un guiOn interno redactado por bernad

Manos Limpias admitió que también quería dinero por salvar a Urdangarin en Nóos

El sindicato de funcionarios reconoció en un documento secreto que estaba dispuesto a negociar a cambio de un pago su petición de 26 años y medio de cárcel para Iñaki Urdangarin

Foto: La infanta Cristina y su marido Iñaki Urdangarin. (EFE)
La infanta Cristina y su marido Iñaki Urdangarin. (EFE)

Manos Limpias elaboró un guion interno para negociar con Caixabank y Sabadell un pago millonario a cambio de retirar su acusación contra la infanta Cristina en el caso Nóos antes del inicio de la vista oral. Pero lo más llamativo de ese guión, al que ha tenido ahora acceso El Confidencial, es que revela por primera vez que el sindicato de Miguel Bernad también llegó a poner en venta la retirada de su acusación contra el propio Iñaki Urdangarin, a pesar de que Manos Limpias pedía públicamente que el cuñado de Felipe VI fuera condenado a 26 y medio de cárcel por los presuntos delitos de malversación, tráfico de influencias, falsedad en documento público, prevaricación, delito contra Hacienda, blanqueo de capitales, falsedad en documento privado y fraude la Administración.

[Absuelta la infanta Cristina y 6 años de prisión para Urdangarin]

El documento, facilitado a este diario por el entorno de Manos Limpias, fue localizado por los agentes de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía Nacional encargados del caso durante el registro de la sede del sindicato y ha sido incluido en el último informe que han remitido al Juzgado Central número 1 de la Audiencia Nacional, en el que se instruye la causa. En el punto tercero de este guion de una sola página, la entidad recogió que debía “analizar también la imputación de Iñaki Urdangarin” junto a el resto de “consideraciones a la imputación de la infanta” que iban a ser negociadas.

Según las fuentes consultadas, el guion fue elaborado en paralelo al contrato que redactó el propio Bernad, desvelado ya por El Confidencial, para sellar con Caixabank y Sabadell el acuerdo de desimputación de la infanta Cristina en el caso Nóos a cambio de hasta 20 millones de euros. Sin embargo, una vez que comenzó el juicio el pasado enero, Manos Limpias y Ausbanc rebajaron sus pretensiones a tres millones de euros, como admitieron en sede judicial los responsables de esas dos entidades financieras que participaron en la negociación.

La retirada de la acusación del colectivo de Bernad contra la infanta habría provocado su absolución automática, al ser la única parte que la sentó en el banquillo por dos delitos fiscales en 2007 y 2008 en grado de cooperadora. El caso de Urdangarin habría sido distinto porque también le acusaba la Fiscalía, pero un cambio de criterio de Manos Limpias habría mejorado sustancialmente sus expectativas penales. El representante del Ministerio Público terminó pidiendo al final del juicio 19 años de cárcel porque el marido de la infanta no se arrepentía. Con todo, son 7 años y medio menos de lo que reclamó la abogada de Bernad en la causa, su mano derecha Virginia López Negrete. Una actitud diferente de la letrada durante las vistas también habría favorecido al marido de la infanta.

El guion secreto de Manos Limpias también recoge otras reflexiones que, en conjunto, acaban convirtiéndolo en una confesión involuntaria. “Queremos un interlocutor válido por parte de la infanta. No el abogado Miguel [sic] Roca. El interlocutor podría ser el Abogado del Estado o la Fiscalía”, arranca este documento de consumo interno que, según fuentes del sindicato, habría sido elaborado por el propio Bernad, en prisión provisional desde el pasado 18 de abril, al igual que Pineda.

Sobre las consecuencias que tendría su giro en la acusación de Cristina de Borbón, el guion señalaba: “Debemos abordar de cara a la opinión pública y redes sociales que no nos hemos vendido”. La frase indica el temor que tenía Bernad a que la maniobra generara suspicacias en la población y desencadenara una causa como la que ha terminado con Manos Limpias. “No se pueden alegar razones de Estado, que efectivamente lo son, pues los ciudadanos no lo entenderían. Hay que alegar razones procesales”, añade el documento.

Bernad también entró en otros aspectos. Como complemento al acuerdo, proponía explorar la opción de una “sentencia pactada” que fijara la participación de la infanta en la trama Nóos, aunque no se le imputara ningún delito. Asimismo, indicaba que era imprescindible negociar el “momento a efectuar o suscribir el documento” de retirada de la acusación. Bernad no tenía claro cómo articular la retirada de la acusación. “Para no llegar a juicio oral y sentarse en el banquillo, incluso en cuestiones previas, una solución sería la de plantear cuestiones previas en escrito previo y contestación por parte de la acusación popular”, barajó el líder de Manos Limpias.

Al secretario general del sindicato también le preocupaba el cobro del chantaje. “Debemos articular la compensación a Manos Limpias, sin utilizar al denominado testaferro LPM”, recoge otro de los puntos del documento. La frase no sólo reconoce implícitamente que, antes de la redacción de ese texto, Bernad llegó a utilizar los problemas económicos de la empresa Corporación LPM, propiedad de un amigo, para negociar la salvación de la infanta, sino que además admite que, en realidad, sólo recurrió a esa compañía para que actuara de testaferro.

El secretario general de Manos Limpias, Miguel Bernad. (EFE)
El secretario general de Manos Limpias, Miguel Bernad. (EFE)

Este diario ya reveló que en una primera fase de las negociaciones, Bernad propuso que el pago se camuflara como un crédito a Corporación LMP, una empresa de seguridad y servicios con sede en Barcelona que se encontraba en una difícil situación económica y que en diciembre de 2015 se vio abocada a presentar concurso de acreedores. Sin embargo, nunca se alcanzó un acuerdo y Cristina de Borbón tuvo que sentarse delante del juez.

Los investigadores de la UDEF concluyen en su informe que este guion demostraría que “existían un interés por parte de Manos Limpias de retirar la acusación popular contra la infanta Cristina pero, para llevarla a cabo, se precisaría una compensación a Manos Limpias, la cual debía materializarse dejando de lado al denominado testaferro LPM e incidiendo en que en la negociación no participase el abogado Miguel Roca”.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios