CRISIS EN LA CASA SOCIALISTA

Susana Díaz moviliza a sus fieles para que sea la candidata de consenso y sin rivales

La dirigente andaluza enfoca su agenda privada a combatir las resistencias que despierta su liderazgo y cuenta en esta batalla con referentes del PSOE como Rubalcaba, Vara o Jáuregui

Foto: Susana Díaz, este 19 de diciembre, durante la inauguración del Centro de Creación Contemporánea de Andalucía, en Córdoba. (EFE)
Susana Díaz, este 19 de diciembre, durante la inauguración del Centro de Creación Contemporánea de Andalucía, en Córdoba. (EFE)

El escenario ideal para Susana Díaz nunca ha sido un secreto: candidata de unidad, sin rivales, en un congreso del PSOE que no está previsto antes de mayo o junio. En eso trabaja desde ya la propia dirigente andaluza, cuya agenda privada echa humo para atraerse a quienes recelan de su liderazgo. Y en eso se afanan también otros de sus partidarios con predicamento interno, como el exlíder socialista Alfredo Pérez Rubalcaba, entre bambalinas, o José Luis Rodríguez Zapatero, en sus actos públicos.

Desde el entorno de la presidenta de Andalucía, se niegan a hablar abiertamente de una única candidatura ante el temor de que los críticos cobren fuerza en su denuncia de unas primarias “amañadas o pactadas por las élites”. “Si el PSOE andaluz saliera a decir que prefiere un único candidato para liderar el partido, mañana muchos dirían que Susana Díaz quiere cargarse las primarias y no es eso”, defiende un dirigente del partido. Sin embargo, nadie oculta que trabajan para que al congreso llegue con una candidatura ya pactada y de consenso, o quizás con un candidato alternativo, débil, que permita votar en primarias, pero que no supere más del 20% de los apoyos.

Quienes conocen bien el partido desaconsejan una lucha a cara de perro que al final resuelva la disputa en un 60-40%, porque dejaría intactas las heridas

Quienes conocen bien los entresijos socialistas asumen que retrasar el congreso hasta antes del verano para ir a una batalla a cara de perro entre Susana Díaz y otro candidato fuerte, en una pugna que podría librarse en un 60-40% de apoyos a favor de la andaluza, no permitiría salir del congreso con las heridas internas cerradas. Ha sido tal la fractura y tanto el enfrentamiento, que creen que se ha inoculado en la militancia que el objetivo es evitar cualquier congreso federal con tintes bélicos.

Patxi López, ¿desactivado?

El número dos de la gestora del PSOE, Mario Jiménez, no ocultó este lunes, en una entrevista en 'Los desayunos de TVE', que una candidatura de unidad “daría mucha fuerza al partido”, si bien aclaró que deben ser los militantes quienes tengan la última palabra. Un día antes, en 'ABC', también el presidente de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, apostaba por una candidata de unidad para “evitar el choque de trenes en el partido”. Aunque muchos pensaron que el extremeño se desmarcaba de Susana Díaz y apostaba por una tercera vía capaz de aunar todas las corrientes internas, desde el PSOE andaluz la lectura es muy distinta. Creen que Vara estaba remando en la dirección en la que ya trabaja gran parte del partido, tratando de acabar con las resistencias que despierta la líder andaluza para que sea ella la única candidata en el congreso federal. Versión que confirman fuentes muy próximas al dirigente extremeño, que insisten en que el destinatario de su mensaje es uno de los probables rivales de la jefa de la Junta, Patxi López. Vara es además uno de los cargos socialistas más respetados, de ahí que sea importante su trabajo de allanamiento del terreno, igual que hacen otros cuadros como el diputado Eduardo Madina (rival de Pedro Sánchez en 2014) o el portavoz en Bruselas, Ramón Jáuregui.

Patxi López y la presidenta de Baleares, Francina Armengol, el pasado 12 de noviembre en Barcelona. (EFE)
Patxi López y la presidenta de Baleares, Francina Armengol, el pasado 12 de noviembre en Barcelona. (EFE)


¿Cómo se trabaja para una candidatura única con Susana Díaz al frente cuando ya se sabe que hay una parte de la militancia anclada en el antisusanismo? Ante esta pregunta, la respuesta de diferentes dirigentes del PSOE siempre es la misma y combina dos elementos: tiempo y diálogo. Esta estrategia es lo único que podría justificar que la presidenta andaluza vaya a mantenerse aún varios meses en la ambigüedad, sin despejar su futuro de forma clara, por más que ya se dé por descontado que optará a la secretaría general del PSOE en el próximo congreso. La explicación desde las filas del socialismo andaluz es que toca ahora trabajar para tejer la unidad en torno a un proyecto para el partido, y solo después, cuando ya estén desactivadas todas las candidaturas con posibilidades reales de hacer sombra a la andaluza, dará su paso definitivo y despejará su futuro.

Los dirigentes socialistas próximos a Díaz creen que nadie "sensato" se atreverá a dar el paso sin el apoyo del PSOE andaluz, pero desconfían de Pedro Sánchez

En clave interna, los partidarios de la baronesa dan por hecho que no se consolidará una tercera vía como la que algunos han intentado tejer en la figura de Patxi López. Los cálculos internos son claros. Descuentan que nadie “sensato” se atreverá a dar el paso sin contar con el respaldo del PSOE andaluz, que representa un 25% del partido. Más cuando el futuro del PSC y la participación de los militantes catalanes en las próximas primarias para elegir secretario general siguen estando en el aire. Los partidarios de Díaz dan por desactivada la candidatura del exlendakari. “No se atreverá”, aseguran.

Pero eso no está tan claro desde el otro lado. Fuentes muy próximas a López recalcan que, hoy por hoy, "no es posible la unidad" con la baronesa andaluza, en caso de que él decidiera dar el paso, cosa que no está decidida, porque les separan cuestiones no menores, como "el modelo de partido o la visualización de España". "Que se retire ella entonces si quiere una candidatura de consenso", deslizan, dando a entender que el expresidente del Congreso aspira a ser él quien se alce como un aspirante de integración. En el círculo de López tampoco se creen los cantos de sirena del PSOE-A de que ella trabajará por disipar los recelos, puliendo su perfil. "Da igual como se vista. La naturaleza del escorpión es picar", añaden, sin disimular su desconfianza.

Sin embargo, es cierto que entre los pretorianos de Pedro Sánchez y en otros sectores del partido se da por hecho que, llegado el momento, el exlendakari pactará si ve que pierde frente a la jefa de la Junta, y también porque su talante es más componedor. Pero en el entorno más directo de este y entre quienes le apoyan, insisten en que no será así, para empezar porque no creen que Díaz disponga del apoyo de la mitad del PSOE. "La militancia a la que defendemos no aceptaría un acuerdo y creo que es muy mayoritario el sentimiento de que Susana no representa bien a todo el socialismo español. Más bien excluye a una parte importante. Si Patxi lo hiciera, sería a título personal, y no creo que lo hiciera", manifiesta una baronesa de peso dentro del espectro antes alineado con Sánchez. En la cúpula del PSE, que conoce bien a López —fue su secretario general 12 años—, ven igual de "complicado, al menos por ahora", una entente con Díaz, aunque no la descartan, y advierten de que, en efecto, si optara por entenderse con ella, podría encontrarse sin huestes detrás. Y es que en el flanco crítico se apunta que no hay que tener miedo a la confrontación de modelos y aspirantes, porque lo importante es comenzar a coser a partir del congreso y aceptar el resultado, gane quien gane.

En el entorno del exlendakari insisten en que hoy "no es posible la unidad" y recelan de Díaz: "Da igual como se vista. La naturaleza del escorpión es picar"

Otra cosa distinta es qué pasará con Sánchez, cuyos pasos no se atreven a analizar con la lógica interna habitual en el PSOE. Los defensores de Díaz no se fían del ex secretario general y no se atreven a hacer cábalas sobre su futuro. A pesar de que incluso gran parte de los críticos se han desvinculado de la candidatura de Sánchez, no hay un pronóstico certero sobre qué hará y si se presentará al congreso, ni él ha adelantado su decisión. Por eso, la estrategia de los partidarios de la dirigente andaluza pasa por desactivar terceras opciones mientras aíslan a Sánchez como candidato. Ya lo advierte uno de los más fieles al exlíder: "Si Susana no consigue la retirada de Pedro, entonces no conseguirá nada, porque habría gente que vería un acuerdo con Patxi como una traición. Pero es cierto que la duda que existe sobre un eventual pacto con Patxi le debilita como candidato". Por eso mismo, algunos miembros del reducido núcleo de confianza de Sánchez le empujan a que aclare su futuro para así cortocircuitar posibles "maniobras".

Susana Díaz moviliza a sus fieles para que sea la candidata de consenso y sin rivales

Retrasar el anuncio hasta primavera

Nadie despeja qué hará Díaz, a pesar de que sigue recibiendo presiones de una parte del partido para que avance su candidatura sin más demora, una vez que el PSOE ponga un calendario sobre la mesa en el comité federal del próximo 14 de enero. Sin embargo, desde su círculo más próximo no manejan esa hoja de ruta. Insisten en que la candidatura no se formalizará hasta que se convoque oficialmente el congreso, dos meses antes de la fecha elegida. Eso podría retrasar hasta abril el anuncio formal de la líder andaluza.

Pedro Sánchez, el pasado 29 de noviembre, en una conferencia en México DF. (EFE)
Pedro Sánchez, el pasado 29 de noviembre, en una conferencia en México DF. (EFE)


A pesar de todos los riesgos y el desgaste que puede conllevar retrasar tanto en el tiempo una decisión que ya es un secreto a voces, los dirigentes más próximos a Díaz en Andalucía creen que el manejo de los tiempos va a ser clave y apuestan por no avanzar la decisión a enero. La razón es que creen que solo con esos meses por delante se podrá trabajar internamente para lograr esa candidatura de paz. El segundo argumento, casi más poderoso que este primero, es que el PSOE necesita tiempo para amarrar la sucesión en Andalucía en el partido y en el Gobierno.

Solo en el círculo más cerrado de la baronesa andaluza se defiende la compatibilidad de la secretaría general y la Junta. Quieren ganar tiempo para la sucesión

Aunque desde el PSOE andaluz se defiende con firmeza que es compatible ser presidenta de la Junta de Andalucía y secretaria general, de Despeñaperros para arriba las dudas crecen, y mucho, y las explicitó el pasado sábado uno de sus más fieles partidarios, el exministro José Bono, en 'La sexta noche'. El plan es que Susana Díaz deje el mando del PSOE andaluz y se mantenga como líder nacional y presidenta andaluza “mientras sea posible”. No se sabe si serán semanas, meses o hasta que se convoquen nuevas elecciones generales. Sería tiempo que los socialistas ganarían para amarrar una sucesión sin sobresaltos ni traumas en la comunidad, donde los socialistas están a punto de cumplir 40 años ininterrumpidos en el poder y donde las encuestas comienzan a activar las alarmas, dando como ganador posible de unas autonómicas al PP, que tendría posibilidades de gobernar con Ciudadanos.

Susana Díaz moviliza a sus fieles para que sea la candidata de consenso y sin rivales

Dudas crecientes sobre Sánchez entre los barones críticos... y plataformas en pie de guerra

Los barones que antaño eran fieles al secretario general mantienen dudas cada vez mayores sobre la idoneidad de este como candidato en unas primarias. Un cuestionamiento que se palpó en la reunión que varios de ellos mantuvieron el pasado miércoles en Madrid -aprovechando que la líder vasca, Idoia Mendia, se había desplazado a la capital a un desayuno informativo-, sin la presencia de Pedro Sánchez, que adelantó el domingo El Confidencial.

A esa cita acudieron los secretarios regionales de Euskadi (Idoia Mendia), Navarra (María Chivite), Murcia (Rafa González Tovar) y La Rioja (César Luena, secretario de Organización con Sánchez), más el número dos de Madrid (Enrique Rico), la presidenta de la gestora gallega (Pilar Cancela), la diputada asturiana Adriana Lastra y el jefe de Gabinete de Luena durante su mandato en Ferraz, el extremeño Juanra Ferreira. Además, había delegado su voz en los presentes la presidenta de Baleares, Francina Armengol, y estaba al tanto la cántabra Eva Díaz Tezanos. 

En la reunión se apreció "un sentimiento mayoritario": que lo "más conveniente" era comunicar a Sánchez que ya no es la opción idónea para liderar el PSOE. Pero no hubo unanimidad, en parte por las reticencias mostradas por Lastra, miembro de la ejecutiva saliente y muy fiel al exlíder. Sánchez no estaba convocado al encuentro. 

Ayer, en Valladolid, tres diputados del no a Mariano Rajoy -el guipuzcoano Odón Elorza, la palentina Luz Martínez Seijo y la independiente Zaida Cantera- mostraron su respaldo a la recién plataforma pro congreso y primarias ya montada en Castilla y León. El salón se abarrotó con más de 300 personas, informa Efe. La siguiente parada, la capital extremeña, Mérida, este jueves. 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios