Audax ofrece a Laporta 30 M para completar el aval para poder presidir el Barça
  1. Empresas
RAFA YUSTE Y ELENA FORT

Audax ofrece a Laporta 30 M para completar el aval para poder presidir el Barça

El presidente del Barça busca 65 millones de cuatro nuevos directivos para no tener que pagar un contra aval del fondo HPS que hipoteca su patrimonio

placeholder Foto: El presidente del FC Barcelona, Joan Laporta. (EFE)
El presidente del FC Barcelona, Joan Laporta. (EFE)

Joan Laporta solo podrá ser investido este miércoles nuevo presidente del Fútbol Club Barcelona si logra cerrar el apoyo financiero en forma de aval de 125 millones de euros para poder tomar el mando del transatlántico culé. Un dinero en forma de garantías imprescindible y para el que ha necesitado el fichaje de cuatro nuevos directivos y la aportación indirecta de 30 millones del presidente de Audax Renovables, José Elias, debido a la falta de patrimonio de algunos de sus más íntimos colaboradores, como el que será el vicepresidente primero y la única mujer directiva.

Aunque ayer por la tarde todo apuntaba a un principio de acuerdo, las negociaciones entre Elias y Laporta están siendo más tensas de lo esperado y la operación aun no se ha cerrado. El candidato a presidente no acepta las condiciones de control financiero que exige el presidente de Audax. Si Laporta y su equipo no presentan el aval de 125 millones de euros antes del miércoles, una gestora de nueva creación estaría obligada a convocar nuevas elecciones para presidir el Barça.

Foto: El exresponsable económico de la candidatura de Joan Laporta, Jaume Giró, durante un debate en plena campaña electoral. (EFE)

Según indican fuentes financieras, la junta de Laporta solo pudo reunir hasta el pasado domingo 50 de los 125 millones —el 15% del presupuesto del club— que exige la Liga de Fútbol Profesional (LPF) para ser nombrado presidente. La otra cantidad la puso mediante lo que se conoce, como un contraaval, HPS Investiment Partner, un fondo oportunista americano que le cobraba unas comisiones superiores al 5% por asumir ese riesgo tan elevado.

eniendo en cuenta que la junta de Laporta la componían inicialmente 16 miembros, los 125 millones suponían que cada uno de los directivos debían de avalar unos 7,8 millones de euros por cabeza. Tras la renuncia inesperada el pasado sábado de Jaume Giró, que iba a ser el vicepresidente económico y que fue la persona que negoció con Banco Sabadell y JB Capital Markets la consecución del aval, la cantidad personal aún era mayor.

Pero, entre todos, según estas fuentes, apenas llegaban a 50 millones. Especialmente porque ha habido algunos colaboradores cercanos a Laporta que no disponen de patrimonio propio para asumir su cuota alícuota. Así lo confirmó el presidente de Audax, José Elias Navarro, cuyo vicepresidente, Eduard Romeu, ha entrado en la junta a última hora para cubrir la baja de Giró. "Romeu aporta su patrimonio y es capaz de avalar su parte dentro de la junta. El problema es que no todos los integrantes del equipo de Laporta pueden avalar con su dinero el proyecto", aseguró. En realidad, según fuentes conocedoras de las negociaciones, el que asume el riesgo es el propio Elias, que avala a Romeu, con garantías por 30 millones.

Foto: El presidente del FC Barcelona, Joan Laporta. (Reuters)

Entre los que no han podido aportar la cantidad exigida, según fuentes próximas a las conversaciones, se encuentran Rafa Yuste, su mano derecha y vicepresidente primero, con máxima responsabilidad en el área deportiva. El nombramiento como número dos de Yuste, amigo de la infancia del próximo presidente y compañero de colegio, ha sido interpretado en el entorno culé como una de las causas de la salida por sorpresa de Giró, el exejecutivo de la Caixa que sí se jugaba su patrimonio, mientras el otro no. Tanto Laporta como el que iba a ser su delfín económico se han limitado a decir que su abandono se ha debido a cuestiones profesionales, pese a que Giró fue una de las personas que más se expuso en la campaña electoral, con entrevistas para explicar el plan para rescatar al club de la quiebra técnica.

La otra persona que tampoco ha podido aportar patrimonio es, según estas fuentes, Elena Fort, la exdiputada por Junts per Catalunya, persona muy cercana a Carles Puigdemont, el expresidente de la Generalitat huido de la justicia tras el referéndum ilegal del 1 de octubre de 2017. Fort ya trabajó con Laporta en su anterior etapa como presidente, en cuya junta estuvo entre 2008 y 2010. Una estancia de dos años que, sin embargo, le salió cara, puesto que todo el equipo tuvo que hacer frente a una demanda de ejecución de avales por pérdidas de 46,7 millones presentada por un socio anónimo, pero presuntamente tutelada por Sandro Rosell y Josep Maria Bartomeu.

La falta de respaldo económico de estos directivos es lo que ha llevado a acudir en apoyo de Eduard Romeu, de Solé y de Riudalbas

Fort y Yuste, que también estaba en aquella junta, lo pasaron muy mal, como dijo la también abogada independentista: "Esto no se podrá arreglar nunca, ni se paga con dinero". Pese a ello, Laporta volvió a incluirla en su lista en 2015 cuando intentó recuperar el palco del Camp Nou, algo que no consiguió, ya que Bartomeu explotó el segundo triplete en la historia del club.

Letrada en el bufete Ripol-Fort, la política tomó protagonismo en su vida. Cercana a Puigdemont, se define como "plenamente identificada con el país. Independentista de toda la vida, solo quiero sumar para formar la República". Una declaración de intenciones que puso de manifiesto en 2018 cuando pidió al Barça "no jugar la final de la Copa del Borbón. Por dignidad. Por valores. Por nuestra historia. Un título no está por encima de la dignidad de nuestros representantes. Basta de arrodillarse". Precisamente, el próximo 17 de abril, Fort, con Yuste, deberá estar en el palco del Estadio de la Cartuja de Sevilla para la final de la Copa del Rey, el que puede ser el primer título de la nueva era Laporta.

La falta de apoyo económico de estos directivos es lo que ha llevado al nuevo presidente a acudir en apoyo de Eduard Romeu, vicepresidente de Audax Renovables, y de Joan Solé, que iba en la candidatura de Jordi Ferrer y que financió la campaña de las pizzas y los tatuajes. Solé es otro de los amigos próximos a Puigdemont, lo que refrenda el perfil catalanista de la candidatura.

Según otras fuentes, también entrará en la directiva Angel Riudalbas, dueño de B&B Trends, fabricantes de pequeños electrodomésticos, como los de la marca Ufesa. Entre todos, más una aportación adicional de Antonio Escudero, un manchego propietario de supermercados en La Junquera, creían llegar anoche a los 125 millones, por lo que finalmente no sería necesario el dinero de HPS Investment Partners. Todo un alivio para Laporta y parte su junta, que veía peligrar la presidencia y su patrimonio.

Joan Laporta solo podrá ser investido este miércoles nuevo presidente del Fútbol Club Barcelona si logra cerrar el apoyo financiero en forma de aval de 125 millones de euros para poder tomar el mando del transatlántico culé. Un dinero en forma de garantías imprescindible y para el que ha necesitado el fichaje de cuatro nuevos directivos y la aportación indirecta de 30 millones del presidente de Audax Renovables, José Elias, debido a la falta de patrimonio de algunos de sus más íntimos colaboradores, como el que será el vicepresidente primero y la única mujer directiva.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Joan Laporta FC Barcelona JB Capital Markets Junts per Catalunya Josep Maria Bartomeu
El redactor recomienda