NO HABRÁ PLENOS HASTA DESPUÉS DE LAS VASCAS Y GALLEGAS

Vacaciones 'perpetuas' para diputados: el Congreso, sin actividad durante tres meses

La actividad parlamentaria sigue paralizada desde la constitución de las Cortes. Sus señorías no acudirán a una sesión plenaria hasta después de las elecciones vascas y gallegas

Foto: El Congreso de los Diputados, en la tercera sesión de investidura de Mariano Rajoy la pasada semana. (EFE)
El Congreso de los Diputados, en la tercera sesión de investidura de Mariano Rajoy la pasada semana. (EFE)

Los vetos cruzados entre los principales partidos políticos garantizan la continuidad del bloqueo en España tras la fallida investidura de Mariano Rajoy. Pero también el Congreso de los Diputados permanecerá sin actividad parlamentaria hasta después de las elecciones vascas y gallegas del 25 de septiembre. El calendario aprobado por el órgano de gobierno de la Cámara Baja prevé la primera sesión plenaria a finales de este mes, el día 27. Hasta entonces, sus señorías no tendrán mucho que hacer, teniendo en cuenta que será a partir de este miércoles cuando comiencen a constituirse las comisiones específicas (las primeras serán las del Estatuto del Diputado y la de Peticiones).

Aunque la semana previa a unas elecciones nunca se ha celebrado un pleno y, según explican fuentes de la Cámara, julio y agosto son oficialmente meses inhábiles, porque así lo consagra el artículo 73 de la Constitución, el momento político actual tan extraordinario obligó a tener el Congreso en pleno funcionamiento pese al periodo estival, durante el que se celebraron, entre otras cosas, continuas reuniones entre equipos negociadores de PP y Ciudadanos para la investidura de Mariano Rajoy. Sin embargo, las comisiones no fueron constituidas y, por tanto, la actividad parlamentaria ha quedado completamente congelada. Ahora, tras la decisión de la Mesa encabezada por la popular Ana Pastor, los diputados tendrán muchos huecos en sus agendas el resto del mes de septiembre.

La pasada legislatura, la número XI, que duró apenas cuatro meses y que contó también con una investidura fallida, demostró la posibilidad de que los diputados participaran en sesiones plenarias y el Congreso pudiera poner en marcha su actividad parlamentaria con relativa normalidad. En total, descontando la constitución de las Cámaras y el debate de investidura, se celebraron cinco plenos (repartidos en nueve sesiones) y el primero de ellos tuvo lugar a los dos meses de ponerse en pie las Cortes salidas del 20-D, el 15 de marzo, y solo 11 días después de que Pedro Sánchez fracasara en su intentona de resultar investido presidente del Gobierno.

La presidenta del Congreso, Ana Pastor (2i), junto a la presidenta del PPC, Alicia Sánchez-Camacho (i), y la presidenta del PSOE, Micaela Navarro (2d), entre otros, a su salida de la reunión de la Junta de Portavoces. (EFE)
La presidenta del Congreso, Ana Pastor (2i), junto a la presidenta del PPC, Alicia Sánchez-Camacho (i), y la presidenta del PSOE, Micaela Navarro (2d), entre otros, a su salida de la reunión de la Junta de Portavoces. (EFE)

La primera sesión se producirá el 27 de septiembre hasta el 29 de septiembre. Será el primer pleno después de la constitución, el 19 de julio, y el debate de investidura. Después, en octubre hay previstos tres plenos más: del 4 al 6, del 18 al 20 y del 25 al 27. El calendario que este martes acordó el órgano de gobierno de la Cámara prevé otros cinco plenos para los meses de noviembre y diciembre, que no se celebrarán si finalmente hay terceras elecciones en el último mes del año.

El reparto de los escaños se demoró

En el caso de la legislatura actual, la primera sesión plenaria tendrá lugar tres meses después de las elecciones y a 30 días de que Rajoy no lograra su objetivo, pese a contar con el apoyo de los 32 diputados que capitanea Albert Rivera. En realidad, y pese a la experiencia de los meses anteriores, los grupos parlamentarios se han tomado con calma algunos de sus primeros cometidos. Por poner un ejemplo, el reparto de los escaños fue el primer asunto complicado con el que debió lidiar la Mesa ya constituida, y necesitó casi un mes para resolverlo.

La 'disputa' la iniciaron los ocho diputados de la antigua Convergència, que al incorporarse al Grupo Mixto no querían irse al 'gallinero' con sus nuevos compañeros, mientras que ERC y Podemos aspiraban a mejorar sus posiciones en la tercera fila de la bancada central que tendrían que dejar libres los nacionalistas catalanes.

Finalmente, el PP cuenta con 10 escaños de salida en la primera fila del Congreso de los Diputados, el PSOE con siete, Ciudadanos con cinco, Unidos Podemos con tres y PNV con dos. La Mesa del Congreso decidió, después de casi tres semanas de negociación por parte de los vicepresidentes de los cuatro grupos, el reparto de escaños en el hemiciclo. La formación liderada por Pablo Iglesias criticó duramente que "no se corresponde con la representación" de los partidos salida de las urnas el pasado 26-J, aunque eso sí, decidieron plegarse al considerar que existían cosas más importantes que atender.

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios