pagó al presidente el 80% de sus gastos de dentista

La UDEF descubre una denuncia de Manos Limpias a Rajoy por beneficios de Telefónica

El sindicato de Miguel Bernad acusó al presidente del Gobierno de utilizar irregularmente el seguro médico de su mujer en Telefónica para pagarse tres revisiones odontológicas

Foto: El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy. (EFE)
El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy. (EFE)

La Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía Nacional ha descubierto que Manos Limpias presentó el pasado febrero una denuncia contra Mariano Rajoy por haberse beneficiado presuntamente de forma irregular del seguro médico privado del que disfrutaba su mujer, Elvira Fernández, durante su etapa como empleada de Telefónica. Según ha podido saber El Confidencial, el documento fue intervenido el pasado abril durante el registro de la sede del sindicato de funcionarios y habría sido redactado por su propio secretario general, Miguel Bernad, que permanece en prisión provisional junto al otro presunto cabecilla de la operación Nelson, el presidente de Ausbanc, Luis Pineda.

La denuncia se refiere a hechos que habrían ocurrido entre 2009 y 2011, cuando el actual presidente del Gobierno en funciones era el líder de la oposición, y se dirige concretamente contra el entonces presidente de la multinacional española, César Alierta, y contra Enrique Acedo, director general de Antares Salud, la empresa de seguros y pensiones de Telefónica. Sin embargo, los hechos descritos en la denuncia se refieren a irregularidades presuntamente cometidas por Rajoy.

El presidente del Gobierno en funciones y líder del PP, Mariano Rajoy, junto a su mujer, Elvira Fernández. (EFE)
El presidente del Gobierno en funciones y líder del PP, Mariano Rajoy, junto a su mujer, Elvira Fernández. (EFE)

En concreto, según las fuentes consultadas por El Confidencial, el sindicato de funcionarios que dirigía Bernad acusó al dirigente del Partido Popular de haber utilizado la póliza médica de Antares que pertenecía a su esposa para conseguir una rebaja de hasta el 80% en el coste de revisiones odontológicas. Los hechos se habrían producido durante tres ejercicios seguidos y las facturas sumaron en torno a 1.500 euros, aunque el presidente del Gobierno en funciones solo tuvo que abonar una quinta parte. El resto fue asumido por el gigante del sector de las telecomunicaciones.

Manos Limpias basó la denuncia en que solo los familiares dependientes de empleados de Telefónica España, la firma para la que trabajó Elvira Fernández hasta diciembre de 2011, podían beneficiarse del seguro médico privado. Sin embargo, el documento señala que, durante esos años, Rajoy estuvo dado de alta en la seguridad social como empleado del Partido Popular y, sobre todo, como diputado del Congreso. Es decir, que no era dependiente del único titular de la póliza y, por tanto, no debía haberse acogido a ella para reducir el coste del dentista.

Según reflejó Manos Limpias en su escrito, los hechos serían suficientes para acusar a los máximos responsables de Telefónica y Antares de los delitos de administración desleal y apropiación indebida. Pero, en una fase posterior, el sindicato planeaba dirigir su acusación directamente contra Rajoy por un presunto delito de estafa, al superar el supuesto fraude al seguro los 400 euros. El Código Penal lo castigaba en esos años con entre seis meses y tres años de cárcel. 

Dos meses antes de la operación

La denuncia fue presentada ante los Juzgados de Plaza de Castilla el pasado febrero, solo dos meses antes de que se desencadenara la operación de la UDEF contra la trama que urdieron Manos Limpias y Ausbanc para convertir la interposición de acciones judiciales en un instrumento de chantaje. Sin embargo, aunque la denuncia contra Rajoy se ha incluido en el procedimiento, no hay ninguna evidencia de que Manos Limpias la hubiera utilizado para exigir ningún tipo de contraprestación.

Según las fuentes consultadas, los investigadores también habrían detectado que Bernad pidió a Pineda que le diera 1.500 euros para poder abonar la fianza necesaria para seguir adelante con el procedimiento, algo que también habría ocurrido en otras causas. El diálogo ratificaría que los máximos responsables de Manos Limpias y Ausbanc funcionaban como una sola estructura criminal y que había continuos trasvases de fondos y favores entre ambas organizaciones. Pero del detalle de la fianza también se desprende que la denuncia habría seguido su curso en los Juzgados de Plaza Castilla en paralelo a la investigación dirigida por el Juzgado Central de Instrucción número 1 de la Audiencia Nacional.

El expresidente de Telefónica, César Alierta. (EFE)
El expresidente de Telefónica, César Alierta. (EFE)

La UDEF remitió este jueves al titular de ese tribunal, el juez Santiago Pedraz, un informe con un exhaustivo análisis de toda la documentación intervenida en el registro de la sede de Manos Limpias en la calle Ferraz de Madrid. La denuncia contra Rajoy solo es una de las pruebas que utilizan los investigadores para concluir que, en contra de lo que supuestamente establecían los estatutos del sindicato, Bernad utilizó el colectivo en su propio beneficio y también lo puso al servicio de terceros como Ausbanc para obtener un rendimiento económico exclusivamente individual, ajeno al presunto espíritu de la asociación.

Los documentos analizados también han permitido a los agentes concluir que la representante de Manos Limpias en el caso Nóos, la abogada Virginia López Negrete, encargada de sostener la acusación contra la infanta Cristina en ese procedimiento, era una pieza fundamental en la presunta trama delictiva. No solo tenía poder de decisión en la entidad que encabezaba Bernad. La UDEF ha localizado numerosas comunicaciones que probarían que la letrada mantenía un intenso vínculo con Pineda, a pesar de que llevaba años fuera de Ausbanc. 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
20 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios