El PP apunta al deterioro de la economía para apremiar la investidura de Rajoy
  1. España
la recuperación, en peligro ante la incertidumbre

El PP apunta al deterioro de la economía para apremiar la investidura de Rajoy

La caída de las bolsas, la subida de la prima de riesgo y el deterioro en la valoración de algunos bancos privados y de la nacionalizada Bankia alarman en el equipo económico del Ejecutivo

Foto: El presidente del Gobierno y del Partido Popular, Mariano Rajoy (d), durante la reunión del comité de dirección del partido. (EFE)
El presidente del Gobierno y del Partido Popular, Mariano Rajoy (d), durante la reunión del comité de dirección del partido. (EFE)

No solo el golpe separatista en Cataluña, también los primeros datos del deterioro de la situación económica son anotados en el Partido Popular como factores decisivos para plantear la urgencia de un acuerdo amplio entre los partidos constitucionalistas, que facilite la formación de un nuevo Gobierno de Mariano Rajoy. El derrumbe sin freno de las bolsas, la subida de la prima de riesgo y el deterioro específico en la valoración de algunos bancos privados, y sobre todo de la nacionalizada Bankia, alarman en el equipo económico del Ejecutivo en funciones.

La apelación al principio de la estabilidad política como requisito indispensable para mantener la recuperación económica ya no es un simple enunciado para invitar a un pacto, los mercados empiezan a reflejar que la incertidumbre pasa factura y ha empezado el deterioro de la confianza en España, dentro y fuera. Si el periodo de inestabilidad se alarga más allá de los plazos lógicos, en marzo puede empezar la temida fuga de capitales y las desinversiones, advierten en medios gubernamentales. Se da por descontado que ese deterioro se aceleraría en el caso de que Pedro Sánchez abra negociaciones para formar una gran coalición con la izquierda populista (Podemos), ya conocida en la UE por la experiencia de Tsipras en Grecia. Y además necesita a los partidos secesionistas.

Las bolsas nacionales han caído un 7% en los seis días del arranque del año, y lo han hecho después de un mes de diciembre también desastroso. La influencia de la situación en China es clara en todo el mundo bursátil, pero en el caso de España también se cruza la incertidumbre política, ya que no hay ni citas para desbloquear la investidura entre los partidos 'homologables' en el ambito europeo: populares, socialistas y liberales. El Ibex 35 cerró ayer por debajo de la cota psicológica de los 8.900 puntos y sin signos de rebotar en los próximos días.

El resultado para algunos valores es todo un problema para el Estado y los objetivos del Gobierno saliente de sostener el crecimiento económico, afrontar el pago de la deuda con un interés razonable y, por ejemplo, recolocar Bankia en el sector privado. La acción del antiguo grupo de cajas que el Ejecutivo se vio obligado a nacionalizar está por debajo del euro. En el mercado de deuda, la prima de riesgo se ha colocado en los 126 puntos básicos.

Con ese panorama, en fuentes gubernamentales advierten de que el deterioro de todos los índices puede ir a más en las próximas semanas si no se abre una vía clara de negociación para formar o respaldar un Ejecutivo estable, pero de partidos constitucionalistas (PP, PSOE y Ciudadanos), comprometido con el cumplimiento de los objetivos de deuda y reformas en la línea marcada por las instituciones de la UE.

Si Sánchez persiste en su negativa a los pactos habituales en la mayoría de los países europeos entre el centro derecha y la socialdemocracia para perseguir la fórmula de la izquierda portuguesa (socialistas, populistas y comunistas), en los mismos medios del equipo económico saliente insisten en que convendría abreviar los plazos para convocar nuevas elecciones. Insisten en que la economía no puede aguantar en medio de la incertidumbre durante toda la primavera si los comicios se repiten en mayo, con lo que no habría Gobierno hasta el próximo verano.

Continuidad en el PP para Congreso y Senado

La primera prueba que indicará las posibilidades de acuerdo entre los partidos será la constitución de la Mesa del Congreso fijada para mañana miércoles. Mariano Rajoy preside antes la junta directiva nacional del PP para anunciar los nombres de sus aspirantes a la Presidencia de las Cortes, al resto de los puestos en la mesas de ambas cámaras y los portavoces del Grupo Popular. Sin acuerdo cerrado con ningún otro partido hasta el momento, en fuentes del PP apuntan que la continuidad puede marcar los nombramientos, precisamente por la incertidumbre absoluta sobre lo que pueda ocurrir después. En fuentes del PP se da por hecho que Rafael Hernando continuará como portavoz y que Jesús Posada podría ser de nuevo candidato a presidir la Cámara Baja. En el Senado hay pocas dudas: la mayoría absoluta de los populares garantiza el cargo para uno de los suyos, y , en principio, continuará Pío García Escudero.

El PP ha ofrecido a Ciudadanos facilitar su presencia en la Mesa del Congreso con dos de los nueve puestos en juego, que es la misma oferta que ha hecho el PSOE a Albert Rivera a cambio de que apoyen a Patxi López como presidente.

Bolsas Prima de riesgo Recuperación económica Unión Europea Mariano Rajoy
El redactor recomienda