la constitución establece que enero sea inhábil

Las vacaciones de sus señorías: cinco semanas sin pleno tras un año 'en blanco'

El largo período vacacional lo marca la Constitución. Enero se considera inhábil y los parlamentarios solo deben acudir a las comisiones fijadas en el calendario

Foto: El debate de investidura de Mariano Rajoy el pasado octubre cuando fue reelegido jefe del Ejecutivo. (EFE)
El debate de investidura de Mariano Rajoy el pasado octubre cuando fue reelegido jefe del Ejecutivo. (EFE)

Las vacaciones de Navidad se alargan en el Congreso de los Diputados. Desde la última sesión plenaria, celebrada el 22 de diciembre, hasta el primer pleno extraordinario de 2017, previsto el 31 de enero al que sus señorías están obligados a acudir, pasarán 39 días y algo más de cinco semanas. Hasta entonces, las responsabilidades de los parlamentarios se ceñirán a las comisiones programadas y a la Diputación Permanente —máximo órgano de la Cámara entre pausas vacacionales y conformada por 64 miembros— que la presidenta Ana Pastor convocará la próxima semana.

En realidad este largo descanso navideño —que no se aplica al resto de empleados públicos de la Cámara Baja— está recogido en la Constitución y solo una reforma de la Carta Magna en este sentido podría cambiar los períodos vacacionales tan extendidos y criticados de los que gozan los diputados. Concretamente, el artículo 73 establece con claridad que las Cámaras "se reunirán anualmente en dos períodos ordinarios de sesiones: de septiembre a diciembre y de febrero a junio". Es decir, los meses de julio, agosto y enero se consideran inhábiles.

Aun así, en estos períodos siempre ha sido habitual la celebración de comisiones e incluso de sesiones extraordinarias. Con todo, en la última reunión de la Mesa —órgano de gobierno presidido por Pastor— todos los grupos parlamentarios acordaron que el primer pleno tras la Navidad tuviera lugar a principios de febrero pese al año de bloqueo político e institucional vivido hasta el mes de octubre, cuando Rajoy salió reelegido jefe del Ejecutivo. El extraordinario convocado para el 31 de enero convalidará los últimos decretos aprobados en Consejo de Ministros de diciembre, incluyendo el del bono social contra la pobreza energética.

La presidenta del Congreso, Ana Pastor (c), en declaraciones a los medios. (EFE)
La presidenta del Congreso, Ana Pastor (c), en declaraciones a los medios. (EFE)

Las comisiones previstas para los próximos días sí interferirán en la Navidad prorrogada de sus señorías. El pasado jueves tuvo lugar la primera, de Hacienda y Función Pública, en la que Cristóbal Montoro compareció a petición propia para informar de las líneas generales que seguirá su cartera en la legislatura. Se trató en todo caso, de la primera comisión que todos los ministros protagonizan al inicio del mandato. La siguiente será el próximo lunes, turno de María Dolores de Cospedal, en la que dará cuenta del reciente informe del Consejo de Estado sobre el Yak-42 y después de la escenificación del cese de Federico Trillo. El miércoles habrá dos comparecencias más. En primer lugar lo hará el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, y ya por la tarde la titular de Agricultura, Isabel García Tejerina, hará lo propio en la relativa al Estudio de Cambio Climático. En todo caso, a las comisiones solo acuden los miembros que las constituyen.

Por otro lado, la Diputación Permanente de la próxima semana estudiará las solicitudes de comparecencia de otros ministros e incluso del presidente del Gobierno en un pleno extraordinario sobre la tragedia del Yak-42. Los 64 miembros que la componen —24 del PP, 15 del PSOE, 12 de Unidos Podemos, 6 de Ciudadanos, 2 de ERC, 1 del PNV y 4 del Mixto— lo someterán a votación, y dado que los populares no tienen la mayoría absoluta, la iniciativa podría salir adelante con el acuerdo del resto de partidos. La potestad para fijar la fecha de ese pleno, eso sí, recae exclusivamente en la presidenta del Congreso y será Ana Pastor quien, en última instancia, determine si habrá sesión plenaria este mes o la primera será la del 31 y 1 y 2 de febrero.

El portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando (i), y el líder de Unidos Podemos, Pablo Iglesias. (EFE)
El portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando (i), y el líder de Unidos Podemos, Pablo Iglesias. (EFE)

Con todo, los grupos parlamentarios aseguran a este diario que "hay muchas reuniones de trabajo" y que sus diputados acuden a la Cámara aunque no haya comisiones ni pleno. El Senado, sin embargo, sí mantiene su actividad durante todo el mes de enero y más allá de sus comisiones, el día 17 tendrá lugar la Conferencia de Presidentes Autonómicos encabezada por Mariano Rajoy.

Los congresos de PP y Podemos, a salvo

El asunto de las largas navidades parlamentarias no ha cambiado precisamente con la llegada de la nueva política, aunque sus señorías ponen de relieve las cuatro comisiones previstas. Aun así, en la última reunión de diciembre en la que la Mesa fijó el calendario plenario de 2017, los populares mostraron su voluntad de que la segunda semana de febrero quedara libre de plenos para poder preparar holgadamente su congreso nacional (10,11 y 12 de febrero). Iniciativa respaldada por Unidos Podemos, que también celebrará su Vistalegre II en los mismos días. En contra se mostró Ciudadanos, al ser partidario de reanudar la actividad parlamentaria cuanto antes tras las cinco semanas de descanso... y que además afrontará su asamblea general en la primera semana de febrero, tras tres días de sesión plenaria.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios