechas sanchistas

Pero él no lo hará. Los sanchistas recelan, y cada vez más, del exlendakari. Están convencidos de que el sorpresivo anuncio de su candidatura, el pasado sábado, solo tenía por objetivo "sacarle de la competición", "cortarle el paso", para después "pactar" con los barones, con los que mantiene una buena relación. En primer lugar, para propiciar la renuncia de Díaz a la pugna y lograr la investidura como jefe de los socialistas por consenso y, si no fuera posible —y no lo es, porque la presidenta de la Junta ya ha dado muestras suficientes de que está dispuesta a asumir el reto—, para acabar aliándose con ella y acordar una cuota de poder en la nueva dirección.

Patxi López, durante la rueda de prensa de presentación de su candidatura, el pasado 15 de enero. (EFE)
Patxi López, durante la rueda de prensa de presentación de su candidatura, el pasado 15 de enero. (EFE)


No son esas las intenciones de López. Él ya manifestó el domingo pasado que llegaría "hasta el final" cuando se le preguntó si podría pactar en algún momento con la baronesa andaluza. Ahora, cuando tanto él como su equipo se ven venir que la candidatura de Sánchez es imparable, el mensaje es el mismo: López "nunca" trenzará ningún acuerdo con el ex secretario general. Ni antes ni después. Fuentes muy próximas subrayaban a este periódico que él no sabe "hacer juegos de salón" y que si ha dado el paso lo llevará "hasta el final", aun a sabiendas de que el camino hasta las primarias, programadas para mayo, "será largo y duro". "Nada le va a desanimar, porque el paso lo ha dado sabiendo que hay batallas que hay que dar, aunque duelan", insisten las mismas fuentes. "Patxi no va a estar contestando a Pedro todos los días. Ya se ha decidido y no se rendirá. No hay más", abunda un miembro de su equipo de campaña.

Los partidarios de López se dicen "decepcionados" con Sánchez y le advierten de que será él quien dé el PSOE a Díaz al primar su proyecto "personal"

Un líder territorial partidario de López coincide en que, a estas alturas, una entente con Sánchez es "imposible". Los críticos que ya no confían en este insisten en que "los problemas para gobernar el partido" serían los mismos, porque una eventual victoria sumiría al PSOE en una crisis perpetua, dado su enfrentamiento radical con los presidentes susanistas. "Él sabe lo que pensamos muchos, y es decepcionante y muy triste que encima nos critiquen y nos llamen traidores, cuando nos hemos quemado por él lo que no está en los escritos. Pero su reacción nos ratifica en que hemos tomado la buena decisión, conoces a la gente que vale la pena y la que no, la que cree en un proyecto colectivo y la que se mueve por otros intereses. Pedro está lleno de rabia, se sobrevalora y cree que ganará", analiza esta fuente, sorprendida de que la respuesta de Sánchez sea lanzarse (con toda probabilidad) a la carrera, motivado por su proyecto "personal". Otra dirigente que estuvo en su ejecutiva coincide y remarca que si su exjefe compite en primarias, estará "haciendo un daño irreparable al PSOE": "No se puede pensar solo en ti mismo".

Sánchez responde a la candidatura de López retomando su gira con militantes en Sevilla

Los susanistas y su 'disfrute'

Los patxistas avisan de que si el exsecretario da el paso, "será una pena para todos", pero "sobre todo para él", porque al dividir el espacio de los críticos en dos candidaturas, favorecería las opciones de su eterna rival, Susana Díaz, cuyo bloque de partidarios se mantiene compacto hasta ahora. "Será la segunda vez que pacta con ella", indica un cualificado dirigente vasco, recordando que Sánchez pudo vencer a Eduardo Madina y José Antonio Pérez Tapias en 2014 gracias al apoyo fundamental de Andalucía. En el equipo del expresidente del Congreso reconocen que, con el exlíder en liza, "es más difícil" ganar las primarias, sería "una faena", "pero se podría conseguir aun con él". Entre los partidarios de López señalan, pese a lo que dicen los sanchistas, que no cunde el "nerviosismo" y que la acogida de su candidato "está siendo positiva". Defienden el proyecto de su aspirante, la "vuelta a la socialdemocracia clásica" ("no somos Jeremy Corbyn"), la "izquierda exigente". Y advierten de que "queda mucho partido todavía", porque las primarias serán en mayo.

