Es noticia
Menú
El Gobierno expatría a dos agentes del CNI vinculados al exjefe de Seguridad de Iberdrola
  1. Empresas
RELACIÓN CON VILLAREJO

El Gobierno expatría a dos agentes del CNI vinculados al exjefe de Seguridad de Iberdrola

Los servicios de Inteligencia del Estado han enviado a México y a Argentina a dos agentes que tuvieron una relación muy cercana con Antonio Asenjo, el enlace de Villarejo

Foto: Foto: Reuters/Susana Vera.
Foto: Reuters/Susana Vera.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

El Gobierno ha reestructurado parte de la red de agentes del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), dirigido por Paz Esteban. Según aseguran fuentes próximas al Ministerio del Interior, la secretaria general ha desplazado a varios países de Latinoamérica a dos agentes que mantenían una relación cercana con Antonio Asenjo, el que fuera director de Seguridad de Iberdrola, señalado por el presidente de la eléctrica, Ignacio Sánchez Galán, como el máximo responsable de los pagos “indebidos” a Villarejo.

Según estas fuentes, el CNI ha enviado a Argentina y a México a dos funcionarios, cuya identidad se mantiene en el anonimato por confidencialidad, pero que en el mundo de la seguridad eran conocidos como ‘los Javis’. Uno de ellos era el responsable de Sistemas, área en la que recaen los seguimientos telefónicos de los encargos oficiales que se reciben desde Interior. La relación con Asenjo, quien visitaba la sede del CNI con frecuencia, era tal que el hijo de uno de ellos entró a trabajar en Iberdrola, donde sigue a día de hoy.

Además, según otras fuentes, facilitó la contratación por parte de Iberdrola de José Ramón Cánovas Ros, un militar con rango de teniente coronel que estuvo durante 18 años al servicio del CNI. Cánovas Ras es ahora uno de los hombres fuertes de Seguridad de Iberdrola, responsable de México, uno de los países donde la compañía española está sufriendo más problemas por su tensa relación con el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador. El funcionario, hijo de un alto mando también de los servicios secretos del Gobierno de España, sustituyó a Antonio García Villacañas, que abandonó meses atrás la compañía por decisión propia.

Foto: Ignacio Sánchez Galán, a su llegada a la Audiencia Nacional. (Reuters/Nacho Doce)

Fuentes próximas a Interior llaman la atención sobre el desplazamiento a México y Argentina de estos dos miembros del CNI conocidos de Asenjo y que ocupaban cargos de responsabilidad durante el mandato de Félix Sanz Roldán, el anterior director del organismo público durante 10 años y hasta principios de 2020. Cinco meses más tarde, Iberdrola anunció el fichaje de Sanz Roldán como miembro del consejo asesor internacional del presidente de la compañía. La enemistad entre Villarejo y el general se ha puesto de manifiesto en repetidas ocasiones.

Ignacio Sánchez Galán aseguró un sueldo de 240.000 euros al año a Sanz Roldán, que comparte asiento en este 'advisory board' con Ernesto Zedillo, expresidente de México; Joschka Fisher, exministro de Exteriores alemán; Jonathan Hill, antiguo comisario europeo de Mercados de Capitales; Laurence Tubiana, ex directora general de la European Climate Foundation, representante especial del Gobierno francés para la COP21 de París; Ken Salazar, antiguo secretario del Interior de Estados Unidos, y Ramón de Miguel, exembajador de España en París y ante la UE, hombre vinculado a José María Aznar y a Mariano Rajoy.

Villarejo siempre ha defendido que el CNI conocía perfectamente todos sus negocios paralelos a su labor como comisario y que todas las grabaciones eran conocidas por los servicios de Inteligencia del Estado. El policía llegó a entregar a la Audiencia Nacional correos electrónicos para tratar de demostrar que sus contratos con empresas del Ibex respondían a tareas para el Estado y que no eran para su enriquecimiento propio.

Foto: El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán (d), a su llegada a la Audiencia Nacional. (EFE/Zipi)

Una versión que Enrique García Castaño, el que fuera jefe de la Unidad Central de Apoyo Operativo (UCAO), refrendó el pasado mes de diciembre en su declaración por el primer juicio del caso Tándem. "Desde el año 94, toda la corporación de determinada escala sabía perfectamente cuál era su trabajo: era un policía en activo y se le permitía utilizar una estructura empresarial en beneficio de la Policía y del CNI", aseguró García Castaño, conocido como 'el Gordo', al que fuentes de Iberdrola atribuyen el desembarco posterior del comisario jubilado en la eléctrica. "Fue un monstruo que han creado los políticos", aseveró.

Su discurso coincide con la versión ofrecida días antes por otro procesado, el inspector jefe Constancio Riaño, que estaba bajo las órdenes de García Castaño, con quien actualmente se encuentra enfrentado —se culpan mutuamente de facilitar los datos confidenciales a la trama—. “De Villarejo, toda la unidad tenía muy buena impresión. Era un señor que estaba autorizado por los altos cargos políticos para tener empresas para ayudar al país. En la Policía, en 'petit comité', se decía que era un hombre que trabajaba para los servicios de seguridad del Estado y para nuestro país”, indicó.

La enemistad entre Villarejo y Sanz Roldán es tal que el segundo le demandó por delitos de injurias y denuncia falsa, caso que acabó el pasado año con la absolución del comisario, que llegó a facturar al menos 1,12 millones de euros a Iberdrola.

El Gobierno ha reestructurado parte de la red de agentes del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), dirigido por Paz Esteban. Según aseguran fuentes próximas al Ministerio del Interior, la secretaria general ha desplazado a varios países de Latinoamérica a dos agentes que mantenían una relación cercana con Antonio Asenjo, el que fuera director de Seguridad de Iberdrola, señalado por el presidente de la eléctrica, Ignacio Sánchez Galán, como el máximo responsable de los pagos “indebidos” a Villarejo.

Centro Nacional de Inteligencia (CNI) Ministerio del Interior Ignacio Sánchez Galán Félix Sanz Roldán
El redactor recomienda