El PP cree que los socialistas necesitan tiempo

Rajoy presiona para conseguir la investidura con la abstención del PSOE a última hora

En el PP consideran que el PSOE no puede arriesgarse a nuevas elecciones con un Iglesias al alza que tiene prisa por sustituir a los socialistas como partido hegemónico de la izquierda

Foto: El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (d), y el líder del PSOE, Pedro Sánchez. (EFE)
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (d), y el líder del PSOE, Pedro Sánchez. (EFE)

Mariano Rajoy insiste en convencer a su partido de que tiene posibilidades de ser reelegido presidente del Gobierno porque a última hora, después de reiterados y rotundos rechazos, los socialistas acabarán por abstenerse en su investidura. Además de las gestiones que ha podido hacer el jefe del Ejecutivo con sus interlocutores en el PSOE (Felipe González, José Luis Rodríguez Zapatero o Susana Díaz), en el PP consideran que el PSOE no puede arriesgarse a competir en unas nuevas elecciones con un Podemos al alza porque necesita tiempo para recomponerse. Y tampoco se acaban de creer que los barones socialistas dejen a Pedro Sánchez pactar con Pablo Iglesias, Oriol Junqueras y demás grupos nacionalistas y de izquierdas para hacerse con el poder.

La consigna oficial del PP consiste en comparar el bloqueo aritmético del nuevo Congreso (ni populares ni socialistas suman mayoría con nadie que no vaya contra la Constitución) con los casos de Alemania y Francia ante situaciones similares: acuerdos entre los dos grandes para garantizar la estabilidad del país en el primer caso o para frenar a Le Pen en el segundo. El 'no' de entrada que Sánchez dio a la oferta de Rajoy para el entendimiento entre constitucionalistas que permita arrancar la legislatura y mantener la gobernabilidad de España no ha desanimado al jefe del Ejecutivo en funciones.

En la dirección del Partido Popular consideran que el desarrollo del comité federal del PSOE ha sido un primer paso positivo para que Sánchez recapacite, ya que el partido le ha acotado su política de pactos con Podemos al exigir a los 'emergentes' de izquierda que renuncien previamente a sus propuestas de liquidación de la unidad nacional de España. Tampoco consideran que Iglesias tenga intención alguna de apoyar al PSOE, sino más bien de sustituirlo en las próximas elecciones como alternativa de poder, y a ser posible esta primavera si hay que repetir los comicios.

Si Sánchez se empeña en impedir que Rajoy sea reelegido y no tiene margen para formar una gran coalición anti-PP en el Congreso las nuevas elecciones serán inevitables, pero con tiempo suficiente para que el PSOE se replantee la continuidad de su secretario general y candidato. Por eso fuentes de la dirección del PP siguen convencidos de que el actual jefe de filas de los socialistas se puede inclinar al final por dejar que Rajoy gobierne al menos una temporada "porque la única salida de Sánchez es ganar tiempo". Sería una abstención anunciada en el último minuto por puro sentido del Estado.

Mariano Rajoy y la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz. (EFE)
Mariano Rajoy y la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz. (EFE)

En el PP dan por hecho que su presidente ha hecho todas las gestiones pertinentes con sus conocidos de la vieja guardia del PSOE con Felipe González al frente, pero también con José Luis Rodríguez Zapatero y personas próximas a los principales 'barones' del partido. Con Susana Díaz se da el caso de que es la dirigente socialista en activo con quien Rajoy tiene una mejor relación, como se demostró en el episodio de la agresión sufrida por el jefe del Ejecutivo en Pontevedra. A ella le cogió el teléfono, a Sánchez no.

En Génova también confían en las presiones que puede tener el secretario general del PSOE de sus socios en el ámbito europeo. Los socialdemócratas alemanes y los socialistas franceses ya han demostrado hasta dónde han sido capaces de llegar para garantizar la estabilidad de sus países: pactar con 'la derecha'.

Frente a esa apuesta por conseguir un cambio gradual en la posición de Sánchez que no culminaría hasta el mes de febrero en la sesión de investidura correspondiente, en el PP también hay otra opinión muy extendida entre sus diputados que consideran ya inevitables unas nuevas elecciones, sobre todo porque con 123 diputados, 163 con Ciudadanos pero a 13 de la mayoría es imposible gobernar. Además, dicen que "los socialistas nunca facilitarán que Rajoy siga en el poder, ni siquiera con la abstención", y recuerdan que la 'vieja guardia' del PSOE ya no existe en la organización y reduce su influencia a dar consejos desde fuera. Consideran que el actual secretario general de los socialistas está amortizado en cualquier caso como gran perdedor de los comicios y que lo lógico es que su partido fuerce un relevo para probar suerte con un nuevo candidato, que sería Susana Díaz, para frenar el ascenso de Iglesias.

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios