lo iba a presentar a cambio de un pago millonario

Manos Limpias ya tenía listo el escrito para solicitar la desimputación de la Infanta

El supuesto sindicato de funcionarios llegó a redactar el documento que iba a remitir a la Audiencia de Palma para retirar la acusación contra la Infanta si le pagaban tres millones

Foto: La infanta Cristina. (E. Villarino)
La infanta Cristina. (E. Villarino)

Manos Limpias llegó a confeccionar un escrito para solicitar la desimputación de la infanta Cristina en el caso Nóos a cambio de un pago millonario. El documento se redactó después del pasado verano y estaba listo para ser remitido a la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Palma de Mallorca antes de que comenzara en enero el juicio por el que ha terminado sentándose en el banquillo la hermana de Felipe VI. Sin embargo, Manos Limpias no logró el dinero que exigía y nunca envió el escrito a Palma.

En el documento, facilitado a El Confidencial por el entorno de la organización que dirigía Miguel Bernad, Manos Limpias pedía expresamente “desistir” de su acusación contra la Infanta por dos delitos fiscales en grado de cooperadora, un movimiento procesal que habría provocado su absolución automática, al tratarse de la única parte personada que la implica en el caso. Supuestamente, según el escrito, la única condición que exigía el sindicato de funcionarios para retirarse era que Cristina de Borbón admitiera, antes del inicio de la vista oral, que los hechos de los que sigue acusándola en estos momentos eran ciertos.

Sin embargo, el instructor de la operación Nelson contra Manos Limpias y Ausbanc, el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz, considera acreditado que el verdadero motivo por el que la asociación de Bernad se planteó retirar su acusación contra la Infanta era porque esperaba obtener a cambio una importante suma económica de CaixaBank y Banco Sabadell, como adelantó El Confidencial. Se trata de uno de los principales episodios en los que se apoyó Pedraz el pasado 18 de abril para enviar a prisión provisional al propio Bernad junto al presidente de Ausbanc, Luis Pineda, que también habría participado activamente en esas conversaciones.

Cuatro páginas y nueve puntos

El documento al que ha tenido acceso este diario probaría la existencia de esa negociación incluso antes de lo que consta por ahora en el sumario. Sus cuatro páginas están encabezadas por el logotipo y el nombre del sindicato y su contenido se estructura en nueve puntos. En los dos primeros, Manos Limpias simplemente reconocía que “entre los imputados en el procedimiento referenciado [2677/08, el del caso Nóos] se encuentra la imputada Cristina de Borbón y Borbón” y que “la imputada Cristina de Borbón y Borbón está imputada por dos delitos fiscales”.

A partir del tercer punto, Manos Limpias desgranaba los argumentos que iba a utilizar para disfrazar ante la opinión pública su sorpresivo giro en el procedimiento, cuando ya solo quedaban unas semanas para colocar a la Infanta ante un tribunal. “Que las cuestiones previas que se van a dirimir antes del juicio oral, se va a esgrimir por parte de la defensa de la imputada, Cristina de Borbón y Borbón, la denominada 'doctrina Botín', esto es, que si no hay acusación por parte del Ministerio Público, aunque acuse únicamente la acusación popular, la imputación queda sin efecto”. Frente a ese criterio, la asociación de Bernad advertía en el cuarto apartado de que utilizaría, “por contra, la denominada 'doctrina Atutxa”, en la que, “aunque no acuse el Ministerio Público, la imputación seguiría adelante”.

Manos Limpias ya tenía listo el escrito para solicitar la desimputación de la Infanta

“En este dilema”, arrancaba el punto quinto, “doctrina Botín-doctrina Atutxa, planteada en cuestiones previas al juicio oral, la Sala de la Audiencia Provincial de Palma de Mallorca tendría que pronunciarse a favor de una u otra doctrina, con el consiguiente escándalo mediático que vendría a empañar aún más no solo la pena de telediario de la imputada Cristina de Borbón y de su esposo Ignacio [sic] Urdangarin, sino también se daría la sensación ante la opinión pública de que se buscan todo tipo de triquiñuelas retorcidas para que no se sentaran en el banquillo”.

