Es noticia
Menú
Los grandes bancos presionan para que ING también pague el impuesto financiero
  1. Empresas
POSICIÓN

Los grandes bancos presionan para que ING también pague el impuesto financiero

Las entidades españolas creen que el Gobierno las está dejando "a los pies de los caballos" frente a competidores extranjeros, a los que se premia "arbitrariamente"

Foto: Oficina de ING en Bruselas. (EFE/Stephanie Lecocq)
Oficina de ING en Bruselas. (EFE/Stephanie Lecocq)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Clamor entre los grandes bancos españoles: ING debe pagar también el impuesto a la banca en que está trabajando el Gobierno. La entidad holandesa y otros extranjeros como Deutsche Bank son algunos de los grupos afortunados que han quedado excluidos inicialmente de la prestación. Pero todavía queda la fase de enmiendas de la proposición de ley, por lo que el sector está ejerciendo presión para que cambie y se reparta entre más la factura.

Hay en juego unos 150-200 millones anuales que podrían aportar entidades como ING, Deutsche Bank, WiZink, Banca March o Cofidis, que por el momento han quedado excluidas del nuevo tributo que anunció Pedro Sánchez. Su inclusión rebajaría la factura de los grandes bancos liderados por Santander, CaixaBank y BBVA de 1.500 a 1.300 millones anuales, aliviando relativamente la presión.

Foto: La ministra de Hacienda, María Jesús Montero (d), y la vicepresidenta del Gobierno Nadia Calviño (i). (EFE/Juan Carlos Hidalgo)

Así, la propuesta de ley puesta en marcha por el PSOE y Unidas Podemos contempla que el impuesto se reparta entre aquellas entidades que tuvieron ingresos (margen de intereses más comisiones netas) por encima de 800 millones de euros en 2019.

Inicialmente, este corte cogerá como entidades afectadas a las 10 supervisadas por Europa —Santander, BBVA, CaixaBank, Sabadell, Bankinter, Unicaja, Abanca, Kutxabank, Ibercaja y Cajamar— y, presumiblemente, a BNP Paribas.

placeholder El consejero delegado de ING España y Portugal, Ignacio Juliá Vilar (d), y la presidenta de BNP Paribas España, Cecilia Bonet (i), en las jornadas de la APIE. (EFE/Pedro Puente Hoyos)
El consejero delegado de ING España y Portugal, Ignacio Juliá Vilar (d), y la presidenta de BNP Paribas España, Cecilia Bonet (i), en las jornadas de la APIE. (EFE/Pedro Puente Hoyos)

La entrada de la entidad gala no está clara, aunque si el criterio elegido es por ingresos del grupo consolidado fiscal, lo haría. Esta entidad ingresó 523 millones entre márgenes y comisiones en 2019 a través de su filial Cetelem, a lo que tendría que sumar otros 259 millones a través del banco y 120 millones a través de su entidad especializada en la depositaría. En total, 902 millones, que a finales de 2021 bajaron hasta 779 millones, según datos de la AEB. Estos números implicarían que BNP pague unos 40 millones en impuestos.

A pesar de esta excepción, los 10 grandes grupos españoles consideran injusto que se haya dejado fuera a otros grupos financieros que compiten en igualdad de condiciones, como ING y Deutsche Bank. Los primeros ingresaron 721 millones en España y Portugal en 2019, y en 2021 (últimas cifras disponibles) facturaron 771 millones. Con estos números, que presumiblemente serán mayores en 2022, ING tendría que pagar otros 40 millones de euros anuales del nuevo impuesto.

Foto: La subgobernadora del Banco de España, Margarita Delgado, el presidente del BBVA, Carlos Torres (i), y el consejero delegado del Banco Santander, José Antonio Álvarez (d). (EFE/J.J. Guillén)

Por su parte, Deutsche Bank ingresó en torno a 500 millones de euros a través de su filial bancaria española, que no tiene en cuenta todos los negocios del grupo en el país. Estas cifras se elevaron a 511 millones en 2021, que le harían pagar unos 25 millones del impuesto.

Otros en el foco

Junto a estas entidades, también están en el foco otras como WiZink (ingresó 672 millones en 2019), Volkswagen Bank (517 millones), Caja Laboral Popular (354 millones), Banca March (350 millones), Cofidis (275 millones), Caja Rural de Navarra (216 millones) y Allfunds Bank (209 millones).

Si el Gobierno bajara el listón para hacer frente al impuesto de 800 a 200 millones, ING, Deutsche Bank y estas siete entidades aportarían casi 200 millones a la prestación, según sus cifras de 2021.

placeholder Los presidentes de CaixaBank, José Ignacio Goirigolzarri (d), y de Banco Santander, Ana Botín (i). (EFE/Mariscal)
Los presidentes de CaixaBank, José Ignacio Goirigolzarri (d), y de Banco Santander, Ana Botín (i). (EFE/Mariscal)

Para que la presión de los bancos españoles tuviera efecto, no solo haría falta que se bajara el listón. Los partidos del Gobierno también tendrían que rebajar la tasa de esta prestación, por debajo del 4,8% actual sobre la suma del margen de intereses y las comisiones netas. Como publicó este medio, este porcentaje implicará que el Estado ingrese 500 millones más de lo previsto entre 2022 y 2023, que Sánchez fijó con una meta de 3.000 millones entre los dos ejercicios fiscales.

Los banqueros españoles ven inconcebible que el Gobierno haya dejado a los bancos extranjeros al margen del nuevo impuesto. "Me parece distorsionador. Competimos en todo el territorio español con entidades locales que no llegan a ese umbral. También con sucursales de grandes bancos extranjeros. Y, finalmente, con los fondos buitre o banca en la sombra, ¿se les quiere dar una ventaja competitiva?", se preguntó en resultados el CEO de CaixaBank, Gonzalo Gortázar.

Clamor entre los grandes bancos españoles: ING debe pagar también el impuesto a la banca en que está trabajando el Gobierno. La entidad holandesa y otros extranjeros como Deutsche Bank son algunos de los grupos afortunados que han quedado excluidos inicialmente de la prestación. Pero todavía queda la fase de enmiendas de la proposición de ley, por lo que el sector está ejerciendo presión para que cambie y se reparta entre más la factura.

Banca ING Fiscalidad
El redactor recomienda