Es noticia
Menú
Valencia condiciona el pelotazo de Peter Lim a que haga un nuevo Mestalla de 70.000 sillas
  1. Empresas
AHORA PROPONE AFORO DE 45.573

Valencia condiciona el pelotazo de Peter Lim a que haga un nuevo Mestalla de 70.000 sillas

El Ayuntamiento propone a la Generalitat suspender las licencias del terciario 'regalado' en el plan urbanístico que regula la operación hasta que el nuevo estadio cubra el aforo prometido

Foto: Peter Lim en Mestalla. (EFE)
Peter Lim en Mestalla. (EFE)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Peter Lim podría arrancar la luz verde de las administraciones valencianas para invertir los 80 millones que recibirá el Valencia CF del acuerdo entre LaLiga y el fondo CVC en la finalización del nuevo estadio de Mestalla. Sin embargo, tendrá que elevar el aforo del coliseo de la avenida de las Cortes Valencianas hasta las 70.000 butacas si quiere aprovechar al máximo los beneficios urbanísticos del planeamiento de la parcela que quedaría liberada y que ahora ocupa el antiguo campo de fútbol, entre las travesías de Suecia y Aragón, y en el que sigue compitiendo el equipo.

La vicealcaldesa de Valencia, la socialista Sandra Gómez, hizo público este miércoles el informe con la posición municipal remitido a la Conselleria de Política Territorial, el estamento que tiene que decidir sobre la caducidad de Actuación Territorial Estratégica (ATE), la herramienta normativa autonómica que rige la operación urbanística de recalificación residencial del suelo del viejo Mestalla una vez construido el nuevo. La ATE, firmada en 2012 por el Consell del popular Alberto Fabra para empujar la finalización de las obras paralizadas en 2009, añadió un 'regalo' de 35.790 metros cuadrados de techo de suelo terciario comercial a la parcela del campo antiguo, con un valor de mercado estimado de 30 millones de euros.

La propuesta da una salida a Lim con su proyecto 'low cost', pero sin exprimir la vieja parcela

Ese bonus en forma de aprovechamiento urbanístico, según recogen los convenios incorporados al informe municipal, se justificó por el compromiso del Valencia CF de construir un estadio con calificación cinco estrellas de la UEFA, con capacidad de albergar grandes eventos deportivos, también de atletismo, y otros elementos como un museo valencianista o un club social. Sin embargo, ante la presión de las instituciones para terminar de una vez el 'elefante blanco' inacabado en Nou Campanar, la sociedad anónima deportiva de la que es propietario (casi 85%) Peter Lim ha presentado un anteproyecto que reduce a 45.573 asientos la capacidad del estadio en una primera fase y que deja en el aire la finalización del resto de elementos. El magnate de Singapur cifra el coste de las obras en unos 115 millones de euros, garantizados por los 80 millones de CVC y unas garantías económicas cuya solvencia está analizando el Instituto Valenciano de Finanzas.

Foto: El nuevo Mestalla, en Nou Campanar.

"Para nosotros, acabar el estadio de cualquier manera no es cumplir con el objetivo y espíritu de los convenios, que es ser capaces de atraer eventos deportivos nacionales e internacionales", señaló Gómez. "Desde nuestro punto de vista es una obligación innegociable que ese estadio cumpla con las características que se pactaron. Si no, nada hubiese tenido sentido", señaló la concejal responsable del área de Urbanismo en Valencia, que advirtió que mantener los derechos urbanísticos con un incumplimiento de compromisos desbordaría la legalidad.

La propuesta de Peter Lim, a través de la SAD que preside su hombre en Valencia, Anil Murthy, plantea un desembolso de mínimos que le permitiría desatascar la operación inmobiliaria del viejo Mestalla, el activo con el que el empresario podría recuperar la inversión realizada en un club de cuya afición está completamente divorciado y que le está pidiendo desde hace muchos meses que se marche. El caramelo urbanístico es, según la opinión generalizada, uno de los elementos que explican su aterrizaje en Valencia y, también, el cebo para encontrar un comprador que le permita deshacerse de un paquete accionarial, que ya ha puesto en circulación, aunque la SAD lo niega.

placeholder La vicealcaldesa de Valencia, la socialista Sandra Gómez. (Alberto Sáiz)
La vicealcaldesa de Valencia, la socialista Sandra Gómez. (Alberto Sáiz)

Pero ese pelotazo inmobiliario no será completo si Lim no cumple con el conjunto de compromisos y prospera la propuesta municipal, que pasa por dejar en suspenso la concesión de licencias "en todas las parcelas con aprovechamiento lucrativo privado a las que el Plan ATE asigne un uso dominante residencial o terciario", se escribe en el informe remitido a la 'conselleria'. Fuentes del equipo de Gómez insistieron en que la frase se refiere a los 36.000 metros de terciario, aunque el plan original del viejo Mestalla, anterior a la ATE, incluye, además, 75.000 metros de techo de uso residencial. Según la edil socialista, el empresario sí podría desarrollar y poner en valor estos otros aprovechamientos. "Se puede pactar, puede haber un margen, pero no aceptamos que se ponga encima de la mesa un proyecto que es más pequeño que el actual y que tengamos que pagarlo igual", dijo la vicealcaldesa.

La alternativa de mantener el planeamiento, pero con las licencias suspendidas, depende ahora de la 'conselleria' de Arcadi España. El 'conseller', también socialista, ve con buenos ojos la propuesta, según las primeras conversaciones entre las partes, que permitiría a Lim terminar el estadio, liberar la vieja parcela y poner el suelo o el club entero en el mercado. Quien venga detrás tendría una reserva de aprovechamiento de 35.790 metros de terrenos comerciales en la avenida de Aragón siempre que destinase las plusvalías a completar el nuevo Mestalla. Habrá que ver si al de Singapur le salen los números o el culebrón del Valencia CF se atasca otra década más.

Peter Lim podría arrancar la luz verde de las administraciones valencianas para invertir los 80 millones que recibirá el Valencia CF del acuerdo entre LaLiga y el fondo CVC en la finalización del nuevo estadio de Mestalla. Sin embargo, tendrá que elevar el aforo del coliseo de la avenida de las Cortes Valencianas hasta las 70.000 butacas si quiere aprovechar al máximo los beneficios urbanísticos del planeamiento de la parcela que quedaría liberada y que ahora ocupa el antiguo campo de fútbol, entre las travesías de Suecia y Aragón, y en el que sigue compitiendo el equipo.

Peter Lim Noticias de Comunidad Valenciana Valencia CF
El redactor recomienda