EY pone patas arriba la contabilidad y la viabilidad del fútbol español
  1. Empresas
ADVIERTE DE LAS SALVEDADES

EY pone patas arriba la contabilidad y la viabilidad del fútbol español

La firma, que audita a los principales clubes de La Liga, advierte de que algunos de ellos están alterando los ingresos para cuadrar unas cuentas dañadas por la pandemia

placeholder Foto: Javier Tebas, presidente de la Liga Nacional de Fútbol Profesional. (EFE)
Javier Tebas, presidente de la Liga Nacional de Fútbol Profesional. (EFE)

El fútbol español se enfrenta, como otras industrias del entretenimiento, a una de sus épocas más complejas desde el punto de vista financiero. La mayoría de los clubes acabaron la pasada temporada con fuertes pérdidas por el desplome de los ingresos provocada por el cierre de los estadios, situación que este año se ha agudizado por la segunda ola del covid-19. Una situación que ha llevado a los consejos de administración a tirar de contabilidad imaginativa para evitar entrar en concurso de acreedores y, en algunos casos, asumir responsabilidades personales patrimoniales.

Sin embargo, auditoras como EY (Ernst & Young) ya han advertido en las primeras memorias anuales presentadas a los socios y accionistas que los clubes están incurriendo en irregularidades contables que deberían corregir. La firma presidida en España por Federico Linares, que tiene el monopolio del fútbol español, ha comunicado a varias entidades deportivas que se han apuntado ingresos de más en sus cuentas anuales, lo que traduce en unos beneficios que estrictamente deberían ser pérdidas.

Foto: Kroos y Messi en el césped del Camp Nou en un Clásico entre el Barcelona y el Real Madrid. (Efe)

El motivo de la discordia es que la Liga 2019-2020 acabó la temporada el 20 de julio debido al parón obligado por la pandemia del coronavirus, pero el ejercicio fiscal de los clubes terminó, como siempre, el 30 de junio. La Liga de Fútbol Profesional (LFP) presidida por Javier Tebas mantuvo esta fecha como la oficial para contabilizar los ingresos y gastos, para presentar las cuentas anuales, pese que, al alargarse la competición por el covid-19, estas partidas se alargaron hasta tres semanas después.

Por ello, las auditoras están siguiendo este criterio y están incluyendo en las memorias anuales sus advertencias, lo que se conoce formalmente como "opinión con salvedades" o, lo que es lo mismo, una tarjeta amarilla en toda regla sobre los números. Así lo ha hecho EY con el Real Betis Balompié, al que le tira de las orejas por haber inflado en 7,04 millones su beneficio bruto, derivado de una sobrevaloración de 7,5 millones de la partida de ingresos y de 480.000 euros de otros servicios externos.

Las auditoras están incluyendo en las memorias anuales sus advertencias

Sin estas cantidades, el club verdiblanco, en lugar de presentar un beneficio de 1,4 millones, hubiera registrado pérdidas de 5,5 millones, lo que pondría a la institución sevillana en una coyuntura muy delicada al contar con apenas 11 millones de fondos propios. Dado que se da por hecho que la actual temporada 2020-2021 volverá a acabar con números rojos al no contar con los ingresos de los abonos y las entradas al estadio. El Real Betis ya sufrió un concurso de acreedores del que entró en 2011 y del que le costó salir siete años.

EY también audita al Valencia CF, que atraviesa por una situación mucho peor, con una deuda de 300 millones, la mitad de ella a cortísimo plazo, motivo por el cual vendió este verano a los mejores jugadores de su plantilla, como Rodrigo y Ferrán Torres, por 55 millones de euros. Bankia y CaixaBank, que acaban de anunciar su fusión, son los dos principales acreedores del club ché, al que salvaron de la quiebra en 2014. El nuevo banco asumirá un riesgo integral que seguro será monitorizado por el BCE.

EY también audita al Valencia CF, que atraviesa por una situación peor, con una deuda de 300 millones

Lo mismo hace con el FC Barcelona, que apenas le quedan 30 millones de recursos para evitar el primer concurso de acreedores en sus 121 años recién cumplidos de historia. Y con el Real Madrid, que por primera vez bajo las casi dos décadas de mandato de Florentino Pérez no ha realizado ni un solo fichaje. Al contrario, vendió a jugadores por más de 100 millones para presentar un beneficio testimonial de 313.000 en una temporada en la que pidió 200 millones a la banca con garantía del Estado, es decir, de todos los ciudadanos, para pagar las nóminas de sus futbolistas.

El problema del Real Madrid, y de ahí su nueva política de austeridad, son los próximos años, en los que tendrá que empezar a devolver el préstamo de casi 600 millones solicitado para remodelar el Estadio Santiago Bernabéu. Unas obras que, según distintas fuentes, pueden tener un sobrecoste relevante respecto a lo presupuestado por FCC.

Foto: Modelo del próximo estadio Santiago Bernabéu. (L35)

El pago de su nuevo estadio también lo está sufriendo el actual líder de la Liga, la Real Sociedad, cuya deuda se ha multiplicado por más de dos, hasta casi los 60 millones de euros. El club 'txuriurdin' cuenta con 65 millones de fondos propios, lo que dan un buen colchón, pero este año, además de empezar a acometer el pago del remodelado Reala Anoeta, no podrá contar con los ingresos de sus cerca de 30.000 abonados.

EY se encarga asimismo de visar las cuentas del Sevilla FC, que disfruta de una situación mucho más saneada, con fondos propios por 100 millones. Por sus manos también pasan las radiografías financieras del Eibar y del Málaga. Entre las grandes solo le falta la del Atlético de Madrid, otro club al que la pandemia le ha hecho un roto y que se confiesa con los auditores de Eudita.

Real Betis Valencia CF Fútbol Primera División Málaga CF Real Sociedad Javier Tebas FC Barcelona
El redactor recomienda