Los defensores de López admiten que sería "una faena" que Sánchez se presentase, pero dicen que aun así podría haber alguna opción de vencer

Los susanistas observan el escenario de disputa entre los críticos con cierta delectación —"criaturitas", deslizaba con sorna uno de los dirigentes más próximos a la presidenta andaluza— y se preparan para una guerra a tres. "Pedro se siente engañado y los suyos le piden que no ponga su capital político al servicio de quien le ha clavado el puñal. Si él apoya a Patxi, ¿qué gana su gente? Ellos querrán negociar directamente con Susana, no que sea Patxi el que negocie en nombre de Pedro", avisa un dirigente que conoce muy bien el aparato y a Sánchez, por lo que no duda de que dará el paso, aunque pueda ser derrotado. Porque, como convienen muchos responsables, Sánchez tiene un ventaja respecto a sus adversarios: es osado, resistente y "sin nada que perder" puesto que "no le queda nada". Y a veces "el dolor de la traición es más profundo que el que inflige el adversario", como resume uno de sus compañeros de viaje en las primarias de 2014 pero que ahora apoya a su eterna contrincante, Díaz, con la que se medirá en semana y media.

Sánchez responde a la candidatura de López retomando su gira con militantes en Sevilla

Patxi López no teme una bicefalia

Mucho se ha hablado en las últimas semanas de la posibilidad de una bicefalia en el PSOE. Pero ese modelo sigue causando pavor por el infausto recuerdo de la única experiencia reciente a nivel nacional: la de Joaquín Almunia como secretario general y Josep Borrell como candidato electoral a finales de los 90. El exlehendakari, este miércoles en una entrevista en Cuatro, admitió que el partido puede estar encaminándose hacia ese sistema que no entiende que sea malo per se. 

"Hasta ahora ese modelo no nos ha salido bien, pero a otros partidos [el PNV] sí. Nada es malo por definición, dependerá de cómo lo ejerzamos", aseguró. El diputado añadió que no había decidido "nada más allá" de su candidatura al liderazgo del PSOE y admitió que, si lo es, estaría "cómodo con quien eligieran los militantes" y simpatizantes como aspirante presidencial, incluida Susana Díaz.

El presidente extremeño, Guillermo Fernández Vara, siguió mostrando su alineación con la presidenta andaluza: "Es un cañón comunicando y, aunque en política eso no es lo único importante, sin eso no puede haber liderazgo. Además, suena a ganadora y la imagen de ganadora es muy importante", apuntó en un desayuno-coloquio del Club Siglo XXI. Allí negó que Díaz no sea "aceptada" en Cataluña y en otros territorios.

Vara luego saltó como un resorte en Twitter cuando se supo que Sánchez reemprende su gira. Se preguntó por qué, si el ex secretario general dice querer escuchar a las bases, rehusó escucharlas tras las vascas y gallegas del 25-S, cuando en lugar de una consulta convocó un congreso exprés. Lo hizo, dice, para "asegurarse el futuro" y se olvidó de que "la gente quería votar otra cosa", sobre la abstención o no a Mariano Rajoy. "Y esa votación sobre él la perdió. ¿Por qué renunció a la que hubiera ganado?". 

Otro de los presidentes autonómicos cercanos a Díaz, el castellanomanchego Emiliano García-Page, vaticinó este miércoles que Sánchez se presentará, aunque remarcó la necesidad de que "el PSOE se esfuerce en elegir a la persona que mejor resultados pueda conseguir" en las urnas. Page es uno de los que siempre ha defendido que el jefe de los socialistas debe aspirar a ser un líder social. "No estamos eligiendo un gerente en el partido, estamos eligiendo a alguien que quiera ganar la confianza de los españoles", replicó a los que demandan un modelo bicéfalo.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
16 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios