Es noticia
Menú
Los hijos de Villar Mir pierden 920 millones por el derrumbe del imperio familiar
  1. Empresas
NÚMEROS ROJOS HISTÓRICOS

Los hijos de Villar Mir pierden 920 millones por el derrumbe del imperio familiar

Los tres vástagos del marqués se apuntan unos números rojos históricos por las minusvalías de Inmobiliaria Espacio, la cabecera de la que fue una de las grandes fortunas españolas

Foto: El expresidente de OHL Juan Miguel Villar Mir. (EFE/Fernando Alvarado)
El expresidente de OHL Juan Miguel Villar Mir. (EFE/Fernando Alvarado)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Juan Villar-Mir de Fuentes, Silvia Villar-Mir de Fuentes y Álvaro Villar-Mir de Fuentes, los tres hijos de Juan Miguel Villar Mir, han puesto al día el valor de la fortuna familiar que les concedió su padre en 2012. Y lo han hecho a la baja, de acuerdo a la situación actual del que fue un imperio empresarial con más de 6.000 millones de euros de facturación. Los herederos se han visto forzados a apuntarse unas pérdidas conjuntas de 920 millones en sus tres sociedades patrimoniales, según información interna de la saga.

Tanto Juan como Silvia y Álvaro se han apuntado un deterioro de 307 millones de euros cada uno de ellos por la pérdida de valor de Inmobiliaria Espacio, la empresa que actúa como cabecera de un 'holding' que hasta hace poco incluía negocios de construcción —OHLA—, fertilizantes —Fertiberia—, metalúrgicos —FerroAtlántica—, energía, fincas, yates y activos inmobiliarios, como Torre Espacio y Torre Caleido, dos de las cinco grandes moles de oficinas que dominan el paseo de la Castellana (Madrid). De todo eso apenas queda, salvo Ferroglobe, la compañía cotizada en el Nasdaq estadounidense, de la que tiene el 54% del capital.

Foto: Juan Villar-Mir de Fuentes. (EFE)

Juan, nombrado oficialmente heredero en 2012, cuando su padre, de más de 80 años, decidió dar un paso atrás por motivos de salud, se ha visto obligado a reconocer unas pérdidas de 307 millones por su participación del 33% en Inmobiliaria Espacio a través de Launium Corp, su sociedad patrimonial. Lo mismo ha hecho Silvia, que ostenta la vicepresidencia a través de Panarea Capital, que se ha anotado un deterioro de otros 307 millones por el tercio del 'holding' de que es propietaria. Por último, Álvaro, el tercero de los hijos del marqués de Villar Mir, se ha anotado unas minusvalías similares por su parte correspondiente.

Los tres han tenido que admitir estos números rojos después de que Inmobiliaria Espacio haya tenido un quebranto de casi 2.500 millones de euros en los últimos cinco años. Aunque en 2021 la sociedad redujo las pérdidas a tan solo 45 millones, en los ejercicios anteriores los agujeros fueron de 330 millones (2020), 447,5 millones (2019), 735,5 millones (2018) y 900 millones (2016). Solo 2017 se saldó con unos beneficios de 200 millones que sirvieron para dar un poco de aire a un grupo sobre el que Deloitte advirtió de su viabilidad por su elevada deuda.

Precisamente, el endeudamiento, que llegó a ascender a 1.800 millones netos en 2016, provocó que la familia tuviera que poner gran parte de las joyas de la corona a la venta. Grupo Villar Mir se desprendió de Fertiberia, vendida al fondo oportunista Triton, y de FerroAtlántica, al también 'private equity' TPG, en 2019 por 200 y 170 millones, respectivamente. En 2021, los empresarios madrileños traspasaron la mayoría de su participación en OHLA a los mexicanos Amodio. El pasado verano hicieron la última operación, al enajenar su cartera de energías renovables en favor de F2i y Crédit Agricole.

Foto: El empresario y abogado Juan Miguel Villar Mir. (EFE/Ballesteros)

La situación de la familia ha sido tal que tuvo que vender uno de los yates de lujo en los que el patriarca, los hijos y los nietos pasaban sus largas vacaciones en las aguas de Grecia. Más tarde, también se deshicieron del avión privado. Un Dassault Falcon 7X, que firmó en alquiler con Société Générale Equipment Finance Iberia en 2017 por 13,95 millones de euros y que consiguieron enajenar por 20,8 millones de dólares, 18,39 millones de euros.

La coyuntura financiera ha sido tan crítica para este apellido ilustre que el Banco Santander se quedó con su valiosa colección de arte por el impago de un crédito que llegó a alcanzar los 72 millones de euros. La entidad dirigida por Ana Botín le ejecutó como dación en pago obras de Rubens, Sorolla, Zurbarán, Goya o Murillo, que llegaron a alcanzar una valoración de más de 80 millones y que formaban parte del Fondo Cultural Villar Mir.

El reciente reconocimiento de las minusvalías de 920 millones, a 307 millones por cabeza, supone dar por perdida gran parte de la herencia que su padre les concedió en 2012, cuando se constituyeron las tres sociedades patrimoniales a nombre de los hijos y se les traspasó un tercio de la sociedad 'holding'. Unas participaciones que fueron valoradas en ese momento en 552 millones, de los que 368 millones correspondían a la aportación no dineraria de las acciones de Inmobiliaria Espacio.

Juan Villar-Mir de Fuentes, Silvia Villar-Mir de Fuentes y Álvaro Villar-Mir de Fuentes, los tres hijos de Juan Miguel Villar Mir, han puesto al día el valor de la fortuna familiar que les concedió su padre en 2012. Y lo han hecho a la baja, de acuerdo a la situación actual del que fue un imperio empresarial con más de 6.000 millones de euros de facturación. Los herederos se han visto forzados a apuntarse unas pérdidas conjuntas de 920 millones en sus tres sociedades patrimoniales, según información interna de la saga.

Juan Miguel Villar Mir Juan Villar Mir de Fuentes Inmobiliaria Espacio Deloitte
El redactor recomienda