Es noticia
Menú
Repsol, Enagás y Endesa advierten del riesgo de una transición energética precipitada
  1. Empresas
Jornadas del Círculo de Economía

Repsol, Enagás y Endesa advierten del riesgo de una transición energética precipitada

Josu Jon Imaz, Antoni Llardén y José Bogas coincidieron en señalar que la base de esta crisis energética en Europa ya se había puesto antes de estallar la guerra entre Ucrania y Rusia

Foto: El consejero delegado de Endesa, José Bogas (d), y el consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz. (EFE/Quique García)
El consejero delegado de Endesa, José Bogas (d), y el consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz. (EFE/Quique García)

El consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz; el presidente de Enagás, Antoni Llardén, y el presidente de Endesa, José Bogas, coincidieron ayer en denunciar los peligros de la transición energética. “Si la hacemos mal, arruinaremos a Europa y no salvaremos el planeta”, advirtió Josu Jon Imaz. Los tres directivos apuntaron de forma conjunta que la base de esta crisis energética ya se había puesto antes de la guerra entre Ucrania y Rusia. “Los precios energéticos no suben solo por la guerra de Ucrania”, apuntó ayer Llardén en su participación en este debate, que se produjo en el marco de la XXXVII Reunión del Círculo de Economía. Un debate en que los tres directivos del Ibex hablaron con una sinceridad y frescura un tanto inhabituales en el sector.

El futuro es eléctrico, un coche eléctrico es tres veces más eficiente que un coche de combustión”, terció José Bogas, asegurando que “hay muchos procesos que se pueden electrificar”. Y añadió: "El futuro es eléctrico. Es una tecnología cuyo precio va a ir bajando poco a poco. Por eso la electricidad es el futuro y el gasoil es el pasado".

Sin embargo, Josu Jon Imaz discrepó aquí por alusiones, para evitar caer en determinadas radicalidades. Como denunció el consejero delegado de la petrolera española, "al final estamos haciendo una transferencia de rentas de pobres a los ricos. A un rico en Barcelona le estamos subvencionando con miles de euros por su nuevo coche eléctrico, que además no se fabrica en España, mientras que al pobre de Santa Coloma que tiene su furgoneta diésel no le dejamos entrar en Barcelona y encima ya no se puede cambiar de coche". Josu Jon Imáz suplicó: “No hagamos una transición naíf”.

Imaz, que se mostró muy enérgico, remató: "El día que no quememos petróleo todavía hará falta hacer muchas cosas de plástico. Por eso, hay que hacer una transición energética con cabeza, y sin hacernos trampas en el solitario. Hoy solo el sector del acero y del cemento en China emiten más CO₂ que toda Europa".

Foto: EC.

Llardén coincidió en la visión global necesaria a la hora de establecer una tasa en frontera para compensar la competencia asiática en CO₂. “Sin esto, no vamos a cumplir con los objetivos”. En opinión del presidente de Enagás, “ser cabeza tractora quiere decir que te tienen que seguir. Europa genera el 10% de las emisiones de CO₂. Los objetivos de la UE son hasta 2050. Si no se toman medidas complementarias, como ese arancel sobre el dióxido de carbono, lo único que haríamos es arruinar a Europa”.

Llardén, por su parte, recordó que “estamos viviendo un momento de transición, lo que implica un proceso de tiempo. Pero una transición no es una revolución. Y la transición es costosa y hay que hacerla con tiempo”.

'Topar' el precio de la luz

Imaz y Bogas coincidieron en las medidas que se han pactado para 'topar' el precio de la luz en España. Pero Bogas matizó: “Me parece bien 'topar' el precio de la electricidad, pero no se 'topa' el precio del gas, cuando el problema es el gas”.

En opinión del consejero delegado de Repsol, "estamos en un contexto de esta naturaleza de emergencia energética y en este sentido tiene lógica 'topar' los precios de la energía, del kilovatio-hora generado con gas, lo que va a limitar los precios. El ciclo eléctrico tendrá la rentabilidad debida y bajará el coste para el consumidor. Pero es necesario que esto sea limitado en el tiempo".

Todos los ponentes destacaron otras dos cosas: la voluntad de Europa de prolongar el Midcat y conectar la red gasista española con Francia y la necesidad de seguir impulsando las renovables para impulsar la transición a un sistema energético menos contaminante.

El consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz; el presidente de Enagás, Antoni Llardén, y el presidente de Endesa, José Bogas, coincidieron ayer en denunciar los peligros de la transición energética. “Si la hacemos mal, arruinaremos a Europa y no salvaremos el planeta”, advirtió Josu Jon Imaz. Los tres directivos apuntaron de forma conjunta que la base de esta crisis energética ya se había puesto antes de la guerra entre Ucrania y Rusia. “Los precios energéticos no suben solo por la guerra de Ucrania”, apuntó ayer Llardén en su participación en este debate, que se produjo en el marco de la XXXVII Reunión del Círculo de Economía. Un debate en que los tres directivos del Ibex hablaron con una sinceridad y frescura un tanto inhabituales en el sector.

Repsol Josu Jon Imaz Endesa José Bogas Enagás Conflicto de Ucrania Energía Cataluña
El redactor recomienda