El clúster cerámico no ve competitivo hasta 2050 el hidrógeno y pide margen fiscal a la UE
  1. Empresas
COMO SUSTITUTIVO DEL GAS NATURAL

El clúster cerámico no ve competitivo hasta 2050 el hidrógeno y pide margen fiscal a la UE

La patronal lleva a Bruselas un informe en el que pone en duda la capacidad de la industria de hacer viable la sustitución del gas natural y pide flexibilidad en la asignación de derechos de emisión

placeholder Foto: Un horno de industria cerámica. (Sacmi)
Un horno de industria cerámica. (Sacmi)

El sector azulejero español no tiene clara la implantación del hidrógeno verde como sustitutivo del gas natural en el corto y medio plazo. El clúster de la industria cerámica, intensivo en el uso de energía en los hornos de cocción, no contempla que este combustible sea competitivo por sí mismo hasta al menos el año 2050. Así lo recoge en un informe de mayo de este año sobre tecnologías de descarbonización encargado al Centro de Investigación de Recursos y Consumos Energéticos (Circe) por la patronal del sector (Ascer). Se trata de un documento que las empresas han hecho llegar a la Dirección General del Clima de la Comisión Europea, con la que han mantenido encuentros recientes en Bruselas.

Los productores sostienen que están trabajando en la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero. Desde 1985, han recortado las emisiones en más del 50% gracias, principalmente, a la sustitución de combustibles líquidos por gas natural y a la modernización de los hornos con procesos de cogeneración. El siguiente paso hacia la descarbonización en la producción de baldosas cerámicas se plantea a través de nuevos combustibles como el biometano a partir de residuos orgánicos, que puede mezclarse con el gas y transportarse a través de redes ya existentes, o el hidrógeno verde. La tercera vía es la captura del CO₂ para su soterramiento o reutilización, algo que Circe ve como alternativa viable "siempre que existan posibilidades en España para el uso y almacenamiento" y si se superan las barreras tecnológicas para su mayor desarrollo.

Por precio y disponibilidad, los azulejeros creen que será complicada una sustitución completa del gas natural por el biometano y, de igual forma, no terminan de ver competitivo el hidrógeno hasta dentro de casi tres décadas sin una aceleración notable. Actualmente, además del déficit de capacidad de generación, el coste es casi cinco veces superior al del gas. “A nivel económico, se espera que el hidrógeno verde sea competitivo por sí solo en 2050; para incentivar su uso con anterioridad a través de generación distribuida, se requerirán de mecanismos de apoyo y de financiación para hacer viable este vector energético en la industria”, señala el documento de Circe, al que tuvo acceso El Confidencial.

placeholder El presidente de Ascer, Vicente Nomdedéu, con la eurodiputada Inmaculada Rodríguez-Piñero, a su izquierda, y otros directivos de la patronal.
El presidente de Ascer, Vicente Nomdedéu, con la eurodiputada Inmaculada Rodríguez-Piñero, a su izquierda, y otros directivos de la patronal.

Los ceramistas quieren que Bruselas tenga en cuenta esta realidad en la revisión de las asignaciones gratuitas de derechos de emisión que la Comisión tiene en fase de trabajo para el periodo 2026-2030. En definitiva, Ascer ha trasladado a la Dirección General del Clima que sea sensible en el margen fiscal a la realidad industrial de un segmento con fuerte competencia internacional. El sector cerámico está en la lista de industrias en riesgo de fuga de carbono (aquellas que deslocalizan producción fuera de la UE a países menos exigentes en materia medioambiental) y recibe ayudas en forma de derechos gratuitos para rebajar su factura energética. Pero aun así, el saldo sigue siendo negativo para las empresas, que ven cómo la presión comunitaria para favorecer consumos y procedimientos más sostenibles y el sistema de compraventa de derechos elevan año tras año los costes.

"Es fundamental compatibilizar el objetivo de descarbonización de la economía con el desarrollo de la industria europea. Ningún trabajador ni ninguna empresa deben quedarse atrás. La industria de la cerámica necesita tiempo para que haya una tecnología que le permita la descarbonización a unos costes competitivos", indicó a este periódico la eurodiputada socialista Inmaculada Rodríguez Piñero, que ha ejercido de enlace entre las autoridades comunitarias y la patronal azulejera, con base en Castellón, donde se concentran el 98% de la producción nacional y el 80% de los fabricantes.

Foto: El Presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante la presentación de la iniciativa. EFE

La industria genera casi 3.800 millones de euros en ventas anuales, de los cuales más de 2.800 millones proceden de exportaciones, con la Unión Europea como mercado principal, pero también Estados Unidos y Oriente Medio. "La Comisión Europea debe facilitar la transición y atender las necesidades de la industria. Todos asumimos los objetivos del European Grean Deal, pero debemos alcanzarlos todos juntos", dijo la europarlamentaria.

Proyectos millonarios

El Gobierno central ha puesto el hidrógeno verde en el centro de los planes de reconstrucción del mecanismo europeo Next Generation. La extensión en el uso de este combustible como alternativa a las energías fósiles y con efecto invernadero, siempre que se obtenga a partir de fuentes renovables, es uno de los objetivos a largo plazo del Ministerio de Transición Ecológica (Miteco) de Teresa Ribera. Este departamento incluso lanzó un procedimiento de manifestación de interés para testar la demanda de proyectos antes de incorporarlo como uno de los proyectos troncales del plan remitido a Bruselas. La llamada hoja de ruta del hidrógeno incluye objetivos nacionales de implantación de este gas renovable a 2030, incluyendo cuatro gigavatios de potencia instalada de electrolizadores. Se incorpora un hito intermedio para 2024: contar con una potencia instalada de entre 300 y 600 MW, según la planificación aprobada por el Gobierno en Consejo de Ministros.

El Miteco ha recibido un aluvión de proyectos relacionados con el hidrógeno que en breve deberán competir en las licitaciones públicas. La previsión es destinar 1.500 millones de euros al desarrollo de esta tecnología a través de electrolineras e inversiones para extender su uso. Tanto Ascer como algunas empresas azulejeras se han sumado a consorcios para presentar iniciativas ligadas al hidrógeno, con el fin de no quedarse fuera y propiciar ensayos sobre su uso en los hornos ceramistas. Pero a la vista de los informes que están manejando, no parece que en el corto plazo sea posible la sustitución, ni siquiera parcial, del gas natural en los procesos productivos sin incrementar los costes y perder posición competitiva. Otras industrias, como la siderúrgica, puede que sean capaces de ir descarbonizando su actividad con el hidrógeno limpio, el que se genera con electricidad verde, antes que las ceramistas.

Sector industrial Efecto invernadero Comisión Europea
El redactor recomienda