Es noticia
Menú
El azulejo español y el italiano hacen piña en la UE para pedir ayudas al coste del CO₂
  1. Empresas
REUNIÓN CON COMPETENCIA

El azulejo español y el italiano hacen piña en la UE para pedir ayudas al coste del CO₂

Encuentro de alto nivel en Bruselas: patronales de ambos países, eurodiputadas y consejeros de la Comunidad Valenciana y Emilia-Romagna se reúnen con altos cargos de Competencia

Foto: Instalaciones de la azulejera Pamesa en Almassora. (EFE/Domenech Castelló)
Instalaciones de la azulejera Pamesa en Almassora. (EFE/Domenech Castelló)

El azulejo español ha decidido sumar fuerzas con su principal competidor en Europa, la industria cerámica italiana, para intentar meter en la agenda comunitaria una revisión de su posición en el mercado de emisiones de efecto invernadero. Los responsables de la patronal Ascer, que agrupa a la mayor parte del sector, ubicado en la provincia de Castellón, y Confindustria, la principal organización empresaria de la industria de Italia, se reúnen este martes en Bruselas con directivos y altos funcionarios de la Dirección General de Competencia de la Comisión Europea.

Se trata de un primer contacto, del que seguramente no saldrá ninguna conclusión ni cambio de postura inmediata de la Comisión, pero que busca sensibilizar a las autoridades europeas para que entiendan la idiosincrasia de un sector gran dependiente del gas y en el que todavía quedan muchos pasos que dar antes de encontrar soluciones alternativas con efecto neutro en emisiones. El principal objetivo del sector es entrar en la lista de actividades sensibles a los llamados costes indirectos de las emisiones, lo que permitiría abrir la puerta de las ayudas estatales para compensar esa 'tasa de carbono', como ocurre, por ejemplo, con el sector del acero. La cerámica sostiene que el uso intensivo del gas como fuente fundamental de energía en los hornos de cocción no es una elección voluntaria, sino obligada por la ausencia de alternativas.

"Mientras no exista una alternativa energética, el EU-ETS [régimen de comercio de derechos de emisión] en sectores como la cerámica no tiene sentido como incentivo sino solo como castigo. Al no ser posible sustituir la energía térmica por otras energías verdes, el CO₂ en el sector se convierte en un coste que nos hace perder competitividad frente a competidores de fuera de la UE, teniendo en cuenta que somos industrias que exportamos más del 75% de nuestros productos y representamos una fuerte inyección a la balanza comercial de la UE", señalan fuentes de Ascer. "El precio del CO₂ sigue aumentando, pasando de 33,69 euros la tonelada a principios de año a superar los 80 euros a finales de año e inicios de 2022".

Foto: Estand de una empresa española en la feria Coverings, la más importante en EEUU del sector del pavimento y el revestimiento cerámico. (EFE)
'Make Castellón Great Again': así salvó Trump al azulejo español de la ruina del covid
Carlos Barragán. Castellón de la Plana Enrique Andrés Pretel

La CE ya resolvió dejar fuera a las azulejeras en la última revisión del listado de actividades compensables. Los ceramistas españoles vuelven ahora a la carga, unidos a los italianos, en un momento además en que el precio del gas ha disparado sus costes energéticos y está castigando su rentabilidad. "La factura energética puede incrementarse este 2021 más de un 263% a la vista de la evolución de los precios de gas y electricidad de las últimas semanas. El impacto global para el sector puede ser de un sobrecoste de más de 1.250 millones de euros comparado con la factura de 2020 (total de factura estimado, 1.734 millones)", indican. "En 2019, la energía suponía el 13% sobre la facturación sectorial. Con las últimas estimaciones, ese porcentaje puede llegar a alcanzar el 37% sobre facturación total".

El encuentro en Bruselas, surgido a iniciativa de la eurodiputada socialista Inmaculada Rodríguez Piñero, reúne al gabinete del director general de Competencia, Oliver Guersent, con Vicente Nomdedéu y Alberto Echevarría, presidente y secretario general de Ascer, y a Giovanni Savorani y Armando Cafiero, presidente y director general de Confindustria Ceramica. Asisten también el 'conseller' de Hacienda y Modelo Económico, Vicent Soler, y el secretario autonómico para la UE de la Generalitat valenciana, Joan Calabuig. Por la parte italiana, han viajado Vincenzo Colla, consejero de Economía de Emilia-Romagna, y el director general de Actividad Productiva, Diazzi Morena. Elisabetta Gualmini, del Partido Democrático italiano, también acude. La Emilia-Romagna es una de las regiones transalpinas de mayor producción cerámica, no solo para la construcción, sino también decorativa.

Foto: La agricultura es uno de los grandes responsables. (Unsplash)

Los productores hispano-italianos tendrán enfrente en la mesa al grueso del equipo de Guersent: Anna Colucci, Peer Ritter, Federico Tarantini y Yizhou Ren, todos expertos en Competencia. La idea es explorar salidas al estricto régimen de ayudas de Estado para poner encima compensaciones a los costes en derechos de emisión que genera la dependencia del gas a la vez que se busca financiación para investigar en alternativas energéticas rentables.

"Está claro que a medida que se investigue y se avance en el uso de nuevos vectores energéticos, el sector irá incorporando estas tecnologías a sus procesos, sin embargo, en la actualidad no es posible producir cerámica con hidrógeno, ya que ni la tecnología ni la infraestructura para hacerlo así existen, y también se están dando pasos para electrificar parte de los procesos, pero la cocción es algo que llevará muchos años. Durante esta transición, serán necesarias pruebas, pruebas que tendrán un coste elevado y que habrá que sufragar parcialmente con fondos públicos", sostienen los productores. Ascer asegura que el gas ya es, de hecho, una energía de transición porque desde 1980 las emisiones de efecto invernadero de la industria azulejera se han reducido un 60%, según sus estimaciones.

El azulejo español ha decidido sumar fuerzas con su principal competidor en Europa, la industria cerámica italiana, para intentar meter en la agenda comunitaria una revisión de su posición en el mercado de emisiones de efecto invernadero. Los responsables de la patronal Ascer, que agrupa a la mayor parte del sector, ubicado en la provincia de Castellón, y Confindustria, la principal organización empresaria de la industria de Italia, se reúnen este martes en Bruselas con directivos y altos funcionarios de la Dirección General de Competencia de la Comisión Europea.

Unión Europea Sector industrial Noticias de Comunidad Valenciana
El redactor recomienda