"Estaríamos en condiciones de desistir"

La clave del documento se encuentra en el punto sexto. El sindicato de Bernad transmitía expresamente a la Audiencia de Palma su decisión de renunciar a seguir acusando a la imputada más célebre de España. “Manos Limpias cree que se ha cumplido con la ley; se ha satisfecho el interés público general con el abono de la responsabilidad civil pecunaria, y dado que la pena a imponer no superaría en caso de ser condenada a dos años de prisión y además dado que el Ministerio Público no acusa y que podría llegarse a una 'sentencia pactada' reconociendo la imputada, además, los delitos por los que se la acusa, estaríamos como acusación popular en condiciones de DESISTIR [sic] en la imputación de Cristina de Borbón, siempre y cuando se den los requisitos expuestos en este apartado”.

La redacción es farragosa, pero demuestra que Manos Limpias barajó solicitar la retirada de su acusación antes de que comenzara el juicio y que hubo conversaciones fluidas entre Bernad y la entidad en la que trabaja la hermana del Rey desde 1992, CaixaBank. De las propias conversaciones telefónicas intervenidas en el sumario se desprende que Bernad y el director general de la Fundación de La Caixa, Jaume Giró, quedaron varias veces para tratar de alcanzar un pacto. El directivo de La Caixa denunció el ofrecimiento de Manos Limpias y Ausbanc el pasado mes de marzo.

Manos Limpias ya tenía listo el escrito para solicitar la desimputación de la Infanta

Los tres últimos puntos del escrito son un puro ejercicio exculpatorio. “Manos Limpias quiere dejar constancia de que en modo alguno nos hemos ensañado con la imputada por ser quien es, solicitando las mismas diligencias de prueba que hemos efectuado con otros imputados en igualdad ante la Ley”, figuraba en el séptimo apartado. En el octavo, añadía: “Manos Limpias no quiere, por otra parte, que se nos utilice por aquellos que verían con muy buenos ojos que a la Casa Real, en la persona de la infanta Cristina de Borbón, se sentara en el banquillo”. Y finalmente, en el noveno punto, remachaba que “Manos Limpias si llega a esta conclusión es porque después de un exhaustivo análisis, que lo hacemos con todos los imputados cualesquiera que sea su condición, es porque tenemos la conciencia tranquila, que hemos llegado procesalmente al límite de un proceso judicial, respetando la legalidad vigente, los diversos tramos procesales con exquisita pulcritud, por lo que nadie nos puede acusar de hacer un desestimiento por fines espúreos o como contrapartida a algo”.

La firma de López Negrete

Pedraz ha concluido justo lo contrario: que Bernad y Pineda vendieron la salvación de la Infanta por al menos tres millones de euros, aunque en las primeras negociaciones exigieron hasta 20. El propio Bernad habría reconocido la existencia de este documento cuando declaró en la Audiencia Nacional horas antes de ser enviado a prisión. Admitió que había elaborado un borrador para desistir y que negoció su contenido con CaixaBank, pero aseguró que solo lo hizo “por el bien de España”. El único motivo por el que no lo remitió a la Audiencia de Palma fue, según dijo, porque el abogado de doña Cristina, Miquel Roca, se metió en las conversaciones. Bernad negó insistentemente que hubiera pedido dinero a cambio. Pero los investigadores creen que la auténtica razón por la que el escrito no había visto la luz hasta ahora es que el dinero que él y Pineda pedían nunca entró en sus cuentas.

En la cuarta página, al final del documento, había dos espacios reservados para que estamparan su firma los representantes legales del sindicato en el caso Nóos. A la izquierda debía ir la rúbrica del procurador, Santiago Carrión, y a la derecha, la de Virginia López Negrete, la letrada de Manos Limpias en la causa. López Negrete no está imputada en la operación Nelson, pero este documento indicaría que pudo estar al tanto de las conversaciones para retirar la acusación que ella misma defiende. Sin su firma, la negociación nunca habría tenido sentido.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
17 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios