Laporta cede a la amenaza de su CEO y del Real Madrid tras 'librarse' de Messi
  1. Empresas
FERRAN REVERTER

Laporta cede a la amenaza de su CEO y del Real Madrid tras 'librarse' de Messi

Ferran Reverter, el nuevo consejero delegado, no ve con buenos ojos el acuerdo con el fondo de capital riesgo que sí respaldaban el presidente y el vicepresidente primero

Foto: El presidente del Barcelona, Joan Laporta. (EFE)
El presidente del Barcelona, Joan Laporta. (EFE)

Joan Laporta, de personalidad voluble, se desmarcó anoche del acuerdo de 2.700 millones de euros entre la mayoría de los equipos de la Liga de Fútbol Profesional (LFP) y CVC Capital Partners. El presidente del FC Barcelona, que había mantenido hasta cinco reuniones con Javier Tebas para afinar la alianza, se echó atrás a las 22.00 horas, 120 minutos después, un partido con prórroga, de que se consumara la ruptura con Leo Messi, cuya nómina de 140 millones de euros brutos anuales ahogaba el futuro más inmediato del club azulgrana. Lo hizo tras las amenazas de dimisión de su consejero delegado y la del Real Madrid, dispuesto a llevarlo a los tribunales con una demanda con muchos ceros por romper el pacto fundacional de la Superliga.

Según distintas fuentes, mientras Joan Laporta apoya la iniciativa de Javier Tebas, el nuevo consejero delegado, Ferran Reverter, se oponía frontalmente. Amigo de Florentino Pérez, Reverter, consideraba que los millones de CVC son pan para hoy y hambre para mañana. Según su versión, el pacto con el fondo de capital riesgo supone entregar la principal fuente de ingresos de los clubes a un fondo de capital riesgo. Su posición es tan férrea que fuentes próximas al Barça aseguran que estaba dispuesto a dimitir pese a llevar apenas dos meses en su cargo.

Por el contario, Laporta había dado por bueno la alianza con CVC porque resuelve de golpe varios de los severos problemas financieros. El club azulgrana recibiría unos 285 millones de la línea de financiación que concede el fondo de capital riesgo, dinero que taparía el agujero de cerca de 500 millones con que la entidad culé ha cerrado las cuentas del ejercicio 2021-2022.

Foto: Imagen de Florentino Pérez.

Un agujero en su patrimonio neto que, si fuera una empresa y no un club de socios, supondría la quiebra inminente, puesto que solo tendría seis meses para inyectarle fondos propios. Aun así, el riesgo es similar y los socios deberían hacer aportaciones dinerarias o el club vender activos para recomponer el capital. De hecho, Laporta ha continuado con el intento de buscar un socio para lo que se denomina Barça Corporate para levantar unos 200 millones. El electrocardiograma del Barça es tan delicado que el club no es que no pueda fichar jugadores pagando un traspaso (ha traído a Emerson, Agüero y Eric García sin desembolso), sino que tiene que despedir a una parte de la plantilla para cumplir con las reglas financieras de LaLiga.

Ante esta tesitura, que afecta al futuro de la primera plantilla de fútbol, Laporta y el número dos de la junta directiva y vicepresidente primero, Rafael Yuste, respaldan el proyecto de Tebas, pese a que oficialmente prefieren no hacer declaraciones hasta que se someta, el próximo 12 de agosto, a la asamblea de LaLiga. Sobre todo porque temen que, de apoyarlo públicamente, el Real Madrid podría demandar al Barça por incumplir el acuerdo de constitución de la Superliga, de la que la entidad azulgrana es socio fundador junto con el rival blanco y el Atlético de Madrid. La penalización ronda los 100 millones.

Foto: Entrada a las oficinas del FC Barcelona. (EFE)

Pero, tras la espantada de Messi, el Barça salió anoche a poner en cuarentena el acuerdo con CVC. "El FC Barcelona considera que la operación que se ha hecho pública no ha sido suficientemente contrastada con los clubes (propietarios de los derechos de TV); que su importe no es congruente con los años de duración y que quedan afectados parte de los derechos audiovisuales de todos los clubes para los próximos 50 años", aseguró el club.

El comunicado agrega que es "inapropiado la firma de un contrato de medio siglo... que condena el futuro del FC Barcelona en materia de derechos audiovisuales". Además, le lanza un dardo a Tebas, que se había mostrado inflexible con el contrato de Messi, al que la entidad azulgrana no podía inscribir por falta de solvencia financiera, al señalar que el acuerdo "no ha contado con el criterio de equipos, como el mismo FC Barcelona, y ni siquiera muestra opciones entre más competidores para poder evaluar las ventajas y desventajas en un escenario con muchos interrogantes como es el post-pandémico". Sin el sueldo de Messi, Laporta libera cerca del 20% de la masa salario de todo el club y del 35% de la primera plantilla de fútbol.

El riesgo de los avales

El club culé someterá a su junta directiva su postura definitiva cuando conozca la letra pequeña del acuerdo con CVC. Laporta y Yuste tienen un riesgo muy alto porque ellos y el resto de los miembros del equipo gestor se juegan su propio patrimonio, ya que tuvieron que poner avales por 125 millones para ser nombrados presidente y directivos, mientras que Reverter no deja de ser un empleado cualificado.

Leo Messi se marcha del FC Barcelona

La ejecución de los avales —Laporta ofreció como garantía hasta su millonario ático en la avenida Diagonal— es una posibilidad muy verosímil, puesto que el Barça no va a poder seguir contando en el inicio de la temporada 2021-2022 con la totalidad del aforo del Camp Nou, al que de momento solo va a poder acceder el 40% del público, unos 40.000 espectadores sobre un total de 99.354 posibles.

Por tanto, no va a poder apuntarse ni la mitad de los ingresos que habitualmente registra por las entradas ni el 'merchandising', ya que la tienda del estadio azulgrana es la que más vende del club en los días de partido. Esta división aporta cerca de un tercio de la cifra de negocio de la institución deportiva catalana, unos 230 millones de euros anuales en una temporada normal, con una asistencia media al Camp Nou de 76.400 personas. El departamento comercial aporta 369 millones y los derechos de televisión, 285 millones, dinero que, en caso de acuerdo, iría a las arcas de la sociedad con CVC.

Joan Laporta, de personalidad voluble, se desmarcó anoche del acuerdo de 2.700 millones de euros entre la mayoría de los equipos de la Liga de Fútbol Profesional (LFP) y CVC Capital Partners. El presidente del FC Barcelona, que había mantenido hasta cinco reuniones con Javier Tebas para afinar la alianza, se echó atrás a las 22.00 horas, 120 minutos después, un partido con prórroga, de que se consumara la ruptura con Leo Messi, cuya nómina de 140 millones de euros brutos anuales ahogaba el futuro más inmediato del club azulgrana. Lo hizo tras las amenazas de dimisión de su consejero delegado y la del Real Madrid, dispuesto a llevarlo a los tribunales con una demanda con muchos ceros por romper el pacto fundacional de la Superliga.

Joan Laporta CVC Javier Tebas Real Madrid FC Barcelona
El redactor recomienda